Medidas simples pueden hacer que las turbinas eólicas sean más amigables con las aves

La vida de estas valiosas especies se puede salvar con las palas o torres pintadas de negro, la luz ultravioleta y la micro-ubicación inteligente de las turbinas eólicas.

Al tiempo que se construyan más y más plantas de energía eólica, aumentará el número de aves muertas por las turbinas eólicas. Esto se suma a los desafíos que ya enfrenta esta fauna, como la pérdida y degradación del hábitat. “Afortunadamente, existen medidas rentables que pueden reducir el riesgo de colisiones de aves”, dice Roel May, investigador del Instituto Noruego de Investigación de la Naturaleza (NINA). May y su equipo ha investigado y documentado el efecto de varias de estas medidas de mitigación.

Imagen de Roel May/NINA

La pala negra salvó vidas

«En uno de nuestros estudios en la planta de energía eólica de Smøla, vimos que la mortalidad disminuyó en un 70 por ciento después de que una de las tres palas del rotor se pintó de negro. Un mayor contraste hace que las turbinas eólicas sean más visibles para las aves, de modo que puedan evitar colisiones», dice May.

Las palas negras reducen el riesgo de colisión para las águilas de cola blanca, una especie que Noruega tiene la responsabilidad especial de proteger, pero también una serie de otras especies. «Era difícil pintar las palas del rotor, ya que los aerogeneradores ya estaban instalados. Pero si se realiza antes de la construcción, tanto el costo como la mortalidad de aves se reducirán”, agrega el investigador.

Las torres pintadas reducen el riesgo a la mitad

Es bien sabido que las aves chocan con las palas del rotor. Se ha prestado mucha menos atención al riesgo de que las aves choquen con las torres de turbinas y cómo reducir este riesgo.

En la planta de energía eólica de Smøla, los investigadores observaron el efecto de dar un color a partes de las torres de las turbinas. «Pintamos de negro la parte inferior de diez torres. Esto redujo la mortalidad de la willow ptarmigan –una especie de ave galliforme de la familia Phasianidae ampliamente distribuida por Norteamérica y Eurasia- en casi un 50 por ciento en comparación con las turbinas eólicas sin pintar en la misma zona», dice Bård Stokke, investigador de NINA.

Willow ptarmigan.

¿Responden las aves a la luz ultravioleta?

A diferencia de los humanos, muchas aves pueden ver la luz ultravioleta. Los investigadores probaron si las lámparas potentes con luz ultravioleta o violeta podían ahuyentar a las aves del área iluminada. Vigilaron el área desde el anochecer hasta el amanecer.

«Las aves fueron menos activas y aumentaron su altitud de vuelo. La luz ultravioleta tuvo el mayor efecto, pero la altitud de vuelo fue solo siete metros más alta de lo habitual, lo que no es mucho dado el tamaño de una pala de rotor, que es de 40 a 50 metros».

May señala que incluso si los resultados son prometedores, todavía hay más trabajo por hacer hasta que tengan un diseño completamente funcional que pueda aplicarse en una turbina eólica, con efecto documentado en el campo.

Las aves se sienten atraídas por las corrientes ascendentes

Las plantas de energía eólica también se pueden hacer más amigables con las aves si las turbinas no se instalan en áreas de fuerte corriente ascendente, a las que atraen las aves rapaces. Estas aves chocan con más frecuencia con los aerogeneradores instalados en tales áreas, como crestas con gran elevación orográfica o en terreno plano con alta elevación térmica.

Para identificar elementos del paisaje con mayor riesgo de colisión, Frank Hansen, de NINA, desarrolló una herramienta de micro-ubicación GIS para identificar áreas de corrientes ascendentes y calcular las velocidades de las corrientes ascendentes basadas en modelos de terreno de código abierto, datos climáticos y datos de teledetección.

La herramienta, que ha sido probada y verificada en centrales eólicas tanto en Gibraltar, España como en la isla de Hitra en Noruega, permite determinar la mejor ubicación para instalar los aerogeneradores con el fin de minimizar el riesgo de colisión de aves.

«Como era de esperar, nuestros estudios en Hitra y Gibraltar confirman que las corrientes ascendentes orográficas son más dominantes en las latitudes del norte, mientras que las corrientes ascendentes térmicas son más dominantes en las latitudes del sur. La herramienta de micrositio GIS puede contribuir a una ubicación más amigable para las aves de las turbinas eólicas”, explica Frank Hanssen.

Mejor planificación basada en la investigación

El camino hacia un futuro más sostenible conduce a una demanda continua de energía eólica. Una meta de costos ambientales tan bajos como sea posible por kWh de la energía eólica sugiere que el desarrollo de la energía eólica debe enfocarse en ubicaciones más grandes con buenas condiciones de viento, infraestructura suficiente y con un mínimo de conflicto con las consideraciones ambientales.

Esto requiere que la planificación, el establecimiento y el funcionamiento de las centrales eólicas se base en mayor medida en el conocimiento y aplique la jerarquía de mitigación a todos los pasos, desde la planificación hasta el desmantelamiento de la central eólica.

Esta jerarquía sugiere que primero debe evitar, luego minimizar y reducir, luego restaurar y, como último recurso, compensar los impactos negativos. Los gobiernos deben cumplir con las demandas más estrictas de estudios ambientales cuando revise nuevas concesiones en el futuro.

 

 

2020-09-23T09:45:46+02:00 24 agosto, 2020|