Una herramienta online fue presentada la semana pasada en la Bolsa de Londres por grandes inversionistas, para medir la influencia de la transición hacia una economía baja en carbono en sus portafolios. Actualmente, la iniciativa ofrece la evaluación de la gestión de las emisiones de gases de efecto invernadero de 40 compañías internacionales, pertenecientes a los sectores de electricidad, petróleo y gas. Iberdrola es la única empresa española en este grupo.

Trece grandes inversionistas internacionales y cinco gestoras de carteras, que suman más de 2 billones de libras esterlinas en activos, presentaron recientemente en la Bolsa de Londres la “Transition Pathway Initiative” (TPI), cuyo objetivo es entender cómo va a influir en sus inversiones la transición hacia una economía baja en emisiones de carbono.

A través de una herramienta online, pública y transparente, la TPI evaluará el posicionamiento de compañías del sector privado en su proceso de descarbonización. En su lanzamiento se presentaron análisis preliminares sobre productos de inversión relacionados con el petróleo, el gas y la electricidad. En los próximos meses se evaluará cómo otros sectores y compañías específicas están gestionando su desempeño en este ámbito.

transición a la descarbonizacion

De momento, la herramienta ofrece la evaluación de la calidad de la gestión de las emisiones de gases de efecto invernadero de 40 compañías. La calidad se mide en cinco niveles:

  • Nivel 0: Inconsciente.
  • Nivel 1: Consciente.
  • Nivel 2: Creación de capacidad.
  • Nivel 3: Gestión integrada en la toma de decisiones operativas.
  • Nivel 4: Evaluación estratégica.

Actualmente, la única compañía española evaluada es Iberdrola, dentro del sector eléctrico y que aparece en el nivel 4. La TPI ofrece el informe de su gestión de emisiones de gases de efecto invernadero.

economia baja en carbono empresas

Las evaluaciones preliminares ya han puesto de relieve las principales conclusiones, entre ellas:

  1. Casi todas las empresas evaluadas están al menos reconociendo el cambio climático como una cuestión comercial (39 de 40). Sin embargo, pocas empresas están a nivel de evaluación estratégica (nivel 4), lo que significa que la mayoría puede mejorar.
  2. Las empresas de servicios públicos de electricidad están ligeramente más avanzadas que los productores de petróleo y gas.
  3. La empresa típica está en el nivel 2, de fortalecimiento de capacidades (15 de 40), lo que significa que reconoce explícitamente el cambio climático como una cuestión importante para el negocio, tiene un compromiso político con la acción, ha fijado alguna forma de energía o un objetivo de emisiones de gases de efecto invernadero, y divulga sus emisiones operacionales de GEI.
  4. La mayoría de las empresas también supervisan la política de cambio climático (nivel 3; 28/40), e incorporan las cuestiones ESG en la remuneración de los ejecutivos (en el nivel 4; 34/40).
  5. Dentro de los factores más comunes que obstaculizan el progreso están no establecer objetivos cuantitativos para reducir las emisiones operativas de gases de efecto invernadero (26/40 no lo han hecho) y no haber verificado datos de emisiones operacionales (22/40).

La TPI está liderada por los gestores de las inversiones de la Iglesia de Inglaterra (Church of England’s National Investing Bodies) y el Fondo de pensiones de la agencia ambiental, en colaboración con el Instituto Grantham de Investigación sobre Cambio Climático y Medio Ambiente de la London School of Economics. Por su parte, FTSE Russell es el proveedor de los datos en los que se basa la herramienta.

Adam Matthews, copresidente de la iniciativa y uno de los responsables de la junta del fondo de pensiones de la Iglesia de Inglaterra, señaló que “la TPI es un punto de inflexión para el mercado. Con ella se identificará a las compañías preparadas para la transición hacia una economía baja en carbono y a aquellas más expuestas a riesgos. No hay duda de que los accionistas están considerando seriamente estos riesgos y de que en los próximos años este será un tema importante que discutiremos con las empresas”.

Patricia Espinosa, Secretaria Ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) indicó que “esta iniciativa hace posible la adecuación de las inversiones globales con la urgencia de alcanzar los objetivos, metas y aspiraciones del Acuerdo de París”.

 

Ecopost, información útil para una economía sostenible.