Europa pone límites a los monopolios energéticos

Las revisiones de la Directiva sobre el gas  acordadas esta semana limitan a los monopolios en su objetivo de controlar el suministro de energía, aunque incluyen excepciones introducidas por algunos países de la zona.

La Unión Europea llegó a un acuerdo el martes pasado respecto de las nuevas reglas que rigen los gasoductos de importación, incluido el planeado Nord Stream 2 de Rusia, pero agregó una laguna especial para asegurarse de que el proyecto respaldado por Alemania pueda seguir adelante.

El objetivo de la revisión de la Directiva de gas es garantizar que los principios de la legislación energética de la UE se apliquen a todas los conexiones de gas hacia y desde países terceros. Esto incluye reglas sobre acceso de terceros, regulación de tarifas, separación de propiedad –reduciendo el número de proveedores en situaciones de monopolio- y transparencia, explicó la Comisión Europea.

En definitiva, estas revisiones dificultarán a los Estados miembros y a terceros países, como Rusia, la realización de proyectos de gasoductos que socavan la solidaridad europea y suponen un riesgo para la seguridad, como Nord Stream 2.

Los partidos ecologistas consideraron este acuerdo un avance positivo, aunque criticaron las excepciones introducidas por los Estados miembros.

Imagen desde nord-stream2.com

Florent Marcellesi, eurodiputado de EQUO, ha explicado que “se trata de una revisión importante, ya que las normas del mercado interior del gas se aplicarán a todos los nuevos gasoductos que conecten el territorio europeo con terceros países. Entre ellos, el principio de la separación de la producción y la distribución del gas, que ha permitido romper los monopolios”.

No obstante, Marcellesi estima que las excepciones introducidas pueden reducir el impacto de la legislación. Con este fin, el proyecto de gasoducto NordStream 2 constituye una prueba en tamaño real. A pesar de su dependencia energética de Rusia, este proyecto, que perjudica directamente la seguridad de suministro de la UE, pero también la estabilidad regional, cuenta con el apoyo de Alemania″.

Cabe señalar que lo acordado por los representantes de la Comisión Europea, el Parlamento Europeo y los 28 estados miembros dará lugar a una nueva ley en los próximos meses. Los países de la UE tendrían entonces nueve meses para transponer a la legislación nacional.

Imagen de portada: pieza del gasoducto  Nord Stream en Finlandia, por Vuo.

 

2019-03-12T14:38:12+02:00 14 febrero, 2019|