El ranking climático de las grandes mineras

Según la clasificación de la entidad independiente CDP entre los 12 mayores grupos mineros diversificados (por capitalización de mercado) la brasileña Vale, la sueca Boliden y la australiana-inglesa BHP son las que están mejor preparadas en la transición hacia una economía baja en carbono. Entre las conclusiones de su informe sectorial indica que para 2030, el 27% de la producción y hasta 50 mil millones de dólares de ingresos de las grandes mineras probablemente estarán expuestos a altos niveles de riesgo de estrés hídrico.

El sector minero muestra signos de progreso en su gestión operacional de emisiones, menor exposición al carbón térmico y asignación de capital en el contexto de una transición baja en carbono, concluye un informe de este sistema de divulgación global de las empresas. No obstante, siguen existiendo riesgos significativos para el sector por ser proveedor de industrias intensivas en emisiones, por la regulación en las fases posteriores de la cadena de comercialización (downstream) y los cambios en los patrones de consumo.

Todas las empresas analizadas por CDP que constituyen su último informe, dirigido a los inversionistas, representan el 66% del mercado global de mineral de hierro transportado por mar, el 53% de cobre, el 42% de carbón metalúrgico y el 28% de carbón térmico.

Resultados clave

  • Las empresas mejor valoradas son Vale, Boliden y BHP. Las compañías de menor calificación son Freeport-McMoRan, First Quantum Minerals y Vedanta Resources. Por su parte, Glencore ha sido el mayor ganador en posiciones, mientras que Teck y Vedanta Resources tuvieron las mayores caídas en el ranking en relación a 2015.
  • En general, el sector minero muestra signos de progreso en su gestión operacional de emisiones, menor exposición al carbón térmico y asignación de capital en el contexto de una transición baja en carbono.
  • No obstante, siguen existiendo riesgos significativos para el sector, ya que es proveedor de industrias intensivas en emisiones, por la regulación en las fases posteriores de la cadena de comercialización (downstream) y los cambios en los patrones de consumo.
  • Las emisiones operacionales están en una tendencia de mejora a medida que las mineras pasan por un reciente ejercicio de recorte de costos – 9 de 12 compañías han tomado medidas para reducir la intensidad de emisiones de las operaciones.
  • Alrededor del 45% del gasto de capital de la empresa se está gastando en productos básicos que se beneficiarán de tecnologías con bajas emisiones de carbono, como el cobre y el níquel. Sin embargo, esto es parcialmente compensado por el 25% de CAPEX que va en los combustibles fósiles particularmente petróleo y gas.
  • La industria minera tiene una exposición potencial significativa a la regulación de las emisiones de carbono en su cadena de valor, donde las emisiones de Scope 3 de los clientes de fases posteriores se estima en un promedio de 10 veces y hasta 30 veces más que las emisiones operacionales.
  • Para 2030, el 27% de la producción y hasta 50 mil millones de dólares de ingresos probablemente estarán expuestos a altos niveles de riesgo de estrés hídrico. Las mineras están recurriendo a usar mayores cantidades de agua de mar, tecnología de desalinización y reciclado de agua para protegerse contra la interrupción de las operaciones.
  • La reglamentación de los precios del carbono está en alza con el esquema de comercio de emisiones de China (ETS, por sus siglas en inglés) y probablemente es la que más afectará en los patrones de demanda de commodities. Chile introdujo el precio del carbono este año junto con Canadá y Sudáfrica entra en funcionamiento en 2018.
  • China podría desempeñar un papel fundamental en la demanda de productos «bajas en carbono» e interrumpir la demanda a medida que adopta un papel de liderazgo en la regulación del cambio climático.
  • Los requerimientos de los inversionistas de una mayor transparencia en los riesgos climáticos seguirán probando el sector en el que la planificación de escenarios está en una fase temprana y requiere más información estandarizada sobre las vías limitadas por el clima.

Las compañías mineras representan el inicio de la cadena de valor para varios sectores que se someterán a cambios significativos como parte de la transición a una economía baja en carbono, incluyendo servicios públicos, industriales y de transporte. Esta transición representa oportunidades a través de la demanda creada para los materiales necesarios para impulsar la reducción del carbono. Sin embargo, también plantea riesgos asociados con los cambios en el uso de ciertos productos básicos.

El resumen del ranking de CDP presenta el desempeño y la clasificación de la empresa titular. Se basa en un análisis detallado de una serie de indicadores relacionados con las emisiones de carbono y el agua, que podrían tener un impacto material en el rendimiento de la empresa. Esta tabla está diseñada para la preparación para el negocio de una industria que experimentará un cambio significativo a medida que los gobiernos incrementen los esfuerzos para implementar el Acuerdo de París. Las compañías situadas hacia el fondo se consideran menos preparadas para una transición baja en carbono.

Hay cuatro áreas clave evaluadas alineadas con las recomendaciones para la presentación de informes del Grupo de Tareas de la Junta de Estabilidad Financiera del G20 sobre Divulgaciones Financieras relacionadas con el Clima (TCFD). Estas áreas son los riesgos y las oportunidades de la transición, los riesgos físicos y la gobernanza y estrategias climática.

 

 

2017-09-07T09:18:37+02:00 15 julio, 2017|