Los nuevos objetivos de reciclado de residuos en la UE

El pasado mes de febrero tanto los representantes permanentes de la UE como la Comisión de Medio Ambiente del Parlamento Europeo respaldaron el acuerdo provisional sobre las cuatro propuestas legislativas del paquete de residuos alcanzado en el Europarlamento en el mes de diciembre.

La nueva normativa pretende alcanzar un mayor reciclado de los residuos, mejorando la gestión de los mismos y fomentando la reutilización de material valioso contenido en ellos. Todo indica que tales propuestas serán los textos definitivos, sostiene la Fundación de Economía Circular.

Las reglas propuestas establecen objetivos jurídicamente vinculantes para el reciclado de residuos y la reducción de los vertederos con plazos fijos. Estos objetivos aumentarán la proporción de residuos municipales de residuos y envases que se recicla, con objetivos específicos para el reciclado de materiales utilizados en el envasado.

También incluyen objetivos para reducir la cantidad de residuos municipales que se depositan en vertederos.

El 65% de residuos urbanos reciclados en 2035

Con todo, los Estados miembros acordaron como objetivos para la preparación de la reutilización y el reciclado de los residuos municipales en al menos el 55% para 2025, el 60% para 2030 y el 65% para 2035.

Cabe indicar que además de la obligación de recogida separada que ya existe para papel y cartón, vidrio, metales y plástico se establecen nuevas obligaciones de recogida. Los residuos peligrosos deberán recogerse separadamente, a más tardar, para el 31 de diciembre de 2022, y los textiles para el 31 de diciembre de 2025. Los Estados miembros también deben garantizar la recogida separada de los biorresiduos o su reciclado en origen (por ejemplo, en compostaje doméstico) para el 31 de diciembre de 2023.

Objetivos específicos para los envases

Con el fin de fomentar el uso de envases reciclables y envases reutilizables los objetivos acordados son los siguientes:

Tipo de envase/año 2025 2030
Envases en general 65% 70%
Envases de plástico 50% 55%
Envases de madera 25% 30%
Envases férricos 70% 80%
Envases de aluminio 50% 60%
Envases de vidrio 70% 75%
Envases de papel y cartón 75% 80%

Responsabilidad ampliada del productor

Por su parte, el paquete normativo establece requisitos mínimos para todos los regímenes de responsabilidad ampliada del productor. Los fabricantes de productos incluidos en estos regímenes deben asumir la responsabilidad de la gestión de la fase de residuos de sus productos. Los productores deberán pagar una contribución financiera a este efecto. Asimismo, en la legislación de la Unión se han introducido regímenes obligatorios de responsabilidad ampliada del productor para todos los envases.

El vertido de residuos conduce a la contaminación de las aguas superficiales, subterráneas, del suelo y del aire. Por lo tanto, la legislación también contiene un objetivo específico de reducción del depósito en vertederos. Los Estados miembros se esforzarán por garantizar que, a partir de 2030, todos los residuos aptos para el reciclado u otro tipo de aprovechamiento, en particular los incluidos en los residuos municipales, no se admitan en los vertederos. La única excepción se refiere a los residuos cuyo depósito en vertedero ofrezca el mejor resultado ambiental.

En tanto, los países deberán velar para que se reduzca la cantidad de residuos municipales depositados en vertederos al 10% o menos, del total de residuos municipales generados, a más tardar en 2035.

En general, los países consideran que estos objetivos a nivel de la UE crearán la escala mínima para que la industria de la UE invierta en nuevas técnicas y tecnologías de reciclado.

Próximos pasos

Esta legislación revisada aborda los problemas ambientales con implicaciones transnacionales, incluidos los impactos de la gestión inadecuada de los residuos en las emisiones de gases de efecto invernadero, la contaminación atmosférica y los vertidos incontrolados, en particular en el medio marino.

Así también quiere garantizar que los materiales valiosos contenidos en los residuos sean efectivamente reutilizados, reciclados y reinyectados en la economía europea, y, de este modo, ayuden a avanzar hacia una economía circular en la que los residuos se utilicen progresivamente como recursos y se creen nuevas oportunidades económicas. El objetivo es reducir la dependencia de la Unión respecto a la importación de materias primas, promoviendo la utilización prudente, eficaz y racional de los recursos naturales.

Tras el respaldo último y el acuerdo provisional alcanzado, en diciembre, a continuación se presentará la legislación al plenario del Parlamento Europeo (del 16 al 17 de abril) para que la vote, y posteriormente al Consejo para su adopción definitiva. Entrará en vigor a los veinte días de su publicación en el Diario Oficial de la UE.

 

Te puede interesar

2018-05-18T16:58:03+02:00 6 marzo, 2018|