RETORNABLES: esenciales para reducir para la contaminación marina

→ Cada año pueden llegar al mar 34.000 millones de botellas de refrescos de plástico.

↑ Aumentar un 10% los retornables reduciría el PET vertido al océano hasta en 7.600 millones de botellas.

Un informe reciente revela que incrementar la venta en un 10% del volumen de refrescos y agua vendidos en botellas retornables (en lugar de PET de un solo uso) haría que cada año llegaran al mar entre 4.500 y 7.600 millones de botellas menos, lo que supone una reducción del 22%. El estudio, titulado “Una sola palabra: retornables” y presentado por OCEANA ante inversores en la sede central del HSBC, estima que anualmente llegan al mar entre 20.000 y 34.000 millones de botellas de PET producidas y vendidas por el sector de refrescos.

“Las empesas de bebidas son grandes contaminadores del océano. Fabrican miles de millones de botellas de plástico al año que terminan en el mar, donde se quedan para siempre”, afirma Andy Sharpless, CEO de Oceana. “Deben asumir su responsabilidad y comprometerse a producir menos plástico y menos basura”.

Sólo dos empresas controlan el 60% de los embotellado mundial

Las ventas de bebidas en todo el mundo son controladas por un número de empresas relativamente reducido. Según Global Data, más del 60% de las ventas están controladas por dos empresas y sus socios de embotellado. Estas compañías tienen la capacidad de aumentar la venta de las botellas retornables y disminuir la contaminación marina por plástico. Es por ello que se hace un llamamiento para que las compañías se comprometan a reducir la producción de plástico de un solo uso y la contaminación resultante, aumentando la cuota de botellas retornables en los mercados clave.

Cabe señalar que las retornables son envases que las empresas venden a los clientes y luego son devueltos, lavados, rellenados y comercializados de nuevo. Los clientes los devuelven porque pagan un depósito que se les reintegra al retornar el casco.

Fabricadas con PET o vidrio, las botellas se usan entre 20 y 50 veces, respectivamente. Hasta hace poco, los sistemas de retornables eran el modo principal en que las compañías de bebidas comercializaban refrescos en todo el mundo.

El informe recoge estudios según los cuales las botellas retornables tienen menor huella de carbono que las botellas de plástico de usar y tirar, de acuerdo a recientes análisis del ciclo de vida realizados en Alemania y Chile.

Ahorro de un 40% de materias primas

Henning Wilts, del Instituto Wuppertal, sostiene que en “el caso específico de las botellas retornables de PET en comparación con las botellas de un solo uso, estos análisis [de ciclo de vida] han hallado que los envases retornables ahorran hasta un 40% de materias primas y un 50% de emisiones de gases de efecto invernadero”.

Anne Schroeer, autora principal del informe, señala que “a pesar de que el sector se centra en aumentar la cuota de botellas de usar y tirar, los datos demuestran que los retornables siguen siendo un sistema viable que es mejor para los océanos y que el sector puede hacer crecer fácilmente. Los sistemas retornables representan más del 30% de las bebidas vendidas en grandes mercados como Alemania, México, Filipinas e Indonesia”.

Según datos del International Coastal Clean-up las botellas de plástico fueron, por peso, el artículo de plástico más encontrado en limpiezas de playas realizadas en todo el mundo. Además, estudios en playas de 51 países realizados por miembros de la coalición Break Free From Plastic documentaron botellas de refrescos en el primer y tercer puesto de los artículos de plástico con marca identificable más frecuentes.

 

2020-02-28T09:30:39+01:00 21 febrero, 2020|