Piden frenar el turismo agresivo en zonas especialmente vulnerables en la UE

Limni en Chipre, Ulcinj Salina en Montenegro y Zakynthos en Grecia, por nombrar algunas, son tres zonas en riesgo de destrucción debido a desarrollos turísticos sobreexplotados.

Con un mayor número de personas que viajan a más lugares, los sitios naturales y las comunidades locales se ven afectados por el hacinamiento y la presión del negocio.

Mientras se evidencia un turismo fuera de control –todos hemos visto los gigantescos cruceros que erosionan los cimientos de Venecia o el caos de tráfico en la Isla de Skye en Escocia- cada vez más turistas intentan garantizar que sus vacaciones no contribuyan a la destrucción de la Naturaleza.

Por eso, la Oficina Europea de Medio Ambiente (EEB) advierte que el sector del turismo en Europa, que vale cientos de miles de millones de euros, recibe la mitad de las llegadas de viajeros internacionales en el mundo (671 millones). Esto tiene un costo, “el desarrollo turístico irresponsable es un factor importante para la pérdida de la Naturaleza”, dice la entidad.

Un ejemplo de estas prácticas son los nuevos hoteles y resorts de golf que se inmiscuyen en la vida silvestre. El turismo mal enfocado conduce a la destrucción de plantas preciadas y áreas de anidación.

Por ello, con el verano a punto de comenzar, se está poniendo el foco en el impacto de los desarrollos turísticos inflados en los 787.000 kilómetros cuadrados de tierra y 550.000 kilómetros cuadrados de océano que se supone están protegidos por las leyes de protección de la naturaleza de la UE. Esto supone el 18% del suelo de la UE y el 10% de área oceánica preservada para la vida silvestre, bajo leyes de Naturaleza de gran alcance en el mundo.

Sergiy Moroz, oficial principal de políticas para el agua y la biodiversidad en EEB ha sostenido que muchos gobiernos europeos están “fallando sistemáticamente” en la aplicación de estas protecciones ambientales cuando los desarrollos turísticos amenazan la naturaleza, que necesitamos para prosperar.

Con lo cual, distintos grupos ambientalistas han pedido a la Comisión Europea que cumpla su papel de “última línea de defensa de la Naturaleza” al emprender acciones de infracción contra los países que no conservan los preciosos hábitats naturales.

Tres puntos de acceso donde la Comisión debería actuar.

Limni en Chipre

Esta playa  es un lugar de reproducción protegido y crucial para las tortugas bobas y un campo de alimentación para las tortugas verdes. Estas especies corren un riesgo muy alto de extinción y están estrictamente protegidas por la legislación de la UE.

Pero ahora se ha otorgado permiso de planificación a un polémico proyecto turístico, el Limni Bay Resort, para dos campos de golf, un hotel de 160 habitaciones y 792 villas residenciales adyacentes a la playa de Limni. El aumento en el número de visitantes y la contaminación lumínica provocada por el desarrollo tendrán un impacto sumamente perjudicial en uno de los sitios de anidación de tortugas bobas más importantes de Europa, lo que afectará a una cuarta parte de todos los nidos de tortugas bobas de Chipre.

Para salvaguardar a las tortugas, los científicos y la Comisión Europea recomendaron una zona de 500 metros sin construir alrededor de la playa protegida. Pero la oficina de planificación urbana chipriota ignoró esto y dio el visto bueno a una zona de preservación mucho más pequeña.

Ulcinj Salina en Montenegro

Este es un ecosistema único, rico en biodiversidad, un feliz accidente como resultado del enorme complejo de producción de sal que operó aquí desde la década de 1920 hasta 2013.

Las salinas trajeron el precioso ‘oro blanco’ en forma de empleo para la comunidad local, y una gran cantidad de aves, que incluye archibebes manchados anidando, pratincoles con collar y alcaravanes parando para descansar y repostar.

La producción de sal terminó en 2013 cuando el propietario de las obras se declaró en quiebra. Pero ahora se cuestiona el futuro de Ulcinj Salina. Un plan controvertido es drenar este paraíso de aves migratorias y convertir el sitio en un lujoso complejo turístico de hoteles y campos de golf.

Hasta el momento, la protesta pública y las campañas de ONG locales han frenado este plan. Pero hay indicios de que se están haciendo tratos opacos: las bombas de salinas, esenciales para mantener niveles óptimos de agua para anidar y alimentar aves, han sido objeto de vandalismo y se han allanado las áreas de reproducción de flamencos y se han robado sus huevos.

Zakynthos en Grecia

Turistas y tortugas llegan durante el mismo período a las hermosas playas de arena de Zakynthos, una isla que lucha por encontrar el equilibrio adecuado entre desarrollo y conservación. El Parque Nacional Marino en el lado sur de la isla alberga el área de anidación más importante del Mediterráneo para las tortugas bobas.

La aplicación de las leyes de la naturaleza de la UE ha ayudado a proteger el área. Pero aun así, estos terrenos de anidación están bajo la amenaza constante de las demandas del turismo, combinado con una gestión de la naturaleza débil. Los negocios costeros ilegales, como las empresas de playa y las construcciones de carreteras, amenazan estos delicados terrenos de anidación; al igual que las infracciones de las normas de protección, como el exceso de mobiliario de playa, el acceso nocturno a las playas y el tráfico marítimo descontrolado.

La buena noticia es que la Comisión Europea ha emprendido acciones legales dos veces con éxito para proteger la naturaleza de Zakynthos. Pero desde entonces, el cumplimiento de las decisiones judiciales ha sido inestable. Bruselas supervisa la situación con regularidad, pero sin tomar ninguna medida. Debe revisar la efectividad de la gestión y las medidas de protección para garantizar que las leyes de la naturaleza de la UE se apliquen plenamente.

 

2019-07-01T19:20:04+02:00 19 junio, 2019|