Se prevé que en 2017, con la entrada en funcionamiento del Sistema de Comercio de Emisiones de China, alrededor del 25% de las emisiones de CO2 e globales tendrán un precio.

Cerca de 100 partes firmantes del Acuerdo de París -que representan el 58% de las emisiones globales de GEI- estudian implementar estos instrumentos que, en 2016, sumaron US$50 mil millones en ingresos.

Al mismo tiempo, más de un millar de compañías están utilizando la fijación de precios internos del carbono en su planificación estratégica y proyectos para mitigar los riesgos, aprovechar las oportunidades y luchar contra el cambio climático.

El papel central de la fijación de precios del carbono está reflejado en el Acuerdo de París. El artículo 6 proporciona una base para facilitar el reconocimiento internacional de los enfoques cooperativos de determinación del precio del carbono e identifica nuevos conceptos que pueden abrir el camino a esta cooperación.

De acuerdo con el último informe del Banco Mundial (State and Trends of Carbon Pricing, 2016), cerca de 40 jurisdicciones nacionales y más de 20 ciudades, estados y regiones están poniendo un precio sobre el carbono. Lo que se traduce en una cobertura total de alrededor de 7 gigatoneladas de dióxido de carbono equivalente (GtCO2e), es decir, alrededor del 13% de las emisiones mundiales de GEI. Esta proporción se ha triplicado en el último decenio.

En 2016 se lanzaron dos nuevas iniciativas en este ámbito económico: Colombia Británica fijó un precio para las emisiones de las plantas de gas natural licuado junto con un impuesto sobre el carbono y Australia aplicó un mecanismo de salvaguardia, el Fondo de Reducción de Emisiones, para compensar las emisiones excesivas. En 2015, se avanzó en la fijación de precios de carbono, con el lanzamiento del sistema de comercio de derechos de emisión (ETS) en la República de Corea y el impuesto sobre el carbono en Portugal.

prices on carbon

Con China se cubre el 25% de las emisiones

En el año 2017 se prevé el aumento más grande en la proporción de emisiones globales cubiertas por las iniciativas de fijación de precios de carbono en un solo año. Si el ETS nacional chino se implementa, tal como se anunció, las estimaciones iniciales no oficiales indican que las emisiones cubiertas por las iniciativas de fijación de precios del carbono podrían aumentar del 13% al 20% o 25% de las emisiones globales de GEI. El ETS nacional chino se convertiría en la mayor iniciativa de fijación de precios del carbono en el mundo, superando el ETS de la UE.

Otras iniciativas programadas para el año próximo incluyen un ETS en Ontario, un impuesto sobre el carbono en Alberta que se implementará junto con su ETS existente y los impuestos sobre el carbono en Chile y Sudáfrica. Además, Francia está planeando introducir un piso de precio del carbono en 2017, como ya lo tiene Reino Unido desde 2013.

En Europa los países que ya tienen un impuesto al carbono, por orden cronológico de implantación, son Finlandia, Polonia, Suecia, Noruega, Dinamarca, Letonia, Eslovenia, Estonia, Islandia, Irlanda, Francia y Portugal. Suiza tiene su propio ETS desde 2008. El ETS de la Unión Europea (EU ETS) entró en operaciones en 2005 y está en proceso de reforma para solucionar los bajos precios por el exceso de derechos de emisión. Las solicitadas mejoras están chocando con la oposición de algunos estados miembros al factor de corrección que ha propuesto Bruselas. Tanto el Consejo Europeo como el Parlamento de la zona tendrán que acordar su urgente renovación para que el ETS sea efectivo en la reducción de emisiones.

Amplia gama de precios

La gama de precios del carbono a través de las iniciativas existentes continúa siendo amplia. Este año, los precios del carbono observados han oscilado entre menos de US$ 1/tCO2 e y US$ 131/tCO2 e, con aproximadamente tres cuartas partes de las emisiones cubiertas por debajo de US$ 10/tCO2 e.

El valor total de los ETS y los impuestos sobre el carbono en 2016 es de poco menos de US$ 50 mil millones, permaneciendo en los niveles de 2015. Esta estabilidad relativa se debe a que los incrementos de los diversos tipos de impuestos sobre el carbono se compensan con los menores precios del carbono en la mayoría de los ETS.

Prices, tax, ETS, on carbon

Las compañías usan un precio interno de carbono

Además del crecimiento en el número de iniciativas obligatorias de fijación del precio del carbono, también ha aumentado el número de empresas que informaron al Carbon Disclosure Project (CDP) que están en proceso o implementando el precio interno del carbono y que son más de 1.000.

Los precios internos de carbono son un valor fijo asignado a cada tonelada métrica de emisiones, que revelan riesgos ocultos. Cuando las emisiones tienen un costo en la cuenta de resultados de las empresas, este monto ayuda a calcular las ineficiencias y, a la vez, la compensación a los directivos y gerentes que usan un diseño, procesos y recursos innovadores para reducir el uso de energía y la contaminación por carbono. La adopción generalizada de los precios internos del carbono ilustra la inclusión de las preocupaciones sobre el cambio climático en el presupuesto de las empresas y su planificación estratégica, explica CDP.

Poner un precio sobre el carbono es una parte esencial de cualquier estrategia para combatir el cambio climático, mitigar los riesgos y aprovechar las oportunidades. El uso corporativo de un precio interno sobre el carbono casi se triplicó en 2015, cuando llegó a 437 empresas. Otras 500 empresas más planean implementar un precio para 2017.

Los precios internos del carbono en uso son diversos, con valores que oscilan entre US$ 0,3/tCO2 e y US$ 893/tCO2 e. Alrededor del 80% de los precios internos de carbono reportados oscilan entre US$ 5/tCO2 e y US$ 50/tCO2 e.

Según el análisis de CDP, en España hay 21 empresas que cuantifican sus emisiones de carbono o que están en camino de hacerlo. El precio mayor registrado en el informe lo ha presenta el grupo Gas Natural con un rango de 33,68–67,35 dólares por tCO2 e.

En Europa, el valor más alto lo reporta la compañía británica Pennon Group, con valores que oscilan entre 79,57 y 306,03 por tCO2 e. Y en el mundo, es la empresa japonesa NGK Spark Plug la que registra el precio más alto con 357,37 dólares la tCO2 e, en el sector de consumo discrecional donde también aparece Inditex con un valor de US$30/tCO2 e.

100 partes del Acuerdo de París quieren fijar el precio del carbono

El Acuerdo de París alentó, por primera vez, a todos los países a hacer compromisos individuales para contribuir al objetivo global de mantener el aumento de la temperatura media mundial muy por debajo de 2 ° C y proseguir los esfuerzos para limitarlo a 1,5 ° C. Su entrada en vigor el 4 de noviembre de 2016 marcó el comienzo de una nueva era en el esfuerzo cooperativo para abordar el cambio climático.

La gran mayoría de los gobiernos de todo el mundo -189 países que representan el 96% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero y el 98% de la población mundial- se han comprometido a reducir sus emisiones de GEI y a adaptarse al cambio climático a través de sus contribuciones nacionales (INDC). La prioridad más urgente ahora es que los gobiernos garanticen la implementación de estos compromisos, requiriendo esfuerzos sostenidos para influir en las decisiones de inversión y consumo que toman cada día las empresas y los hogares.

Si bien la aplicación de los INDC dependerá de una serie de políticas y programas, las iniciativas de fijación de precios del carbono desempeñarán un papel cada vez más importante, ya que cerca de 100 Partes -que representan el 58% de las emisiones globales de GEI- planifican o estudian estos instrumentos para su implementación.

Para impulsar aún más el uso de los precios del carbono para mitigar el cambio climático y mejorar la resiliencia climática, se han introducido varias nuevas plataformas internacionales durante el año pasado. Estos incluyen, entre otros, Coalición de Liderazgo de Precios de Carbono (Carbon Pricing Leadership Coalition) y la Declaración Ministerial de Nueva Zelanda sobre Precios de Carbono. Estas plataformas se ven reforzadas por otros desarrollos que fomentan la adopción de precios de carbono en todo el mundo, incluida la apertura de la adhesión a la Plataforma del Mercado de Carbono del G7 (Carbon Market Platform) a países fuera del G7. Además, el Grupo de Alto Nivel sobre Precios de Carbono (High Level Panel on Carbon Pricing), un grupo de líderes gubernamentales y organizaciones internacionales, ha establecido un objetivo mundial de duplicar las emisiones cubiertas por las iniciativas de fijación de precios de carbono hasta el 25%.

 

 

Ecopost, información útil para una economía sostenible.