La eliminación de PFCs en ropa repelente al agua de gran consumo

Ternua y GORE están inmersas en el proceso de eliminación de las sustancias químicas nocivas, utilizadas en los tratamientos de repelencia al agua de sus prendas, con el objetivo de ofrecer productos que protejan tanto al usuario como al medio ambiente. De esta manera se suman al movimiento que ya han hecho marcas outdoor más especializadas.

La empresa vasca Ternua, por ejemplo, destaca que, en su colección textil OI 1819, ha utilizado la membrana GORE-TEX® 2 Layer, con tratamiento PFCec Free DWR. Esto significa ofrecer prendas con las prestaciones técnicas del tejido GORE-TEX® y con las que el consumidor tiene por seguro que va a permanecer seco a la hora de realizar sus actividades en el exterior.

Por su parte, Gore ya ha declarado a principios de año sus objetivos medioambientales para 2020 con respecto al uso de sustancias químicas en los procesos de fabricación de sus productos. Entre ellos se encuentra la eliminación de los PFCs de sus productos de gran consumo.

Como explica el blog Deporte Sostenible, los PFCs son una familia de compuestos químicos que  debido a sus enlaces de carbono y flúor, tienen unas propiedades físicas peculiares. Son impermeables, antiadherentes e ignífugos. Estos enlaces químicos son tan estables que apenas resultan biodegradables, lo que los convierten en unos potentes y peligrosos contaminantes.

Con todo, Gore ha implantado un programa de innovación para eliminar los PFCs de los recubrimientos DWR (tratamientos repelentes al agua de forma duradera), así como de los procesos de fabricación de las membranas.

Entre 2020 y 2023

Sostiene Gore Fabrics que para 2020 eliminará los PFCs de los laminados del 85% de sus productos de gran consumo, que incluyen chaquetas, calzado, guantes y accesorios.

Además, entre 2021 y 2023, la empresa suprimirá los PFC del resto de los laminados de sus productos de gran consumo, sin que ello comprometa las prestaciones de los productos para el uso final previsto.

Tanto Ternua como GORE declaran “estar muy ilusionadas en encabezar un cambio importante en la industria textil outdoor, invirtiendo esfuerzos en desarrollar tejidos y productos que no utilicen PFC ambientalmente dañinos”.

Por su parte, en la presentación de la colección Ternua OI 1819 se explicó que el 94% de las prendas llevan la etiqueta commitment, que representa que han sido fabricadas con materiales reciclados, biodegradables naturales, con algodón orgánico o con materiales certificados Bluesign. El 45% de las prendas de OI 1819 están elaboradas con materiales reciclados, entre ellos, lana, moquetas, redes de pesca, algodón, botellas de plástico PET, pluma o posos de café.

 

2018-02-01T20:33:20+02:00 22 febrero, 2018|