Publicada en el BON la hoja de ruta del cambio climático de Navarra

Navarra prevé reducir las emisiones GEI en un 45% para 2030. Para el mismo horizonte de tiempo, el 50% del consumo total de energía procederá de fuentes renovables, según plantea la estrategia contra el cambio climático presentada por el gobierno foral.

La tarea es compleja y los objetivos ambiciosos si se tiene en cuenta que las emisiones de gases de efecto invernadero en la comunidad foral registraron un crecimiento del 5,3% en 2016, al igual que el año 2015.

Los acuerdos de gobierno aprobados –Hoja de Ruta del Cambio Climático (documento publicado en el BON) y el Plan de Energía de Navarra (PEN 2030)- comparten objetivos y horizonte temporal, 2030.

Por ello, el vicepresidente de Desarrollo Económico, Manu Ayerdi, y la consejera de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local, Isabel Elizalde, presentaron conjuntamente la estrategia para frenar el cambio climático, de la que el planeamiento energético es un instrumento primordial.

Ayerdi aclaró que, por un lado, la Hoja de Ruta es una estrategia ambiental transversal que integra las diferentes políticas sectoriales que inciden en este fenómeno; por otro lado, el Plan Energético, “marca la estrategia del ejecutivo foral para responder a tres retos: mejorar la eficiencia energética, incrementar la producción de energía de fuentes renovables y avanzar en la sustitución de combustibles fósiles”.

Reducciones GEI en 20-45-80

Sobre la Hoja de Ruta del Cambio Climático, Isabel Elizalde afirmó que compromete a la comunidad foral a reducir sus emisiones totales de gases de efecto invernadero en un 45% para 2030, con respecto a 2005, con el objetivo de contribuir a que la temperatura no siga aumentando, como se ha constatado ya en las estaciones meteorológicas navarras.

Siguiendo las orientaciones a nivel internacional, Navarra se compromete a reducir sus emisiones totales de GEI en un 45% para 2030, respecto a las de 2005, y en 80% en 2050, manteniéndose como objetivo a corto plazo del 20% para 2020.

Suben las emisiones GEI un 5,3% en 2016

La consejera adelantó los datos del último balance de emisiones correspondiente a 2016. “Las emisiones directas de gases de efecto invernadero ascienden a 5,52 millones de toneladas. En 2016, se confirma la tendencia al alza detectada en 2015, con un aumento de un 5,3%, debido, sobre todo, al incremento de emisiones en el sector de generación de electricidad y, en menor medida, en el sector de combustión industrial. La economía no se ha desacoplado del carbono. De hecho, la intensidad de emisiones ha aumentado con respecto a 2015. O sea, para producir lo mismo, emitimos más. Ahora bien, sí que es cierto que hemos reducido con respecto a 2005”.

emisiones GEI

La reducción de emisiones se conseguirá, en gran medida, gracias la mejora de la eficiencia en todos los sectores pero, sobre todo, se centrará en la evolución del modelo energético con un aumento del consumo de energías renovables frente a fuentes fósiles (Plan Energético de Navarra 2030), planteó la consejera.

Elizalde desgranó las actuaciones propuestas para la mitigación de los sectores no energéticos: en movilidad, con el avance en plan director de movilidad urbana sostenible, y en la estrategia logística de Navarra. En residuos, con la aplicación de lo que será la nueva Ley de Residuos y su objetivo prioritario de reducir su producción. En agricultura y ganadería y gestión forestal, con el Plan de Desarrollo Rural donde se apoyan las iniciativas que implican reducción de emisiones, con el Plan Forestal y, por otro lado, el apoyo a los circuitos cortos de comercialización.

“Queremos, además, dar ejemplo desde la Administración, con el registro y control de los consumos energéticos de instalaciones públicas y la aplicación de estas pautas a los pliegos de contratación y compra pública”, agregó.

El 50% de consumo energético de energías renovables en 2030

Por su parte, Ayerdi ofreció los detalles del PEN 2030, basado en los siguientes pilares: ahorro y eficiencia energética, energías renovables y autoconsumo, transporte eléctrico, redes inteligentes y la I+D+i.

Así, “para 2030 se reducirán las emisiones de gases invernadero y el 50% del consumo energético se obtendrá de fuentes de energía renovables, duplicando las cifras actuales (el 100% se alcanzaría en 2050). En esa fecha, también, el 15% de las necesidades de transporte se abastecerá mediante vehículos no contaminantes y las actuaciones de eficiencia energética permitirán reducir en un 30% el consumo de energía primaria respecto de las cifras previstas para 2020”, sostuvo.

Hoy el 76% de la energía consumida es importada

En la actualidad, y pese a los avances en la materia logrados en los últimos años, el 76% de la energía consumida en Navarra procede del exterior, en su mayor parte combustibles fósiles (38% de petróleo y cerca de un 38% de gas), lo que supone un importante desembolso para los recurso públicos y para los privados y una importante emisión de gases de efecto invernadero (GEI).

Los objetivos del PEN2030

1.- Actuar contra el cambio climático disminuyendo las emisiones de CO2.

2.- Avanzar hacia un mix energético que incorpore una reducción muy significativa de la energía proveniente de combustibles fósiles. En este punto, Ayerdi ha afirmado que “la factura que paga Navarra por la adquisición de combustibles fósiles es elevadísima – casi 4 millones de euros diarios. Este objetivo de cambio del mix energético implica que en 2030, el 50% del consumo energético de nuestro territorio sea de origen renovable (hoy en día, solo el 24% de la energía consumida actualmente en Navarra proviene de renovables siendo el resto de energía de origen fósil, petróleo y gas) lo que además supone que tengamos una fuerte dependencia del exterior”.

3.- Garantizar la seguridad de suministro y reducir pobreza energética.

4.- Ser líder en innovación en energía renovable.

Cada uno de estos ejes conlleva a su vez metas específicas. Así, en el caso de emisiones de CO2, se plantea reducirlas para 2030. “Ese mismo año, se persigue haber rebajado un 30% el consumo de energía primaría previsto por la UE para el año 2020 gracias a las actuaciones de eficiencia energética”.

Además, “en materia de transporte, se impulsarán los vehículos de cero emisiones, de forma que el 15% de las necesidades se cubra mediante energías renovables, se reducirá la dependencia del automóvil y se fomentarán los transportes alternativos. Dentro de este apartado, se trabajará también para difundir una nueva cultura energética en el ámbito ciudadano y se prestará apoyo a las administraciones públicas en las actuaciones relativas a la energía”, plantean.

En lo que se refiere al mix energético, “los objetivos son suministrar mediante renovables un 28% del consumo energético en 2020, porcentaje que será del 50% en 2030. El uso de estas fuentes se promocionará en todos los sectores: industria, residencial y transporte”.

Seguridad y pobreza energética

En cuanto a la seguridad del suministro y la pobreza energética, el plan prevé aumentar los puntos de cargas eléctricas públicas, las microrredes en la industria, así como las ciudades y redes inteligentes como medios para aumentar el autoabastecimiento y disminuir la dependencia exterior y el coste energético. También se propiciará el almacenamiento de las renovables y una interconexión suficiente con el mallado eléctrico estatal para garantizar el suministro cuando las renovables no producen. Se pondrá especial atención en los aspectos sociales de la energía para reducir la pobreza en este ámbito.

Para lograr el cuarto objetivo, hacer de Navarra una región líder en renovables, el Plan desarrolla diversas medidas para este sector que es uno de los objetivos estratégicos del Plan de Especialización Inteligente S3. Entre otras propuestas se incluyen las siguientes: fortalecer el tejido empresarial e industrial en el ámbito de las nuevas tecnologías energéticas, fomentar la I+D+i, impulsar los centros tecnológicos y de investigación y su colaboración con empresas y universidades impulsar un cluster energético.

146 medidas

Para conseguir los objetivos citados hasta ahora, el PEN dispone de 146 medidas concretas agrupadas en 9 ámbitos: modelo energético (11 medidas), generación (11), eólica (5), biomasa (14), redes (19), consumo (15), movilidad (31), I+D+i (44) y sensibilización y formación (6).

Dentro de las medidas concretas, figuran, por ejemplo, deducciones fiscales de hasta el 30% para incentivar la adquisición de coches particulares eléctricos, motos o taxis, la instalación de 20 puntos red de puntos de recarga de acceso público con criterios geográficos (10 puntos de alta potencia en el área de Pamplona y 10 en el resto de Navarra); incentivos a los transportes laborales (de trabajadores y trabajadoras a centros de trabajo, por ejemplo); y reducción del impuesto de circulación y del peaje de Audenasa para los coches eléctricos.

Para incentivar la reducción del consumo en los edificios, se plantean ayudas a la rehabilitación energética, control del gasto en alumbrado, impulso de los servicios energéticos, ayudas y deducciones para proyectos autosuficientes.

Por su parte, el objetivo de autoabastecimiento cuenta, entre otras, con estas actuaciones concretas: impulsar fuentes renovables en comunidades afectadas por costes energéticos (regantes, Canal de Navarra); ayudas y deducciones a proyectos de inversión de autoconsumo minieólico para núcleos de población y la creación de parques eólicos por parte de las administraciones públicas.

El cambio climático ya está aquí

Desde el punto de vista de la consejera, el fenómeno del cambio climático que se percibía como lejano ya es presente, como demuestra el hecho de que las vendimias se adelantan más de 15 días. Según un informe de AEMET en Navarra, el calentamiento promedio es de entre 0,12 y 0,15 ºC por década, y se ha acentuado desde 1980.

En palabras de Elizalde, “si la tendencia continúa, el cambio tiene importantes consecuencias para Navarra, ya que estamos en una ‘zona sensible’, en la que la comunidad internacional prevé riesgos para la salud humana, inundaciones o incendios. Hay que tener en cuenta que la alteración del clima va a depender, en gran medida, de la evolución de las emisiones. Si somos capaces o no de reducirlas. Y la respuesta depende de cada uno de nosotros, de nosotras, e implica a todas las actividades y a todos los sectores”, señaló.

Emisiones en CCAA

 

Hoja de Ruta Cambio Climático de Navarra. HCCN 2017-2030-2050 (descarga borrador).

Boletín Oficial de Navarra Nº 34 – 16 de febrero de 2018. ACUERDO del Gobierno de Navarra, de 24 de enero de 2018, por el que se aprueba la Hoja de Ruta de Cambio Climático en Navarra.

Plan Energético de Navarra Horizonte 2030. PEN 2030 (descarga)

 

2019-03-05T13:32:12+01:00 27 febrero, 2018|