Que el saber de las mujeres oriente las políticas de cambio climático

⊕ La moderación en el uso de energía y de recursos, el cambio en nuestro modo de consumo y la preparación de nuestro territorio ante las amenazas de este problema global son algunas aportaciones de mujeres que inspiraron la Declaración Activas por el Clima, aprobada esta semana en Pamplona.

Durante la primera jornada del encuentro “Mujeres y Cambio Climático. Navarra 2018” un grupo de políticas de Baleares, Madrid, Comunidad Valenciana, Extremadura, Comunidad Autónoma Vasca, Catalunya y la Comunidad Foral elaboraron y aprobaron la Declaración “Activas por el Clima”, la que define acciones y compromisos concretos y que fue presentada a la ciudadanía, medios de comunicación, agentes sociales, políticos y económicos en el segundo día de esta reunión pionera.

El preámbulo de la Declaración destaca que “el cambio climático es una oportunidad para que se demuestre la fortaleza de la aportación de las mujeres” puesto que ello contribuirá a la necesaria “transición hacia un modelo más igualitario y más respetuoso con la naturaleza y con las personas, especialmente con las mujeres”.

El documento recoge una serie de recomendaciones sobre el tema, entre las que destacan el empoderamiento de las mujeres en la toma de decisiones sobre cambio climático, el fomento de una educación basada en una nueva cultura de la sostenibilidad, la realización de estudios y programas sobre los efectos del cambio climático en la salud, y en especial para las mujeres, o el desarrollo de políticas sociales adaptadas a la vulnerabilidad climática de diferentes colectivos.

En su intervención en la segunda jornada, la presidenta navarra, Uxue Barkos, aseguró que no hay duda ya de que el cambio climático es una “realidad”, recordando que los expertos de Naciones Unidas urgen a adoptar “medidas rápidas y de gran calado” para evitar que el calentamiento global alcance 1,5 grados, algo que, al ritmo actual, podría llegar a partir del año 2030. “Sabemos que cualquier incremento en el calentamiento global afecta a la salud de los seres humanos, a la extinción de las especies y a la subida de los mares. Atajar ese calentamiento lograría reducir en cientos de millones de personas las poblaciones susceptibles de padecer los riesgos del cambio climático y la pobreza”, incidió.

Según recalcó la presidenta, los estudios constatan que las mujeres son más vulnerables a los efectos del cambio climático. “Pero los análisis muestran también que nuestras actitudes y nuestras respuestas ante el problema son más responsables y más eficaces”. De hecho, los estudios revelan que, en general, los hombres consumen más energía que las mujeres, en especial en el transporte privado, mientras que las mujeres suelen ser quienes adoptan la mayor parte de las decisiones relacionadas con el consumo familiar, en particular sobre los alimentos, el agua y la energía.

“Dada la urgencia de la situación, dado el conocimiento acumulado por nuestra condición de mujeres en tanto cuidadoras y gestoras de nuestro entorno cercano, es importante no solo visibilizar nuestra aportación, sino también garantizar que ese saber orienta las políticas y estrategias de cambio climático: la moderación en el consumo de energía y de recursos, el necesario cambio en nuestro modo de consumo, y la preparación de nuestro territorio ante las amenazas de este problema global”, concluyó Barkos.

En la sesión del martes Cristina Gallach, alta comisionada para la Agenda 2030 del Gobierno de España, destacó que en este evento en Navarra “está teniendo lugar la transición necesaria, y eso no es posible sin vosotras. Vuestro territorio está contribuyendo de una manera extraordinaria a esta transición a través de la Hoja de Ruta del Cambio Climático, que tenéis adoptada desde el año pasado, y debates como el de hoy van a enfocar los problemas, pero sobre todo las soluciones”.

La Declaración Activas por el Clima señala diferentes campos de actuación. Entre ellos:

⊕ Territorio, Innovación, Energía y Movilidad, Consumo, Turismo y Comercio y Financiación, compuesto por los siguientes apartados.

→Las mujeres, agentes del cambio para un territorio sostenible

-Asegurar y defender la presencia de las mujeres en los órganos de decisión de los diferentes sectores y en las administraciones públicas, garantizando una nueva manera de hacer política y gestión territorial, urbana y rural, integrando el cambio climático.

-Impulsar que las personas, que viven en zonas rurales puedan ser agentes del cambio hacia una agricultura sostenible, y contribuir a la creación de empleos verdes. Apoyar a las mujeres en el acceso a la tierra, el crédito y los métodos agrícolas sostenibles, incluida la protección de los ecosistemas, los recursos hídricos, la fertilidad del suelo y la construcción de comunidad.

-Proteger a las mujeres defensoras de los derechos humanos en territorios de extracción e impulsar el debate sobre la transición hacia un modelo post extractivista más respetuosos con los territorios y sus poblaciones.

-Destacar el papel de la mujer en la I+D+i y promover su liderazgo en investigación en áreas de energía renovables y cambio climático.

→Eficiencia energética y movilidad sostenible y segura

-Propiciar el dialogo de saberes relativos a eficiencia energética, autoconsumo y energías renovables, en las comunidades, entidades y empresas con el fin de ayudarlas a adaptarse al cambio climático.

-Contribuir a la elección de un modelo de movilidad sostenible que garantice la accesibilidad a los recursos y servicios, la recuperación de los espacios colectivos y una mayor calidad de vida.

→Orientación para decisiones sostenibles en consumo, turismo y comercio

-Facilitar información y opciones para las decisiones diarias de consumo consciente que puedan influir en la sostenibilidad, tales como la elección de alimentos locales, reduciendo el desperdicio alimentario, lo que –según las investigaciones- podría reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de las personas consumidoras hasta en un 5%.

-Impulsar estrategias de impulso del comercio y del turismo, incorporando en las mismas políticas y acciones que confirmen y refuercen el compromiso del sector y de los y las consumidoras con la lucha contra el cambio climático.

→Presupuestos y financiación pública garantizada para la lucha contra el cambio climático

-Garantizar la financiación de la adaptación al cambio climático y la mitigación de sus efectos en todas las políticas sectoriales impulsadas por las regiones y entidades locales, incorporando indicadores de aplicación y seguimiento que nos permita valorar su impacto en los colectivos más vulnerables, y en los que se incluirá el enfoque de género.

-Instar a que los tres mecanismos financieros contemplados en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) -el Fondo Verde para el Clima, el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) y el Fondo de Adaptación- liberen más financiación para una política de inversión que permita visibilizar el compromiso y apoyar la acción de las mujeres para abordar las diferentes problemáticas relacionadas.

Otros campos de actuación comprendidos son:

⊕ Empoderamiento, Educación y Salud.

⊕ Participación, Emprendimiento, Administración y Transparencia

⊕ Riesgos y Emergencias, Vivienda, Prestaciones Sociales, Espacios Naturales, Ríos y Residuos.

⊕ Juventud, Cultura, Derechos Sociales, Empleo y Universidades.

 

2018-10-19T13:26:13+00:00 16 octubre, 2018|