Virtud es conocer esas yerbas

… que, según yo me voy imaginando, algún día será menester usar de ese conocimiento, escribió Miguel de Cervantes a través de su personaje Sancho Panza.

Con esta cita llamamos la atención sobre la primera fase del Inventario español de los conocimientos tradicionales relativos a la biodiversidad, a la que se puede acceder de manera online (descargar en PDF) o en papel.

La presente fase que incluye la introducción, metodología y fichas está editada por Manuel Pardo de Santayana, Ramón Morales, Laura Aceituno y María Molina. Sin embargo, han intervenido más de 65 expertos de disciplinas distintas como la etnobotánica, etnozoología, etnoecología, etnofarmacología, antropología cultural y ecológica, agroecología, ecología, dialectología, procedentes de 39 instituciones diferentes.

Los conocimientos de la naturaleza y la antropología son fundamentales para el bienestar y la supervivencia de las sociedades indígenas y rurales (Gómez- Baggethun et al. 2013), dice la presentación de esta obra científica y divulgativa. Glasenapp & Thornton (2011) encontraron que entre los agricultores de los Alpes suizos, el conocimiento tradicional es de vital importancia para la capacidad de los hogares de hacer frente a los cambios socioeconómicos. En esta línea “se ha sugerido que la diversificación tradicional de los productos agrícolas reduce la vulnerabilidad de los agricultores y aumenta su resiliencia frente al cambio (Colding et al. 2003; Gomez-Baggethun et al. 2012).”

Uno de los temas que ha recibido mayor atención es la importancia de estos conocimientos para mejorar la calidad de vida a través de su influencia en la salud y el estado nutricional. Estudios demuestran que en sociedades relativamente aisladas –sin acceso a formas de educación formal y medicina occidental– los conocimientos tradicionales contribuyen a mejorar el bienestar humano mediante la mejora del estado nutricional (Pieroni & Price 2006) y la salud (Etkin 2000).

Se sostiene que “las prácticas tradicionales deberían constituir una referencia clave en la gestión de los territorios donde se han generado y desarrollado. Por ello, resulta necesario documentar estos saberes antes de que desaparezcan para siempre”.

En este sentido, la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, cumpliendo con el compromiso de España con el Convenio sobre Diversidad Biológica, reconoce la necesidad de conocer, conservar y fomentar los conocimientos y prácticas tradicionales de interés para la biodiversidad. Esta norma insta a las administraciones públicas, en este caso, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente a elaborar estos inventarios de conocimientos tradicionales que permitan avanzar en su conocimiento y conservación.

En estas circunstancias, se ha requerido un enfoque multidisciplinar e integrador que considerase tanto los componentes biológicos como el aspecto humano. Se ha seguido el planteamiento propuesto desde la etnobiología, como disciplina que estudia las interacciones entre la biodiversidad y las culturas humanas.

Se puede también acceder a las fichas, a través de los nombres científicos. El libro contiene descripciones amplias de 46 especies de flora; tres de hongos y líquenes; dos de fauna; dos de ecosistemas y dos de minerales.

Mientras esperamos las siguientes fases, atendemos al inmenso valor de estas especies tan familiares, y tal vez infravaloradas, recogidas por este inventario e ilustradas por Teresa Tomás.

 

Inventario Biodiversidad

Espino albar

 

 

Inventario Biodiversidad

Amapola

 

 

Inventario Biodiversidad

Malva

 

 

Inventario Biodiversidad

Ajenjo, absenta

 

Inventario Biodiversidad

Boj

 

Inventario Biodiversidad

Saúco

 

Inventario Biodiversidad

Diente de león

Lupa

Te puede interesar

2017-12-27T05:57:56+01:00 15 junio, 2015|