Las emisiones de una intensa carretera española

Con una radical dependencia de los combustibles fósiles, importados y emisores de CO2, la economía española presenta una mayor intensidad en el transporte de mercancías en relación al PIB, en el contexto europeo.

El transporte en España consume el 39,4% de la energía final en el país. Esta cifra es superior en ocho puntos al consumo de energía final de dicho sector en la Unión Europea. Según analiza el informe del Observatorio del Transporte y la Logística en España (OTLE) la magnitud de esta diferencia se explica, entre otras razones, por un reparto modal que recae más sobre la carretera, un modo más intensivo en consumo de energía final. Un tipo de transporte, por lo demás, altamente dependiente de los combustibles fósiles y sus emisiones.

INTENSIDAD TRANSPORTE MERCANCIAS PIBEl transporte contribuye con casi el 6% del PIB (un punto más que la media de la UE). Sin embargo, la economía española necesita movilizar más toneladas y recorrer más kilómetros para generar la misma riqueza que sus socios europeos. Como indica el gráfico anterior, la intensidad del transporte de mercancías en relación al PIB –que mide las toneladas/kilómetros que se requieren para generar 1.000 euros- es mayor en España, frente al promedio de la UE y otros estados miembros.

Combustibles usados por modos de transporte

El sector de transportes generó el 27,5% de las emisiones GEI (año 2012), superando a la cuota del 23,7% de las emisiones de este sector en la UE.  El hecho es que el 97% de la energía consumida por este sector son combustibles fósiles. Sostiene el Observatorio de la Sostenibilidad que la carretera es el modo que más demanda, con el 90% del gasto energético de todos los transportes. Le sigue el ferrocarril, con un 5% y el aéreo con un 4%.

EMISIONES GEI POR SECTORES

El transporte es considerado como sector difuso, por lo tanto no está incluido en el Mercado de Derechos de Emisión (ETS). Es por eso que el OS no es optimista en la corrección en términos de emisiones de gases GEI y de desarrollo sostenible como señaló en su último informe.  Algunas voces señalan la necesidad de que España disponga de una Ley de Financiación de Transporte Público o que se alinee con la Estrategia europea sobre combustibles limpios si quiere conseguir sus objetivos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero de fuentes difusas.

Cabe recordar que España asumió el compromiso de reducir sus emisiones difusas – que incluyen transporte, agricultura, edificios y gestión de residuos- en un 10% para el año 2020, con 2005 como año base. Además, de acuerdo con la última propuesta de la Comisión Europea, la reducción de las emisiones que no están adscritas al ETS para el año 2030 en el caso de España tendría que alcanzar el 26%.

Consumo de Energía Sector Transporte

 

 

Ecopost, información útil para una economía sostenible.
2017-09-07T09:31:01+02:00 31 agosto, 2016|