Informe ODS: la comunidad global está muy lejos de cumplir con los objetivos del Acuerdo de París

El comisario de Economía de la Unión Europea, Paolo Gentiloni, ha hecho una valoración de la actuación de la UE respecto de los ODS, que está recogida en el informe 2020 publicado recientemente por Bruselas. Sobre el objetivo 13, que enmarca la Acción por el clima, declaró que se han realizado progresos en algunas áreas mientras todavía hay desafíos. La UE ya ha alcanzado su objetivo de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero del 20% para 2020. Si seguimos este camino, y las medidas planificadas contenidas en los planes nacionales de energía y clima, se prevé que cumplamos nuestro objetivo de gases de efecto invernadero para 2030.

El informe revela que a pesar de estos esfuerzos, los países de la UE se enfrentan cada vez más a los impactos del cambio climático global. La temperatura de la superficie en Europa entre 2009 y 2018 ya estaba 1,6 ° C por encima de los tiempos preindustriales, un aumento de 0,2 ° C en la década anterior.

Interdependencia e integración económica, social y ambiental

“Estamos viviendo en tiempos difíciles. Quizás esta crisis nos ha demostrado más que nunca la importancia de la interdependencia y la necesidad de vincular nuestros esfuerzos económicos, sociales y ambientales. Esto es exactamente lo que pretende lograr la Agenda 2030”, señala el comisario.

Según Gentiloni “el Acuerdo Verde Europeo deja en claro nuestra ambición de construir una economía moderna, competitiva y eficiente en el uso de recursos donde los desafíos climáticos y ambientales se aborden y se conviertan en oportunidades, al tiempo que la transición sea justa e inclusiva para todos. Esta ambición se encuentra en el corazón de nuestro plan de recuperación”.

Avances

Cabe señalar que el informe refiere al camino recorrido antes de la crisis sanitaria por la COVID19. Así por ejemplo reseña que la mayor parte del progreso se logró en el objetivo 16: Paz, justicia e instituciones fuertes. “La vida en la UE se ha vuelto más segura, ya que las muertes por homicidio o asalto han disminuido y cada vez menos europeos denuncian delitos, violencia y vandalismo en su área”, sostiene el representante de la CE.

“También hemos progresado considerablemente hacia el objetivo 1:  No pobreza y el objetivo 3 Buena salud y bienestar, seguido del objetivo 2, Hambre cero y el objetivo 8, Trabajo decente y crecimiento económico.

Desde 2013, la UE ha logrado reducir el número de personas en riesgo de pobreza o exclusión social en 12,5 millones. En particular, menos personas enfrentaron problemas relacionados con sus condiciones de vida, como hacinamiento o falta de instalaciones sanitarias.

El PIB real per cápita ha aumentado considerablemente en los últimos cinco años; la tasa de empleo aumentó del 68% al 73%; y el desempleo a largo plazo disminuyó de 5.5% a 2.8% entre 2014 y 2019.

Paralelamente, la producción agrícola en la UE se ha vuelto más sostenible: la agricultura orgánica está en aumento en toda la UE y su participación en el área agrícola total creció del 5,9% en 2013 al 8% en 2018.

Estos desarrollos positivos en los últimos cinco años son, por supuesto, muy desafiados ahora. Gracias a estos esfuerzos, la UE está en una mejor posición para enfrentar la actual crisis económica y de salud. Vamos a necesitar colectivamente sociedades más sostenibles y resistentes. Esta es una lección de los últimos meses. El progreso logrado hasta ahora es importante, pero solo un punto de partida.

Progreso moderado

De acuerdo con el informe la UE realizó progresos moderados en ocho ODS en los últimos cinco años: ‘Ciudades y comunidades sostenibles’, ‘Educación de calidad’, ‘Asociación para los objetivos’, ‘Consumo y producción responsables’, ‘Energía limpia y asequible’, ‘Reducido desigualdades ‘,’ Vida en la tierra ” Industria, innovación e infraestructura ‘.

Retroceso en igualdad de género

En lo que respecta al objetivo 5, «Igualdad de género», evaluado como igualdad entre hombres y mujeres, lamentablemente la UE se ha alejado de los objetivos de desarrollo sostenible. Las mujeres aún tienen menos probabilidades de ser empleadas que los hombres. Las responsabilidades de cuidado son la razón principal por la cual las mujeres no son parte de la fuerza laboral.

Al mismo tiempo, los hombres continúan rezagándose con respecto a las mujeres en relación con el abandono escolar prematuro y la educación superior.

Aunque, destaca el comisario “es alentador ver el progreso en la representación femenina en los parlamentos nacionales, desde un poco más del 20% en el cambio de milenio hasta el 32,1% el año pasado, pero claramente todavía hay un largo camino por recorrer”.

El urgente Objetivo 13

La principal conclusión del informe es que hay que tomar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus impactos.

El año 2019 fue el segundo más cálido registrado y el final de la década más cálida (2010-2019). Además, con una temperatura promedio global de 1,1 ° C por encima de los niveles preindustriales estimados, la comunidad global está muy lejos de cumplir con los objetivos de 1,5 ° C o 2 ° C establecidos en el Acuerdo de París.

Aunque se proyecta que las emisiones de gases de efecto invernadero caigan un 6% en 2020 y la calidad del aire haya mejorado debido a las prohibiciones de viaje y la desaceleración económica resultante de la pandemia de COVID-19, esta mejora es solo temporal. Los gobiernos y las empresas deben utilizar las lecciones aprendidas para acelerar las transiciones necesarias para lograr el Acuerdo de París, redefinir la relación con el medio ambiente y realizar cambios sistémicos y cambios transformadores a las economías y sociedades con bajas emisiones de GEI y resistentes al clima.

Señala el informe que un total de 85 países han informado que tienen una estrategia nacional de reducción del riesgo de desastres (RRD) alineada con el Marco de Sendai en cierta medida, desde su adopción en 2015. En 2018, 55 países informaron que al menos algunos de sus gobiernos locales tienen un gobierno local. RRD, que tiene como objetivo contribuir al desarrollo sostenible y fortalecer la salud socioeconómica y la resiliencia ambiental enfocándose en la erradicación de la pobreza, la resiliencia urbana y la adaptación al cambio climático.

Asimismo, sostiene que al 31 de marzo de 2020, 186 Partes (185 países más la Unión Europea) habían comunicado su primera contribución determinada a nivel nacional (NDC) y varias Partes habían comunicado su segunda NDC actualizada o actualizada a la CMNUCC. Se solicitó a las Partes que actualicen las NDC existentes o comuniquen otras nuevas para 2020, lo que brinda una valiosa oportunidad para que las Partes aumenten su nivel de ambición en la acción climática.

En 2019, al menos 120 de 153 países en desarrollo habían emprendido actividades para formular e implementar planes nacionales de adaptación (PNA), un aumento de 29 países en comparación con 2018. Los planes ayudarán a los países a alcanzar el objetivo global de adaptación en virtud del Acuerdo de París.

En cuanto la financiación climática mundial, ésta experimentó un aumento del 17% entre 2013–2014 (US$ 584 mil millones) a 2015–2016 (US$ 681 mil millones). Los altos niveles de nueva inversión privada en energía renovable explican el crecimiento acelerado y representan el segmento más grande del total global.

Si bien estos flujos financieros son considerables, son relativamente pequeños en relación con la escala de inversión anual necesaria para una transición resistente al clima con bajas emisiones de carbono. Además, las inversiones en actividades climáticas rastreadas en todos los sectores todavía fueron superadas por las relacionadas con los combustibles fósiles solo en el sector energético (US$ 781 mil millones en 2016).

 

2020-06-26T17:22:23+02:00 22 junio, 2020|