Solicitan la exención del IVA en la venta de bienes de segunda mano

Los productos desechados que provengan de la preparación para la reutilización pueden ser parte de una consistente cadena de suministro. La iniciativa #UnImpulsoRedondo quiere fomentar la compra de productos reutilizados reduciendo las emisiones y generando empleo entre colectivos en riesgo de exclusión social.

La aplicación de sólo supondría una reducción del 0,02% en la recaudación del IVA.

La Asociación Española de Recuperadores de Economía Social y Solidaria (AERESS) lanzó recientemente la campaña #UnImpulsoRedondo a través de la que solicitaba al gobierno central el IVA cero para la reutilización de residuos desde la economía social y solidaria.

Una exención del impuesto de valor agregado en la venta de bienes de segunda mano, que provengan de preparación para la reutilización, fomentaría su compra y, por tanto:

  • Reduciría la cantidad de residuos y, como consecuencia, los costes de gestión para las administraciones públicas. Con el tipo impositivo actual desde AERESS se recuperan cada año más de 17.000 toneladas de residuos.
  • Reduciría las emisiones de CO2. La actividad de las entidades que forman parte de esta asociación evita la emisión de 100.000 toneladas al año de gases de efecto invernadero, cantidad que podría ser mucho mayor de aplicarse la iniciativa #UnImpulsoRedondo.
  • Generaría empleo entre colectivos en situación o riesgo de exclusión social como personas inmigrantes y refugiadas, parados de larga duración, personas sin hogar, minorías étnicas o personas en diversos procesos de rehabilitación. El sector de la reutilización tiene un elevado potencial en generación de empleo y, según un estudio realizado por la entidad la exención del IVA podría ayudar a la generación de aproximadamente 30.000 puestos de trabajo en 2020.

Según ese mismo estudio, la aplicación de #UnImpulsoRedondo “supondría una reducción de lo recaudado a través del IVA de 14,8 millones de euros, solamente el 0,02% de lo ingresado a través de este impuesto por la Administración General del Estado. Un coste mínimo si lo comparamos, por ejemplo, con los 2.000 millones previstos para el rescate de varias autopistas por parte del Gobierno o la estimación del fraude fiscal en España que asciende a 59.000 millones de euros. También está muy por debajo de otros costes menores como, por ejemplo, el reciente carenado de los submarinos de la Armada (43 millones por unidad)”, señala la nota.

En línea con varios países europeos

La aplicación de esta medida estaría en línea con las legislaciones de varios países europeos. En este sentido, países como Francia, Bélgica, Irlanda, Suecia, Finlandia, Países Bajos y Reino Unido ya contemplan diferentes modalidades de reducción del IVA asociados a la reparación y venta de productos de segunda mano.

Asimismo, la iniciativa sigue las directrices del Plan de Acción de la Comisión Europea sobre la Economía Circular que  recomienda que se utilicen instrumentos económicos -entre ellos el IVA- para garantizar la prolongación de la vida útil de los productos mediante la reutilización y la reparación.

 

 

2018-08-04T08:54:48+00:00 11 junio, 2018|