Hasta el 12 de abril se puede visitar esta exposición en Civican, en la capital navarra, que da a conocer soluciones innovadoras, económicas y adaptadas a las condiciones de los países en desarrollo, contribuyendo a mejorar significativamente la vida de las personas más vulnerables.

La muestra quiere demostrar el enorme potencial social que se obtiene uniendo creatividad y solidaridad, y animar a los visitantes a desarrollar su inventiva para resolver problemas básicos y prioritarios de las personas que viven en situación de vulnerabilidad.

Para ello, la exposición de la Obra Social La Caixa reúne un total de 14 prototipos que, a través de la cooperación al desarrollo, han permitido mejorar la calidad de vida de miles de personas desfavorecidas de África, Asia y Latinoamérica. De cada ingenio, la muestra explica, a través de textos y vídeos, la curiosa historia de sus inventores y la dura realidad que viven sus beneficiarios.

La Bicimáquina, la incubadora Embrace, la Nevera del Desierto y la Silla de Ruedas Mekong son algunos de estos artefactos que ya resultan imprescindibles para miles de personas, y que reúnen unas características comunes.

Desde el blog La Cuarta R explican algunos de estos ingenios:

El tambor digital en Uganda.

Por ejemplo, el tambor digital (digital drum), fue diseñado por UNICEF Uganda. Es una plataforma realizada con dos bidones de metal reciclados y soldados entre sí. Consta de dos ordenadores portátiles, teclados resistentes al agua y paneles solares, además de conexión a Internet. No necesita energía eléctrica para funcionar y a través de estos dispositivos se puede acceder a información sobre salud, educación, capacitación laboral, entre otros.

botella solar

La botella solar.

En este caso, una joven se aprovecha de la luz que refleja una botella de plástico llena de agua para alumbrar su casa. Se trata de la botella solar, diseñada por estudiantes del Instituto Tecnológico de Massachusetts y distribuida por el filipino Illac Díaz a través de la Fundación My Shelter. Este elemento se coloca en un agujero en el techo de chabolas sin ventanas ni acceso a la luz eléctrica y proyecta la luz del sol hacia el interior. Lo curioso del sencillo invento es que ilumina como una bombilla de 60 vatios.

nevera del desierto

La nevera del desierto de Mohammed Bah Abbade.

La nevera del desierto es otro invento. Está diseñada por el profesor nigeriano Mohammed Bah Abba y se fabrica con dos ollas de arcilla de diferente tamaño para conseguir que encaje una dentro de la otra. El espacio entre ambas se rellena con arena mojada y cuando el calor exterior calienta el recipiente provoca la evaporación del agua lo que a su vez causa el enfriamiento de la cámara interior que finalmente permite conservar los alimentos frescos durante semanas. Reduce el desperdicio de alimentos y evita las enfermedades debidas al consumo de comida en mal estado. Se puede fabricar por poco más de un euro y se estima que en la actualidad más de 500.000 personas del norte y centro de África se benefician de su utilidad.

bicimaquina

Una bicimáquina de la organización PEDAL.

Las bicimáquinas se construyen con bicicletas recicladas y sirven para facilitar energía a aquellos lugares donde no hay acceso a la electricidad. Se estima que en esta situación están más de 1.500 millones de personas en el mundo. Su utilidad y valor están en el hecho de que a través del pedaleo se puede hacer funcionar pequeños electrodomésticos o aparatos que faciliten las labores cotidianas en el trabajo o en el hogar: lavadoras, bombas de agua, etcétera. Sus creadores son indígenas mayas con la ayuda de la organización canadiense PEDAL.

 

Ecopost, información útil para una economía sostenible.