Los niveles de gases de efecto invernadero alcanzan un nuevo récord

No son buenas noticias. La Organización Meteorológica Mundial (OMM o WMO en inglés), en su último boletín, señala que los niveles de gases de efecto invernadero (GEI) que atrapan el calor en la atmósfera han alcanzado un nuevo récord. Esto significa que no hay signos de una inversión en esta tendencia, que está impulsando el cambio climático a largo plazo, el aumento del nivel del mar, la acidificación de los océanos y un clima más extremo.

El WMO Greenhouse Gas Bulletin proporciona una base científica para la toma de decisiones en las negociaciones de la ONU sobre el cambio climático, que se celebrarán del 2 al 14 de diciembre en Katowice, Polonia y que se conoce como la COP24. El objetivo clave de la reunión es adoptar las pautas de implementación del Acuerdo de París sobre el Cambio Climático, cuya meta es mantener el aumento de la temperatura media global lo más cerca posible a 1,5 ° C.

Atención: la ventana para la acción está casi cerrada

“La ciencia es clara. Sin cortes rápidos en el CO2 y otros gases de efecto invernadero, el cambio climático tendrá impactos cada vez más destructivos e irreversibles en la vida en la Tierra. La ventana de oportunidad para la acción está casi cerrada”, dijo el secretario general de la OMM, Petteri Taalas.

La publicación muestra que las concentraciones promedio mundiales de dióxido de carbono (CO2) alcanzaron las 405,5 partes por millón (ppm) en 2017, frente a las 403,3 ppm en 2016 y las 400,1 ppm en 2015.

Por su parte, las concentraciones de metano y óxido nitroso también aumentaron, mientras que hubo un resurgimiento de una potente sustancia que agota el ozono y es el gas de efecto invernadero llamado CFC-11, que está regulado por un acuerdo internacional para proteger la capa de ozono.

Desde 1990, ha habido un aumento del 41% en el forzamiento radiativo total (el efecto del calentamiento en el clima) por los gases de efecto invernadero de larga duración. El CO2 representa aproximadamente el 82% del aumento este forzamiento radiativo en la última década, según las cifras de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) de Estados Unidos citadas en el Boletín de la OMM.

“La última vez que la Tierra experimentó una concentración comparable de CO2 fue hace 3-5 millones de años, cuando la temperatura era 2-3 ° C más cálida y el nivel del mar era 10-20 metros más alto que ahora”, dijo Taalas.

El Boletín informa sobre las concentraciones atmosféricas de gases de efecto invernadero. Las emisiones representan lo que entra en la atmósfera. Las concentraciones representan lo que queda en la atmósfera después del complejo sistema de interacciones entre la atmósfera, la biosfera, la litosfera, la criosfera y los océanos. Alrededor de una cuarta parte de las emisiones totales es absorbida por los océanos y otra cuarta parte por la biosfera.

El 27 de noviembre se publicará un informe separado sobre la brecha de emisiones del medio ambiente de las Naciones Unidas (PNUMA) que rastrea los compromisos políticos asumidos por los países para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Los informes de la OMM y el PNUMA se suman a la evidencia científica proporcionada por el Informe Especial sobre el Calentamiento Global del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) de 1,5 ° C.

Las emisiones netas deben llegar a cero en 2050

El IPCC ha dicho que las emisiones netas de CO2 (la cantidad de este gas que ingresa a la atmósfera debe ser igual a la cantidad que eliminan los sumideros, naturales y tecnológicos) deben llegar a cero alrededor de 2050 para mantener los aumentos de temperatura por debajo de 1,5 ° C. También evidenció que mantener los aumentos de temperatura por debajo de 2 ° C reduciría los riesgos para el bienestar humano, los ecosistemas y el desarrollo sostenible.

“El CO2 permanece en la atmósfera por cientos de años y en los océanos por más tiempo. Actualmente no existe una varita mágica para eliminar todo el exceso de CO2 de la atmósfera”, dijo la secretaria general adjunta de la OMM, Elena Manaenkova.

“Cada fracción de un grado de calentamiento global es importante, y también lo es cada parte por millón de gases de efecto invernadero”, agregó.

Se necesitan reducciones rápidas y profundas

“El nuevo Informe Especial del IPCC sobre Calentamiento Global de 1,5 ° C muestra que se necesitarán reducciones rápidas y profundas de las emisiones de dióxido de carbono y otros GEI en todos los sectores de la sociedad y la economía. El Boletín de Gases de Efecto Invernadero de la OMM, que muestra una tendencia al alza continua en las concentraciones de gases de efecto invernadero, subraya la urgencia de estas reducciones de emisiones”, dijo el presidente del IPCC, Hoesung Lee.

Sistema de información global

El Boletín de gases de efecto invernadero se basa en las observaciones del Programa de Vigilancia de la Atmósfera Global de la OMM, que rastrea los niveles cambiantes de gases de efecto invernadero como resultado de la industrialización, el uso de energía procedente de fuentes de combustibles fósiles, prácticas agrícolas intensificadas, aumentos en el uso de la tierra y la deforestación. Los promedios globales presentados en el Boletín son representativos de la atmósfera global.

La urgencia de las acciones para reducir las emisiones de GEI requiere más herramientas a nivel nacional y subnacional para ayudar a las partes interesadas a tomar acciones efectivas y eficientes.

Al reconocer esta necesidad, la OMM ha iniciado el desarrollo de herramientas basadas en observaciones que pueden guiar las acciones de reducción de emisiones y confirmar sus resultados, por ejemplo, en el sector del petróleo y el gas.

Un nuevo Sistema de Información Global Integrado de Gases de Efecto Invernadero (IG3IS) proporciona el marco para el desarrollo y la estandarización de las herramientas basadas en la observación. El IG3IS es implementado por los países de manera voluntaria y se incorporará al mecanismo nacional de presentación de informes de emisiones al Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y a la Conferencia anual de las Partes.

Gases de efecto invernadero alcanzan record

Conclusiones clave

Dióxido de carbono

Es el principal gas de efecto invernadero de larga duración en la atmósfera. Sus concentraciones alcanzaron 405,5 ppm en 2017, lo cual es superior en un 146% de la era preindustrial (antes de 1750). El aumento de CO2 de 2016 a 2017 fue aproximadamente el mismo que la tasa de crecimiento promedio de la última década. Fue menor al salto récord observado entre 2015 y 2016 bajo la influencia de un fuerte evento de El Niño, que provocó sequías en las regiones tropicales y redujo la capacidad de los “sumideros” como los bosques y la vegetación para absorber el CO2. No hubo El Niño en 2017.

El récord del Metano

El metano (CH4) es el segundo gas de efecto invernadero de larga duración más importante y contribuye con aproximadamente el 17% del forzamiento radiativo. Aproximadamente el 40% del metano es emitido a la atmósfera por fuentes naturales (por ejemplo, humedales y termitas) y aproximadamente el 60% proviene de actividades humanas como la cría de ganado, la agricultura de arroz, la explotación de combustibles fósiles, los rellenos sanitarios y la quema de biomasa.

El metano atmosférico alcanzó un nuevo récord de aproximadamente 1.859 partes por billón (ppb) en 2017 y ahora es el 257% del nivel preindustrial. Su tasa de aumento fue aproximadamente igual a la observada en la última década.

Óxido nitroso

El óxido nitroso (N2O) se emite a la atmósfera tanto de fuentes naturales (aproximadamente 60%) como antropogénicas (aproximadamente 40%), incluidos los océanos, el suelo, la quema de biomasa, el uso de fertilizantes y diversos procesos industriales.

Su concentración atmosférica en 2017 fue de 329,9 partes por billón. Esto es el 122% de los niveles preindustriales. También juega un papel importante en la destrucción de la capa de ozono estratosférica que nos protege de los dañinos rayos ultravioleta del sol. Representa alrededor del 6% del forzamiento radiativo de los gases de efecto invernadero de larga duración.

CFC-11

El Boletín tiene una sección especial dedicada al CFC-11 (triclorofluorometano). Se trata de un potente gas de efecto invernadero y una sustancia que agota el ozono estratosférico, que regulado por el Protocolo de Montreal. Desde 2012, su tasa de disminución es inferior en aproximadamente dos tercios a su tasa de disminución de la década anterior. La causa más probable de esta desaceleración es el aumento de las emisiones asociadas con la producción de CFC-11 en Asia oriental.

Este descubrimiento ilustra la importancia de las mediciones a largo plazo de la composición atmosférica, como las que lleva a cabo el Programa de Vigilancia de la Atmósfera Global, al proporcionar información basada en observaciones para respaldar los inventarios nacionales de emisiones y los acuerdos para abordar el cambio climático antropogénico, así como para la recuperación de la capa de ozono estratosférica.

 

Katowice, donde se realizará la COP24.

 

2018-11-28T17:11:10+00:00 23 noviembre, 2018|