Lo que nos jugamos en la COP24 de Polonia

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2018 se llevará a cabo en el Centro Internacional de Congresos en Katowice, Polonia, del 3 al 15 de diciembre.

El resultado prioritario de las negociaciones es la finalización del “libro de reglas de París”, es decir, el marco que guiará la implementación del Acuerdo de lucha contra el cambio climático adoptado en 2015.

Tres años después de la firma del Acuerdo de París, representantes de más de 200 países se reúnen en Katowice para dar inicio al 24º período de sesiones de la Conferencia de las Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP24).

La prioridad de las negociaciones está en el “Libro de reglas de París”, es decir, en las directrices de implementación, como marco efectivo de normas y procedimientos operativos que sustentarán el Acuerdo.

Malas noticias, sólo oportunidades

Las noticias recientes sobre el cambio climático no son nada buenas. En 2017, los niveles de dióxido de carbono fueron los más altos en los últimos 3-5 millones de años. Según la NASA, el año pasado fue el segundo más caluroso a nivel mundial desde 1880. Y esto no es un hecho aislado: dieciocho de los 19 años más cálidos registrados han ocurrido desde el año 2000. El Ártico se está calentando dos veces más rápido que en cualquier otro lugar de la tierra y el nivel del mar está aumentando a la tasa más alta registrada en 2.000 años.

Según el último informe del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático, la ventana para limitar el calentamiento global a una vía inferior a 2 ° C se está cerrando rápidamente. Por otra parte, no solo son las consecuencias de un mundo de dos grados más mucho mayores que la de 1,5 ° C, es que tampoco estamos en el camino.

Solo en 2017, los desastres provocados por el clima y los peligros relacionados con el clima le cuestan a la economía mundial US$ 320 mil millones. En el futuro, estas pérdidas económicas aumentarán y tendrán un mayor impacto en las vidas de los más pobres y vulnerables. Para 2030, los impactos del clima podrían empujar a otros 100 millones de personas a la pobreza. Para 2050, hasta 143 millones de personas podrían convertirse en migrantes climáticos en solo tres regiones (África subsahariana, sur de Asia y América Latina), con individuos, familias e incluso comunidades enteras obligadas a buscar lugares más viables para vivir.

 

La acción climática podría desbloquear una nueva economía

Ante estos sombríos titulares, entidades como el Banco Mundial sostienen que hay motivos para el optimismo debido al impulso a las finanzas y mercados que suponen las oportunidades en bajas emisiones de carbono y la caída en el costo de las energías renovables y el almacenamiento.

El informe de la Nueva Economía Climática ha dicho, por ejemplo, que la acción audaz sobre el clima es una gran oportunidad económica y de desarrollo con el potencial de desbloquear 26 billones de dólares y 67 millones de empleos hacia 2030, a la vez que ofrece menos congestión y aire más limpio.

También hay algún movimiento en los mercados de carbono. Los esfuerzos nacionales y subnacionales de fijación de precios del carbono se han triplicado en la última década. A septiembre de este año, 46 jurisdicciones nacionales y 25 jurisdicciones subnacionales están poniendo un precio al carbono. En el mes de noviembre se lanzó en Singapur el primer capítulo oficial de la Coalición de Liderazgo de Precios de Carbono.

A nivel mundial, en 2018, se espera que la emisión de bonos verdes alcance los US$ 250 mil millones.

 

 

2018-12-07T10:32:28+00:00 30 noviembre, 2018|