Las grandes ciudades prometen que todos sus edificios serán neutros en carbono en 2050

Londres, París, Copenhague, Estocolmo, Johannesburgo, Los Ángeles, Montreal, Nueva York, Sydney y Tokio, entre otras, han hecho la promesa y esperan que se sumen otras ciudades.

Los líderes de algunas de las ciudades más grandes del mundo se comprometieron recientemente a hacer que todos los edificios sean neutrales en carbono –sin emisiones de gases efecto invernadero- para 2050, asegurando que estos no contribuyan al cambio climático.

De Londres a Tokio, 19 alcaldesas y alcaldes dijeron que establecerían regulaciones que exijan que todas las edificaciones nuevas sean neutrales en carbono para 2030 y que todas las existentes alcancen el mismo objetivo para 2050.

«El cambio climático representa una amenaza existencial para la ciudad de Nueva York, y hacer que nuestros edificios sean más sostenibles y eficientes es una parte clave de la solución», dijo el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, en un comunicado.

Las casas, oficinas y otros edificios representan más de la mitad de todos los gases de calentamiento planetario emitidos por las áreas urbanas, según C40 Cities, una red de ciudades que impulsa la acción climática que guió el último compromiso.

En Londres, Los Ángeles y París, la proporción es tan alta como el 70 por ciento de todas las emisiones de efecto invernadero, agregó.

«París es hogar de algunos de los edificios más bellos e icónicos del mundo… reconocemos nuestra responsabilidad de garantizar que cada edificio, ya sea histórico o nuevo, ayude a lograr un futuro sostenible», declaró su alcaldesa, Anne Hidalgo.

Los expertos dijeron que el objetivo era factible, pero que más ciudades tendrían que hacer lo mismo si el mundo lograra los objetivos climáticos de París.

El Acuerdo de París de 2015 estableció el objetivo de limitar el aumento de las temperaturas superficiales mundiales a «muy por debajo» de 2 ° C por encima de los tiempos preindustriales, mientras «persigue los esfuerzos» para limitar las temperaturas ascendentes a 1.5 ° C.

Sin traspasar los costos a los futuros propietarios

«El mayor desafío es asegurar que los promotores eviten tomar atajos para ahorrar cantidades relativamente pequeñas en la construcción de hoy, pasando los costos de adaptación a los futuros propietarios», indicó Eric Lounsbury, director de la consultora ambiental Carbon Trust.

«Para alcanzar las ambiciones del Acuerdo de París, necesitaremos que todos los edificios tengan emisiones netas cero a mediados de este siglo», explicó a la Fundación Thomson Reuters.

¿Cómo es un edificio neutro en carbono?

Los edificios que son neutros en carbono son alimentados por fuentes renovables y consumen poca energía, generalmente utilizan luces LED, cuentan con aislamiento invernal y paneles solares en la azotea.

«Los edificios son un gran contribuyente a las emisiones de gases de efecto invernadero, por lo que para cumplir con las reducciones establecidas en el Acuerdo de París, es crítico que abordemos este problema», concluyó Helen Clarkson, directora de The Climate Group.

La promesa fue firmada por Londres, Copenhague, Johannesburgo, Los Ángeles, Montreal, Nueva York, Newburyport, París, Portland, San Francisco, San José, Santa Mónica, Estocolmo, Sydney, Tokio, Toronto, Tshwane, Vancouver y Washington DC.

 

Johannesburgo, por Lars Haefner.

Informe de Umberto Bacchi, de Thomson Reuters Foundation.
2019-03-04T17:54:25+01:00 28 agosto, 2018|