Una ruta más rápida hacia las cero emisiones en Europa

Un nuevo escenario de energía limpia muestra que la UE puede lograr la neutralidad climática para 2040, una década antes del objetivo de 2050, lo que aumenta las esperanzas para la lucha contra la crisis climática.

Según el último análisis de Climate Action Network (CAN) Europe y European Environmental Bureau (EEB), un sistema energético que se basa completamente en energías renovables está al alcance de Europa.

El escenario PAC -que sigue los objetivos climáticos del Acuerdo de París- es el primero desarrollado por organizaciones de la sociedad civil en cooperación con operadores de redes, representantes de la industria, economistas e investigadores.

La evidencia actual indica que la Unión Europea puede lograr la neutralidad climática para 2040, diez años antes de lo acordado por los gobiernos e instituciones. También muestra que el bloque económico puede reducir las emisiones en un 65% hasta 2030, en oposición al objetivo actual de la UE del 40%.

El informe describe las proyecciones sobre la demanda y el suministro de energía en el futuro en la UE y Reino Unido, allanando el camino para una perspectiva energética compatible con el objetivo de limitar el calentamiento global a 2 ° C según lo acordado en el Acuerdo de París.

Sólo hay un tipo de barrera para alcanzar estas metas: las artificiales

Wendel Trio, el director de CAN Europe, afirmó que “este escenario muestra claramente que solo hay un tipo de barrera para ser lo suficientemente ambicioso y limitar el aumento de la temperatura a 1.5 °: las artificiales. Tenemos la tecnología, tenemos los recursos y ahora es el momento para que Europa tome medidas de transformación”.

¿Cuánta energía necesitará Europa en las próximas décadas?

El ahorro de energía solo podría reducir a la mitad la demanda energética de la UE para 2040, según el escenario. Esto se debería principalmente a la profunda renovación y el aislamiento de las casas y oficinas antiguas de Europa, la mayor eficiencia de los vehículos en el transporte, la modernización de los procesos de producción industrial, el aumento de la eficiencia energética en los electrodomésticos y la reducción de la demanda de materias primas a través de la prevención, reutilización y reciclaje.

¿Qué tipo de energía?

Los Estados miembros de la UE deben multiplicar sus capacidades de generación de electricidad solar y eólica y priorizar la eficiencia energética, en particular con una profunda ola de renovación en el sector de la construcción. Tenemos que reducir nuestra dependencia de los combustibles fósiles y considerar una eliminación completa del carbón, el portador de energía más contaminante, para 2030, el gas fósil para 2035 y los productos de petróleo fósil para 2040.

El escenario del Acuerdo de París o PAC no espera ninguna extensión de la vida de la energía nuclear. Por el contrario, el aumento de los costos de mantenimiento, de la cadena de combustible y el desmantelamiento tienden a incentivar jubilaciones más tempranas. Para 2040, se debería eliminar también la energía nuclear. La generación de electricidad renovable aumenta más del triple durante la década de 2020 a 2030. Esto lleva a que las energías renovables cubran el 50% del consumo final bruto de energía en 2030 y el 100% en 2040.

¿Cuánta electricidad consumiremos para 2040?

A pesar de las importantes mejoras en la eficiencia de los electrodomésticos, la demanda de electricidad se duplica entre 2015 y 2040 en el escenario PAC. El aumento de la flota de vehículos eléctricos, así como el reemplazo de calderas de gas fósil con bombas de calor eléctricas aumentan la demanda de electricidad renovable. Sin embargo, el impulsor más importante serán los electrolizadores que producen hidrógeno renovable con electricidad renovable adicional (30% de la demanda final de electricidad en 2040). El escenario alineado con los objetivos del Acuerdo de París muestra que muchos procesos industriales pueden electrificarse.

¿Qué prevé el escenario para el transporte, especialmente la aviación?

El combustible fósil se eliminará en 2040 en el sector del transporte mediante la electrificación de vehículos como turismos, autobuses, furgonetas y vehículos de mercancías de larga distancia. Solo los vehículos de carga pesada adoptarán hidrógeno renovable utilizado en celdas de combustible. El envío a larga distancia debe utilizar amoníaco renovable derivado del hidrógeno renovable pero más fácil de almacenar.

En la aviación, no se esperan nuevos diseños de aeronaves antes de 2040, lo que significa que los combustibles sintéticos líquidos, también basados ​​en hidrógeno renovable, tendrán que ampliarse pronto. Los biocombustibles líquidos se eliminarán en gran medida y se cambiarán al uso directo agrícola. Siguen siendo un producto de nicho en la aviación hasta 2040. Es posible que algunos aviones eléctricos se introduzcan más allá de 2040, sin embargo, el efecto de esto en la combinación energética del sector del transporte sería insignificante.

¿Qué prevé el escenario para el uso de hidrógeno?

Solo el hidrógeno renovable que se produce mediante electrólisis con electricidad renovable produce un beneficio climático. El escenario PAC muestra que la UE tiene suficiente potencial de energía renovable para producir la electricidad adicional necesaria para hacer funcionar los electrolizadores. Como la producción de hidrógeno renovable y otros gases y combustibles no fósiles, como el metano sintético y los combustibles sintéticos líquidos, está relacionada con grandes pérdidas, el uso directo de electricidad renovable es la opción preferida.

Por ello, solo en aquellos sectores donde se necesita un portador de energía con alta densidad de energía, se prevé la introducción de hidrógeno renovable, por ejemplo, en la industria del acero, en el transporte marítimo, la aviación y, en parte, en el transporte pesado de larga distancia. Por razones de eficiencia, no se introducen hidrógeno renovable ni metano sintético para calefacción en edificios.

El informe se produce cuando las instituciones y los gobiernos de la UE presentan planes sin precedentes para financiar una recuperación ecológica para una Europa posterior al coronavirus. Los autores han pedido a los responsables políticos que alejen las inversiones de los combustibles fósiles hacia una infraestructura de energía limpia, eficiencia energética y de recursos, y prácticas comerciales sostenibles.

A principios de este año, los gobiernos de Austria, Dinamarca, Irlanda, Lituania, Luxemburgo y España pidieron a la Comisión Europea que incluyera un escenario de energía 100% renovable en las proyecciones climáticas a largo plazo.

 

2020-07-13T12:44:29+02:00 9 julio, 2020|