Colocar al peatón en el centro del diseño urbano, priorizar la bicicleta y el autobús o desincentivar el uso del vehículo privado son los ejes de la propuesta de Ordenanza Municipal de Movilidad de la ciudad de Pamplona presentada recientemente.

El texto normativo se prevé aprobar para mediados de primavera y sustituirá a la actual Ordenanza Municipal de Tráfico vigente desde 2009. Las principales novedades tienen que ver, sobre todo, con la regulación del uso de la bicicleta que ‘bajará’ de las aceras a la calzada para convertirse en un vehículo más, con las mismas obligaciones y derechos que los de motor.

Bicicletas por el centro de la calzada

El documento propone que las bicicletas circulen por el centro de los carriles, en lugar de hacerlo por la derecha como hasta ahora, y que así los vehículos a motor tengan que adelantarles, en caso de poder hacerlo, desplazándose al carril izquierdo como si de otro vehículo a motor se tratara. Asimismo, recoge una excepción a la prohibición de circular en bici por aceras sin señalizar como carriles bici. Podrán circular por ellas los menores de 14 años solos o acompañados de uno o dos adultos.

Además, dice la nota del consistorio, en los pasos para ciclistas, no será necesario echar el pie a tierra, sino que bastará con reducir la velocidad, comprobar que no vienen vehículos y pedalear para atravesarlo. En otros aspectos, se refleja la obligación de que el ciclista ‘adelante’ a un peatón en un paseo o calle residencial manteniendo una distancia mínima de 1,5 metros o la prohibición de ir en bicicleta con animales sujetos con correa.

La nueva normativa introduce, además, nuevos conceptos como el de ciclocalle, vía limitada de 30 kilómetros por hora o menos, donde coexistirán en la calzada bicicletas y vehículos; o los semáforos ámbar para ciclistas que habilitarán zonas de detención o salida en pasos con semáforo para uso exclusivo de las bicicletas, garantizando así su seguridad frente al vehículo a motor.

Las bicis podrán circular en paralelo o en columna de a dos por el mismo carril, salvo que se trate de un carril reservado a otro tipo de vehículos. En principio está prohibida la circulación de bicicletas en el carril reservado para el transporte público aunque el Ayuntamiento, previa consulta a la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona e informe del servicio municipal de Movilidad, podrá permitirlo previa señalización de ese ‘carril bus – bici’. En ese tipo de carriles, las bicis favorecerán el adelantamiento y no podrán circular en paralelo a en columna de a dos.

Asimismo, el Ayuntamiento podrá autorizar, en circunstancias excepcionales y con el preceptivo informe técnico, la circulación ciclista a contramano. Es decir, en vías de un solo sentido de circulación, limitadas a 30 kilómetros por hora o a un límite inferior, se podría autorizar el hecho de poder circular en ambos sentidos, el que tenga la vía y el contrario, cuando así se señalice de forma clara y preceptiva.

Normas de circulación en bicicleta

El capítulo dedicado a la circulación y uso de las bicicletas es el que más se amplía respecto a la actual Ordenanza municipal de Tráfico y además, se centra exclusivamente en ellas, dejando la regulación anterior de ciclomotores en otro apartado. Como la actual normativa, señala que, como norma general, queda prohibida la circulación de bicicletas por las aceras. Establece, por tanto, que las bicicletas podrán circular por las calzadas, por vías ciclistas (carril bici o acera bici), por calles residenciales, por parques y paseos y por sendas ciclables y el parque fluvial de Pamplona.

Cuando la vía por la que circula la bicicleta esté dotada de acera bici, el ciclista podrá optar por circular por ella o por la calzada. Queda prohibido circular en bicicleta, patines, monopatines y similares, acompañados al mismo tiempo de animales sujetos con correa. También queda prohibido el arrastre de bicicletas por otros vehículos, aparatos o animales.

En el apartado de bicicletas se insiste en las obligaciones de los ciclistas, reiterando algunas de ellas, recogidas ya en la propuesta dentro de las obligaciones de los conductores para hacer hincapié en la importancia de cumplirlas para aumentar la seguridad de todas las personas involucradas en la movilidad de una ciudad. Por ello, se reitera que no se puede ir en bicicleta con cascos o auriculares conectados a aparatos receptores o reproductores de audio, utilizando el teléfono móvil u otros dispositivos incompatibles con la obligatoria atención permanente a la conducción o, al igual que el resto de vehículos, habiendo consumido alcohol, estupefacientes u otras sustancias análogas.

Semáforos exclusivos para bicicletas y ciclocalles

Se habla también de habilitar en pasos semaforizados zonas de salida (o detención) adelantada para bicicletas  debidamente señalizadas como espacios reservados para ellas. En esos pasos semaforizados, las bicis podrán traspasar las líneas de parada del tráfico, cuando este se encuentre detenido a la espera de luz verde, para acceder a dicha zona reservada.

Esas zonas se señalizarán mediante una luz amarilla intermitente que contiene la silueta de un ciclo dirigida hacia los vehículos que transitan por la calzada. Esa luz amarilla intermitente indicará que las bicicletas pueden rebasar el paso peatonal, una vez que se hayan asegurado que no ponen en peligro precisamente a los peatones, respetando siempre la prioridad de estos y circulando a velocidad reducida.

Otro concepto que se introduce, y que ya ha comenzado a señalizarse en Pamplona en barrios como San Jorge, es el de ciclocalle. Se trata de vías cuyo límite máximo de velocidad son 30 kilómetros por hora en el que coexistirán bicicletas y vehículos a motor, sin que estos puedan adelantar dentro del mismo carril de circulación, y pudiendo disponer, además, de medidas adicionales que favorezcan la reducción de velocidad o la intensidad de la circulación.

En pro de la seguridad de los ciclistas, se exige disponer de timbre para circular de día y de timbre, luz de posición blanca delantera, luz de posición roja trasera y reflectante trasero rojo debidamente homologados para circular en bici por la noche. Tal y como determina la Ley de Tráfico el uso de casco es obligatorio para las personas menores de 16 años en vías urbanas y para todas las personas ciclistas en vías interurbanas.

Registro de bicicletas voluntario

El Ayuntamiento de Pamplona creará un registro de bicicletas, de inscripción voluntaria, con la finalidad de prevenir los robos o extravíos de las mismas y facilitar su localización. Podrán registrar sus bicicletas las personas mayores de 14 años. Las de menores de 14 podrán ser inscritas a nombre de sus progenitores o tutores legales. Al inscribirla en el registro, su titular podrá hacer constar si dispone de aseguramiento voluntario.

En cuanto a los aparcamientos para bicicletas, estas deberán estacionarse en los lugares expresamente dispuestos para ello. También podrán estacionarse y asegurarse en otros lugares, excepto a elementos vegetales o bancos urbanos, siempre que no obstaculice el tránsito peatonal o de vehículos, no dañe el mobiliario o se altere su funcionalidad y se respete una zona de tránsito peatonal mínimo de 2 metros y un resguardo suficiente para el acceso a las bicicletas aparcadas.

Por último, en lo que a bicicletas se refiere, se incluye un artículo sobre su retirada cuando permanezca aparcada en un espacio que no se encuentre específicamente acondicionado para tal fin más de 7 días, cuando se considera abandonada o cuando procediendo legalmente a la inmovilización del vehículo no hubiere lugar adecuado para practicar la misma. Las bicicletas se llevarán al depósito municipal de la grúa.

 

La propuesta de Ordenanza Municipal de Movilidad de la ciudad de Pamplona cuenta con  93 artículos repartidos en 9 títulos, una exposición de motivos, dos disposiciones transitorias y otras dos disposiciones finales, y mantiene una estructura similar a la actual Ordenanza municipal de Tráfico.

El texto parte del Pacto por la Movilidad Sostenible de Pamplona de 2005 y es fruto del trabajo del personal técnico municipal, que ha contado con la colaboración del Observatorio del Peatón y la Bicicleta, formado por técnicos de organismos supramunicipales y personas de reconocida trayectoria en el mundo de la movilidad sostenible, que celebró sesiones abiertas a la ciudadanía para recabar el mayor número de aportaciones y sugerencias.

Asimismo, se trata con ella de armonizar normativas con las localidades del entorno para lograr un conjunto de normas de carácter comarcal y cumplir los compromisos europeos en materia de reducción de gases de efectos invernadero.

Nota de prensa que explica todos los aspectos del Proyecto de Ordenanza de Movilidad de Pamplona.