Las soluciones de la naturaleza al calentamiento global

♣ Sólo con la reforestación en EE.UU. se puede alcanzar un almacenamiento de CO2 que equivale a eliminar las emisiones de 65 millones de automóviles.

↓ Un estudio científico publicado en Science Advances demuestra que si 21 prácticas naturales fueran mejoradas las emisiones de gases de efecto invernadero de este país podrían recortarse en un cuarto del total.

Christopher A. Williams, científico ambiental y profesor de la Universidad de Clark, y el investigador postdoctoral, Huan Gu, trabajaron con The Nature Conservancy y cerca de dos docenas de socios institucionales para producir la evaluación nacional más completa hasta la fecha de cómo las emisiones de gases de efecto invernadero pueden reducirse y almacenarse en bosques, tierras de cultivo, pastizales y humedales. Su estudio “Natural Climate Solutions for the United States” acaba de ser publicado en Science Advances.

El análisis destaca de qué modo y cuáles son las soluciones naturales en Estados Unidos que más prometen ayudar a limitar el calentamiento global a los 1,5 grados centígrados.

La contribución de la naturaleza podría igualar a casi una cuarta parte de las emisiones netas anuales actuales del país, al ajustar 21 prácticas de manejo natural para aumentar el almacenamiento de carbono y evitar las emisiones de efecto invernadero.

Esta investigación es la primera en incluir los beneficios climáticos de los humedales costeros y los pastizales en una combinación integral junto con los bosques y la agricultura.

21 buenas prácticas de la Naturaleza

De las 21 soluciones naturales analizadas en el estudio, el aumento de la reforestación (la plantación de árboles) surgió como el mayor medio para lograr un mayor almacenamiento de carbono, equivalente a eliminar las emisiones de 65 millones de automóviles.

 

 

Otras soluciones forestales de alto rendimiento incluyen permitir períodos más largos entre la extracción de madera para aumentar el almacenamiento de carbono; aumentando las quemaduras controladas y el aclareo estratégico en los bosques para reducir el riesgo de mega-incendios; y evitar la pérdida de bosques por la expansión urbana.

Cada año casi un millón de hectáreas de bosque dejan de ser forestales, en gran parte debido a la expansión y el desarrollo suburbanos y urbanos, que podrían abordarse a través de una mejor planificación del uso de la tierra. Williams y los miembros de su laboratorio encontraron que las emisiones de dióxido de carbono podrían evitarse evitando la conversión de los bosques.

“La tala de bosques con la conversión a otros usos de la tierra libera su carbono a la atmósfera, y esto contribuye al aumento de las temperaturas”, dijo el científico. “Los propietarios de tierras y los administradores de tierras están pensando en cómo podrían usar su base de tierras para frenar el ritmo del cambio climático, pero hasta ahora carecían de los datos necesarios para evaluar este potencial.

Christopher Williams, científico ambiental de la Universidad de Clark,

“Estimamos la cantidad de bosque que se pierde cada año en EE.UU. y la cantidad de carbono que se libera a la atmósfera”, dijo Williams. “Dar vuelta a estas tendencias puede reducir el calentamiento global, y ahora sabemos cuánto y dónde está el mayor potencial“.

En octubre, el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático dio a conocer el informe especial llamando de inmediato a la acción global para limitar el calentamiento a 1,5 grados centígrados y evitar los efectos más devastadores del cambio climático.

Uno de los mayores activos de Estados Unidos es su tierra. A través de los cambios en el manejo, junto con la protección y restauración de las tierras naturales, demostramos que podríamos reducir la contaminación de CO2, filtrar el agua, mejorar el hábitat de los peces y la vida silvestre y tener una mejor salud del suelo para cultivar nuestros alimentos. Todo al mismo tiempo”, dice el autor principal del estudio, Joe Fargione, director de ciencia para The Nature Conservancy. “La naturaleza nos ofrece una manera simple y rentable de ayudar a combatir el calentamiento global”.

Por su parte, Lynn Scarlett, directora de asuntos externos de The Nature Conservancy y ex subsecretaria del Departamento del Interior, afirma que “este estudio proporciona una buena noticia de que hacer inversiones en la naturaleza hará una gran diferencia, al tiempo que ofrece el potencial de nuevos ingresos para los agricultores, campesinos, silvicultores y comunidades costeras al mismo tiempo”.

Junto con la publicación del documento Science Advances una interfaz web muestra oportunidades, estado por estado, para la mitigación del clima.

 

 

2018-11-17T10:31:32+00:00 15 noviembre, 2018|