Fabricantes de camiones deben reducir sus emisiones en un 30%

El Europarlamento y el Consejo consiguieron mejorar la propuesta de la Comisión Europea acordando que los niveles de emisiones de gases de efecto invernadero de los camiones nuevos tendrán que ser un 30% más bajos en 2030, en comparación con los niveles de 2019, y un 15% menores en 2025.

El transporte es el único sector en la UE que no ha reducido sus emisiones respecto 1990.

El 19 de febrero el Parlamento Europeo y el Consejo llegaron a un acuerdo para reducir los niveles de emisiones de CO2 de los camiones. Este es otro paso más en el camino de la UE hacia la movilidad limpia, ya que prepara al sector del transporte para una realidad neutral para el cambio climático hacia 2050.

En la actualidad, las emisiones de CO2 de los vehículos pesados, incluidos camiones, autobuses y autocares, representan alrededor del 6% de las emisiones totales de CO2 en la UE y el 27% del total de las emisiones de CO2 del transporte por carretera, aunque solo representan el 5% del total de vehículos. Según el nuevo acuerdo, las emisiones de los camiones nuevos tendrán que ser un 30% más bajas en 2030 en comparación con los niveles de 2019, con un objetivo intermedio del 15% para 2025.

Los fabricantes también tendrán que asegurarse de que los vehículos con cero o bajas emisiones tengan una participación del 2% de las ventas de vehículos nuevos para 2025. Esta disposición tiene como objetivo incentivar a la industria a invertir en alternativas más limpias a los camiones diésel.

Ahorro de petróleo, crecimiento del PIB y nuevos empleos

Con la esta iniciativa, las expectativas son que los niveles actuales de emisiones de CO2 se reducirán en alrededor de 54 millones de toneladas en el período 2020 a 2030; que se producirán ahorros de petróleo de hasta 170 millones de toneladas durante el período 2020 a 2040 y, finalmente, que el PIB aumentará, lo que resultará en la creación de alrededor de 25.000 nuevos empleos en 2025 en la UE.

Abordar las emisiones del transporte por carretera es clave para lograr el objetivo de la UE de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en al menos un 40% para 2030 en comparación con los niveles de 1990. Los estándares de emisión de CO2 para camiones completan el marco legislativo de toda la economía de la UE para lograr este objetivo.

Al respecto, el ponente Bas Eickhout de Los Verdes (Países Bajos) señaló que “el Reglamento ahora va más allá del original propuesto por la Comisión Europea y ayudará a reducir la contaminación en nuestras carreteras y mejorar la calidad del aire. Es una vergüenza que algunos gobiernos aún pongan los intereses de su industria por sobre los intereses de las personas. En particular, Alemania y algunos Estados miembros de Europa Central bloquearon objetivos más ambiciosos. Los motores más limpios pueden crear un clima más limpio y empleos a prueba de futuro. Es hora de que los Estados miembros de la UE pongan freno a su apoyo miope al motor de combustión y, en su lugar, alienten el desarrollo de alternativas más verdes que, al final, también beneficiarán a la industria”.

En la UE el sector del transporte no ha visto la misma disminución gradual de las emisiones como en otros sectores: las emisiones solo comenzaron a disminuir en 2007 y siguen siendo más altas que en 1990 (ver gráfico a continuación). Dentro de este sector, el transporte por carretera es, con mucho, el mayor emisor que representa más del 70% de todas las emisiones de GEI del transporte en 2014.

emisiones en la UE por sectores

Tras este acuerdo político provisional, el texto del Reglamento deberá ser aprobado formalmente por el Parlamento Europeo y el Consejo. Una vez confirmado por ambos colegisladores en los próximos meses se publicará en el Diario Oficial de la Unión Europea y entrará en vigor de inmediato.

 

2019-03-13T18:00:40+02:00 25 febrero, 2019|