La alta exposición de las aseguradoras al riesgo climático

La gran mayoría de las principales compañías aseguradoras no está tomando ninguna medida para hacer frente al cambio climático, incluyendo las más elementales en su negocio: la gestión del riesgo y  las inversiones en la descarbonización de la economía.

Desde el proyecto de evaluación de riesgo climático, AODP, calculan que puede haber más de 4,2 billones de dólares en activos de las aseguradoras expuestos en Europa, América y Asia-Pacífico. La industria de seguros, que gestiona un tercio de los activos mundiales, al no proteger sus inversiones está poniendo en peligro su capacidad a largo plazo para cubrir las demandas futuras. Si no se actúa frente a la amenaza climática, se puede producir un fallo sistémico de la economía, sostiene la entidad en la publicación de su último índice.

inversiones en bajo carbono

Inversión en economía baja en carbono, principales activos.

El cambio climático representa una doble amenaza para la industria de seguros, advierte Asset Owners Disclosure Project (AODP), en la presentación de su índice del riesgo climático. Estas compañías se enfrentan a los crecientes costos de las reclamaciones por los impactos físicos del cambio climático y eventos tales como la interrupción de las cadenas globales de suministro. Al mismo tiempo, las carteras de inversión de las aseguradoras, que permiten hacer frente a las reclamaciones están expuestas a los riesgos climáticos en la transición hacia la economía baja en carbono.

El índice climático anual de AODP clasifica a los 500 mayores propietarios de activos del mundo en su éxito en la gestión del riesgo climático en sus carteras, con el rango de AAA a D, mientras que los “rezagados” que no toman medidas están clasificados con la X. Éste revela que, como grupo, las mayores aseguradoras del mundo están haciendo caso omiso de las advertencias sobre el riesgo climático y están a la zaga de los fondos de pensiones en las tres capacidades necesarias para proteger sus carteras: la gestión de riesgos, el compromiso y la inversión en bajo carbono.

A la zaga de los fondos de pensiones

Las aseguradoras están muy por detrás de los fondos de pensiones en la protección de sus carteras de riesgo climático. Sólo una de cada ocho está tomando medidas concretas en comparación con uno de cada cuatro fondos de pensiones.

El informe especial publicado por AODP se centra en 116 aseguradoras con $ 15,3 billones de dólares en inversiones y compara su rendimiento con 324 fondos de pensiones, que cuentan con $ 15,9 billones de dólares. Estos dos grupos representan más del 80% de los $ 38 billones de dólares de activos cubiertos por el índice.

aseguradoras TOP indice clima AODP

Las aseguradoras mejor posicionadas en el índice de riesgo climático de AODP.

El índice identifica a 31 propietarios de activos que son líderes en la gestión del riesgo climático, con la calificación A +. Éste incluye 26 fondos de pensiones, pero sólo una compañía de seguros, Aviva. Al otro lado del Índice de sólo 14 aseguradoras, uno de cada ocho, están tomando medidas concretas para gestionar el riesgo climático en sus carteras, clasificar C +, en comparación con uno de cada cuatro fondos de pensiones.

Las grandes compañías de seguros hacen una peor y más rezagada gestión de riesgos frente a los fondos de pensiones, lo que debería ser su capacidad de base. Si bien pueden estar considerando los efectos del cambio climático en sus pasivos, la gran mayoría de las aseguradoras están pasando por alto el impacto de la transición hacia una descarbonización en su cartera de inversiones. Sólo el 1% consideran los riesgos de sus activos de transición, en comparación con el 6% de los fondos de pensiones.

También se percibe un desempeño inferior en el compromiso. Sólo el 8% de las aseguradoras cuenta con personal dedicado a la integración del riesgo climático en el proceso de inversión, la mitad que los fondos de pensiones.

Las inversiones de bajo carbono de las aseguradoras llegan al 0,8%

Sólo $ 30 mil millones de dólares de activos de seguros en el índice están en inversiones de bajo carbono en comparación con los $ 93 mil millones de activos de pensiones. Entre los propietarios de activos que dan a conocer las inversiones de bajo carbono, en promedio, las carteras de seguros representan sólo el 0,8%, frente al 3,5% de las carteras de fondos de pensiones.

Mark Carney, gobernador del Banco de Inglaterra y presidente del Financial Stability Board (FSB), ha advertido que los inversores se enfrentan “potencialmente a enormes” pérdidas debido a una posible acción climática que podría dejar a las grandes reservas de combustibles fósiles como activos sin valor.

El límite de dos grados como oportunidad

El compromiso global para limitar el cambio climático a dos grados también presenta nuevas oportunidades a los dueños de activos. En el discurso del gobernador Carney observó que “la financiación de la descarbonización de nuestra economía es una gran oportunidad para las aseguradoras como inversores a largo plazo.”

Los grupos aseguradores están expuestos a un riesgo adicional, ya que generalmente su asignación de activos está mucho más concentrada en renta fija que los fondos de pensiones. Esto les deja expuestos a la capacidad climática de las agencias de calificación, que sólo están empezando a volver a evaluar este riesgo. Tal exposición puede tener importantes consecuencias para todo el sistema financiero identificados por el FSB después de la crisis de las hipotecas sub-prime. La falta de diversificación de clases de activos de las aseguradoras también significa que el compromiso de empresa se limita al mínimo, aunque su riesgo directo se mantiene a través del riesgo de bonos corporativos.

Activos en riesgo

El índice también revela grandes diferencias entre los mercados regionales. Las aseguradoras europeas superan a las de América y Asia-Pacífico en cuanto a la gestión de riesgos, la inversión de bajo carbono y el compromiso, y constituyen 11 de las 14 aseguradoras que toman medidas concretas sobre el cambio climático. Sin embargo, una cuarta parte de las aseguradoras europeas no están haciendo nada con $ 730 mil millones completamente desprotegidos, el 10% de los activos de seguros regionales.

En América, tres de cada cinco compañías de seguros (61%) no están tomando ninguna acción sobre el cambio climático poniendo $ 954 mil millones en riesgo, casi un tercio (32%) de los activos regionales del sector.

En Asia-Pacífico cerca de la mitad del mercado (44%) no realiza ninguna acción, poniendo $ 2,5 billones en riesgo, más de la mitad de los activos regionales (52%).

La mayoría de los propietarios de activos sólo están empezando a enfrentarse con las enormes implicaciones del cambio climático para sus inversiones y ahora es necesario adoptar medidas en todos los ámbitos, pero no puede haber excusa para las mayores aseguradoras del mundo que se quedan más atrás que los fondos de pensiones. Al no proteger sus inversiones, están poniendo en peligro su capacidad a largo plazo para cubrir las demandas futuras y colocando la seguridad de millones de clientes en riesgo.

Peligro de fallo sistémico si no toman medidas

Las aseguradoras gestionan un tercio de la inversión de capital del mundo, por lo que sus acciones pueden tener un profundo impacto en la economía mundial. Mientras algunas aseguradoras no tomen medidas sobre el riesgo climático, existe el peligro de un fallo sistémico que podría tener efectos catastróficos sobre la economía en general. Por el contrario, invirtiendo sólo una fracción de su cartera en activos de bajo contenido de carbono, las aseguradoras podrían desempeñar un papel clave en la transición hacia una economía baja en carbono y en la batalla contra el cambio climático.

La Cumbre del Clima de París marcó el final de la era de los combustibles fósiles mediante la promesa de limitar el calentamiento a un máximo de dos grados. La industria de seguros ahora necesita despertar a los riesgos reales del cambio climático, tomar medidas urgentes para proteger a sus miles de millones de dólares de inversiones. Al hacer esto, ayuda financieramente a una suave transición hacia una economía baja en carbono.

Aseguradoras rezagadas en índice climático

Aseguradoras rezagadas en el índice de riesgo climático de AODP

Informa AODP que sólo 14 de las 116 compañías de seguros en el índice están tomando medidas concretas para reducir el riesgo climático de la cartera, con una calificación de C +. Representan $ 3,8 billones de dólares, una cuarta parte de los activos de seguros indexados.

Aviva, con calificación A, es la única aseguradora presente en el grupo de líderes mundiales, a la cabeza en el riesgo climático. Allianz, anteriormente en este grupo, se ha deslizado a una calificación B.

Las empresas europeas dominan la lista de las aseguradoras que toman más medidas sobre el riesgo climático, lo que representa 11 de las 14 empresas. Entre ellos hay dos miembros de ClimateWise, una iniciativa global de la industria que ha trabajado para aumentar la conciencia de los riesgos del cambio climático y promover la acción.

El grupo más grande de las aseguradoras tiene una clasificación D – 54 empresas con $ 7,5 billones. Este grupo reconoce el riesgo climático, pero sólo están tomando pequeños pasos para su gestión.

Casi tantos como las rezagadas – 48 empresas con $ 4,2 billón – no están tomando ninguna medida para proteger sus carteras. Las 10 más grandes empresas rezagadas administran $ 2,9 billones de dólares, y en su mayoría basan sus operaciones en Asia.

El riesgo climático es ahora un tema transversal para los inversores institucionales. El FSB ha establecido un grupo de trabajo presidido por el ex alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, que hará recomendaciones al G20 sobre cómo los propietarios de activos, las empresas en las que invierten y los intermediarios financieros deben informar el impacto potencial del cambio climático en su resultado final.

 

Ecopost, información útil para una economía sostenible.
2017-09-07T09:31:14+00:00 25 agosto, 2016|