Planes contra la contaminación libran a España del tribunal

La Comisión Europea no llevará a este país ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea por la calidad del aire, al considerar “adecuadas” las medidas incluidas en el Plan A de Calidad del Aire y Cambio Climático, aunque vigilará su cumplimiento y efectividad.

El ejecutivo europeo sigue tomando medidas para hacer frente a las superaciones importantes y reiteradas de los valores límite de dos contaminantes clave con repercusiones para la salud: el dióxido de nitrógeno, que proviene fundamentalmente del tráfico vial y la industria, y las partículas, que se encuentran principalmente en las emisiones de la industria, la calefacción de los hogares, el tráfico y la agricultura.

Por ello, esta semana la Comisión decidió llevar a Francia, Alemania y el Reino Unido ante el Tribunal de Justicia de la UE por no haber respetado los valores límite fijados para el dióxido de nitrógeno (NO2) y no haber adoptado las medidas necesarias para que los períodos de superación fueran lo más breves posibles. Asimismo, Hungría, Italia y Rumanía han de someterse al Tribunal de Justicia debido a sus reiterados altos niveles de partículas (PM10).

Estas medidas llegan tras la cumbre ministerial sobre la calidad del aire convocada por el comisario de Medio Ambiente, Karmenu Vella, el 30 de enero pasado, en un último esfuerzo por encontrar soluciones para el serio problema de la contaminación atmosférica en nueve Estados miembros, entre ellos, España.

Sin embargo, los seis Estados miembros en cuestión no presentaron medidas creíbles, eficaces y oportunas para reducir la contaminación, dentro de los límites establecidos y a la mayor brevedad, tal como requiere la legislación de la UE. Por ello, la Comisión ha decidido emprender acciones legales.

Se salvan España, Chequia y Eslovaquia

En lo que se refiere a Chequia, Eslovaquia y España, según informa Bruselas, las medidas que se están adoptando o que están previstas, de acuerdo con la información recibida por la Comisión tras la cumbre ministerial sobre calidad del aire, parecen ser las adecuadas para hacer frente a las carencias detectadas, siempre y cuando se ejecuten correctamente. Por ello, la CE continuará supervisando la ejecución de dichas medidas, así como su eficacia para mejorar la situación lo antes posible.

Un voto de confianza

“Es una noticia muy importante que la Unión Europea respalde la estrategia del ayuntamiento de Madrid en cuanto a lucha contra la contaminación y el cambio climático”, ha asegurado la delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés. No obstante, la concejala ha advertido que esta decisión “bajo ningún concepto se puede tomar como un elemento de relajación”.

“Es un voto de confianza a las medidas que hemos comprometido desde las ciudades, en este caso, Madrid y Barcelona, pero también lo tomo como una obligación de seguir trabajando si cabe con mayor intensidad, con mayor urgencia y con mayor capacidad en la lucha contra la contaminación”, ha subrayado Inés Sabanés, para quien “mientras tengamos, y tenemos la amenaza de la contaminación que afecta a la salud de los ciudadanos, hay que seguir trabajando al máximo”.

La delegada también ha pedido la implicación de otras partes interesadas. “Yo espero que el resto de Administraciones, la Comunidad y el Estado, como los partidos políticos, entiendan que esa herramienta es fundamental, que lo que nos pide la UE es que lo apliquemos con intensidad y con rigor”.

“Siendo rigurosos y exigentes y aplicando al máximo las medidas que hemos planteado, espero que nos libremos no solo de la vigilancia de la UE, sino del efecto nocivo para salud de la contaminación”, ha concluido Sabanés.

La mejoría es por la crisis

Según Ecologistas en Acción la decisión de la Comisión Europea de no llevar a España al TJUE por exceder continuamente los límites de contaminantes, fomentará la reiteración de estos incumplimientos.

“Aunque estamos mejor que hace 15 años, gran parte de esa mejoría se debe a la crisis que ha provocado un menor consumo de combustibles fósiles. El documento más firme presentado es el Plan A de la ciudad de Madrid. Aunque esta medida es plausible, debería haber sido aprobado y aplicado hace una década”, indica la ONG.

Madrid, Barcelona, Andalucía y Asturias

Cabe recordar que la Comisión Europea dio un último aviso, el pasado mes de enero, a ocho países, entre ellos España, para que presentaran planes específicos que garantizasen la mejora de la calidad del aire que respiran sus habitantes tras los incumplimientos que se vienen produciendo desde 2010, cuando la normativa de calidad del aire de la Unión Europea entró en vigor. En el caso de España, el requerimiento se debía a los altos niveles de contaminación registrados en la ciudad de Madrid, el área metropolitana de Barcelona y puntos concretos Andalucía y Asturias.

El consistorio madrileño remitió a través del ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente sus planes para luchar contra la contaminación.

En este sentido, indicó Sabanés, la ciudad de Madrid ha puesto en marcha los planes para luchar contra la contaminación como el Plan A de Calidad del Aire y Cambio Climático, que se está ejecutando, y el Protocolo de medidas a adoptar ante episodios por alta contaminación de dióxido de nitrógeno, que actualmente se está revisando para hacerlo más efectivo y garantizar así una reducción de los niveles de polución provocados por el tráfico rodado.

Procedimientos de infracción intensificados

En tanto, la Comisión Europea sigue avanzando en los procedimientos de infracción incoados contra cuatro Estados miembros por no respetar la normativa de la Unión sobre la homologación de tipo de los vehículos. Bruselas ha enviado esta semana nuevas cartas de emplazamiento a Alemania, Italia, Luxemburgo y el Reino Unido.

La legislación de la UE sobre la homologación de tipo exige que los países dispongan de sistemas de sanción eficaces, proporcionados y disuasorios, para evitar que los fabricantes de automóviles incumplan la normativa. En caso de incumplimiento, por ejemplo mediante el uso de dispositivos de desactivación para reducir la eficacia de los sistemas de control de las emisiones, han de establecerse medidas correctoras, como la retirada, y deben aplicarse sanciones.

Bajo lupa los casos de Volkswagen, Porsche, Audi y Fiat Chrysler

La Comisión incoó procedimientos de infracción contra Alemania, Luxemburgo y Reino Unido en diciembre de 2016 con relación al Grupo Volkswagen, y envió cartas de emplazamiento complementarias en julio de 2017 para solicitar más información.

La Comisión envía también nuevas cartas de emplazamiento para obtener detalles sobre las investigaciones nacionales y los procedimientos legales relativos a estos incumplimientos. Además, tras haberse descubierto nuevos casos de irregularidades en el sistema de gestión del motor de diversos vehículos diésel (Porsche Cayenne, Volkswagen Touareg y varios vehículos Audi A6 y A7), la CE pregunta a Alemania y a Luxemburgo, en su calidad de organismos de homologación, cuáles son las medidas correctoras y sanciones que han previsto, en tanto que ha solicitado aclaraciones al Reino Unido sobre la legislación nacional prevista.

En mayo de 2017, la UE inició un procedimiento de infracción contra Italia por haber incumplido sus obligaciones en virtud de la legislación de homologación de tipo de vehículos en relación con los automóviles Fiat Chrysler. Desde entonces, Italia ha adoptado medidas correctoras y ha ordenado al grupo Fiat Chrysler Automobiles que proceda a una retirada obligatoria. Como parte del intercambio en curso, la Comisión ha solicitado información adicional sobre las medidas correctoras concretas adoptadas y las sanciones aplicadas.

Madrid, calidad del aire

Sistema de vigilancia de la calidad del aire del ayuntamiento de Madrid.

 

 

2018-05-24T07:58:51+01:00 18 mayo, 2018|