“No podemos seguir contaminando los océanos y esperar que la tecnología arregle el desastre”

Dada la dificultad del reciclaje y los impactos negativos de enterrar o quemar plástico, un estudio sostiene que reducir el vertido de plásticos es esencial para abordar la contaminación del océano.

Investigaciones recientes compararon las estimaciones de los desechos plásticos actuales y futuros con la capacidad de los dispositivos de limpieza flotantes para recolectarlos, y encontraron que el impacto de tales dispositivos fue “muy modesto”.

Sin embargo, las barreras fluviales podrían ser más efectivas y, aunque no tienen ningún impacto en el plástico que ya se encuentra en los océanos, podrían reducir la contaminación “significativamente” si se usan junto con la tecnología de limpieza de superficies.

El estudio, realizado por la Universidad de Exeter, el Centro Leibniz de Investigación Marina Tropical, el Instituto Leibniz para la Investigación del Zoológico y la Vida Silvestre, la Universidad Jacobs y Making Oceans Plastic Free, se centra en el plástico flotante, ya que los desechos hundidos son difíciles o imposibles de eliminar según tamaño y ubicación.

Los autores estiman que la cantidad de plástico que llegará al océano alcanzará su punto máximo en 2029, y el plástico de la superficie alcanzará más de 860.000 toneladas métricas, esto es más del doble de las 399.000 actualmente estimadas para 2052 (cuando investigaciones anteriores sugirieron que la tasa de contaminación plástica finalmente podría alcanzar cero).

“El mensaje importante de este documento es que no podemos seguir contaminando los océanos y esperar que la tecnología arregle el desorden”, sostuvo Jesse F. Abrams, del Instituto de Sistemas Globales y el Instituto de Ciencia de Datos e Inteligencia Artificial de la Universidad de Exeter.

“Incluso si pudiéramos recolectar todo el plástico de los océanos, lo cual no es posible, lo recogido es realmente difícil de reciclar especialmente si los fragmentos de plástico han flotado durante mucho tiempo y se han degradado o bioincrustado.

“Las otras soluciones importantes son enterrarlo o quemarlo, pero enterrarlo podría contaminar el suelo y quemarlo genera más emisiones de CO2 a la atmósfera”.

El impacto de los dispositivos de limpieza es muy modesto y costoso

Las iniciativas privadas que proponen recolectar plástico de océanos y ríos han ganado una atención generalizada recientemente.

Uno de estos planes, llamado Ocean Cleanup, tiene como objetivo limpiar la “mancha de basura del Pacífico” en los próximos 20 años utilizando barreras flotantes de 600 metros para recolectar plástico para reciclarlo o incinerarlo en tierra.

El nuevo estudio analizó el impacto de implementar 200 dispositivos de este tipo, funcionando sin tiempo de inactividad durante 130 años desde 2020 hasta 2150. En este escenario, los desechos plásticos flotantes globales se reducirían en 44.900 toneladas métricas, un poco más del 5% del total mundial estimado al final de ese período.

“El impacto proyectado de los dispositivos de limpieza únicos y múltiples es muy modesto en comparación con la cantidad de plástico que ingresa constantemente al océano”, explicó Sönke Hohn, del Centro Leibniz de Investigación Marina Tropical.

“Estos dispositivos también son relativamente costosos de fabricar y mantener por unidad de plástico extraído”.

Barreras en los ríos

Dado que la mayor parte del plástico ingresa a los océanos a través de los ríos, los autores dicen que una “detención completa” de dicha contaminación que ingresa al océano mediante barreras fluviales, especialmente en ríos contaminantes clave, podría prevenir la mayor parte de la contaminación que de otro modo predicen durante las próximas tres décadas.

Sin embargo, debido a la importancia de los grandes ríos para el transporte marítimo mundial, es poco probable que tales barreras se instalen a gran escala.

Hay que buscar alternativas más sostenibles al plástico

Dada la dificultad del reciclaje y los impactos negativos de enterrar o quemar plástico, el estudio dice que reducir la eliminación y aumentar las tasas de reciclaje son esenciales para abordar la contaminación del océano. “El plástico es un material extremadamente versátil con una amplia gama de aplicaciones industriales y de consumo, pero debemos buscar alternativas más sostenibles y repensar la forma en que producimos, consumimos y desechamos el plástico”, dijo Agostino Merico del Centro Leibniz.

Roger Spranz de Making Oceans Plastic Free y autor del estudio, dijo que “hemos desarrollado experiencia en el cambio de comportamiento para romper los hábitos sobre los plásticos y detener la contaminación plástica en su origen”.

El artículo, publicado en la revista Science of the Total Environment, se titula: “The long-term legacy of plastic mass production.”

2020-08-19T10:37:32+02:00 17 agosto, 2020|