Las más contaminantes incrementaron sus emisiones en un 10%

El último informe del Observatorio de la Sostenibilidad detalla las emisiones de gases de efecto invernadero de las grandes empresas en España en 2017. En general, las industrias más importantes han emitido 136 millones de toneladas de CO2 eq., esto es un 10% más que en 2016.

De estas compañías, las que más aumentaron sus emisiones fueron Viesgo (+54%), EDP (+43%) Endesa (+15,3%), Iberdrola (+14,9%), Gas Natural (+6%) y CEPSA (+6%). Llama la atención estas importantes subidas en un contexto de descarbonización en la Unión Europea.

Por el contrario, las tres compañías que registraron caídas en sus emisiones fueron ArcelorMittal (-6,5%), Cemex (-4,5%) y Repsol (-0,5%).

El Observatorio de la Sostenibilidad (OS) ofrece su última radiografía del sector industrial y energético en relación a sus emisiones verificadas y aceptadas oficialmente entre el año 2008 y 2017. El análisis describe las emisiones procedentes de fuentes fijas sometidas al mercado de emisiones (ETS en inglés) incluidas en el Registro Nacional del Emisiones (RENADE), relativas a la producción de energía, industria del petróleo, producción de cemento, industria química, industria cerámica y otras instalaciones industriales.

Dichas instalaciones emitieron durante el año 2017 un total de 136 millones de toneladas de CO2 equivalente (CO2-eq; unidad que se utiliza para cuantificar los diferentes gases de efecto invernadero) lo que supone un 10% más que en 2016. Si se añade el sector de la aviación (que se tiene en cuenta desde el año 2012 en el mercado de emisiones), esa cantidad sube hasta los 141 millones. Las emisiones del sector de la aviación han aumentado desde 4,3 a 5,1 millones entre 2012 y 2017, un 18,6% más en 2017 que en 2012.

Los principales datos apuntan a que ENDESA emitió un 10% de las emisiones totales, GAS NATURAL, EDP y REPSOL + PETRONOR un 3% cada una, ARCELORMITTAL y VIESGO un 2% respectivamente y CEPSA, IBERDROLA, CEMEX y CEMENTOS PORTLAND un 1% a su vez.

Por otra parte y entre 2016 y 2017 estas empresas presentaron el siguiente comportamiento:

empresas mas contaminantes 2017

De acuerdo con lo señalado por el OS, este escenario de aumento de emisiones de las empresas entre 2016 y 2017 contrasta con:

  • los valores record de 411 ppm de concentración de CO2 en la atmósfera,
  • con un mes de abril de 2018 que fue el tercero más cálido de la historia, continuando la tendencia de las temperaturas superiores a la media que ha persistido durante la mayor parte de este siglo,
  • con los menores valores de hielo marino registrados y
  • un clima extremo con aumentos generalizados de temperaturas en todo el mundo, Europa y España.
  • Una grave sequía en España en el año 2017 y
  • una opinión pública cada vez más consciente del grave problema del cambio climático, que comienza a relacionar procesos como los fenómenos extremos, los incendios forestales o el aumento generalizado de temperaturas con el cambio climático.

Europa tiene compromisos de descarbonización de su economía, España acaba de presentar un informe de transición energética y, en principio, es inminente una ley de cambio climático que nos debería llevar a un escenario de menores emisiones. A pesar de todo ello, el sector energético e industrial ha aumentado en un 10% sus emisiones y las grandes empresas energéticas han emitido del orden de 10,5 millones más de toneladas de CO2 en 2017 que en 2016.

Las emisiones fijas representan tradicionalmente del orden del 40% del total de las emisiones totales, el restante 60% corresponde a fuentes de emisión difusas (transporte, hogares, servicios, agricultura y gestión de residuos).

Europa tiene un compromiso de descarbonización completa del sistema eléctrico para 2050 y la mayoría de los países europeos tienen un calendario de cierre de las plantas de carbón. Holanda acaba de confirmar el cierre de todas sus centrales se producirá en el 2030.

En el caso de España, el 1 de enero de 2019 se cerrarán las minas de carbón que no puedan subsistir sin ayudas públicas, según establece la Unión Europea, lo cual significa que cerrarán todas. Un año y medio después, el 1 de julio de 2020, no podrán operar las centrales térmicas que no hayan realizado las reformas necesarias para reducir sus emisiones contaminantes -dióxido de azufre, óxidos de nitrógeno y partículas-. Pero en el caso del CO2 no existe una solución viable económicamente, algo que, en principio condena la operación de las plantas de carbón.

Finalmente, señala el Observatorio, el documento para la transición energética con el horizonte de la descarbonización para 2050 que marca la UE no es suficientemente claro ni aporta suficientes argumentos para decidir sobre la necesidad del carbón y las nucleares en el mix en el próximo futuro.

 

2018-07-05T08:03:41+00:00 12 junio, 2018|