Las finanzas en la adaptación climática de las ciudades europeas

La Agencia Europea del Medio Ambiente (AEMA) destaca en un informe 11 casos de ciudades europeas que han solucionado la financiación de las medidas de adaptación al cambio climático. Se trata de ejemplos que provienen de Bilbao, Amsterdam, Malmö, Bolonia, Bratislava, Lisboa, Hamburgo, París o Copenhague.

A pesar de los retos presupuestarios, las ciudades y pueblos de toda Europa están tomando medidas para poner en marcha medidas que les ayuden a adaptarse a los impactos del cambio climático. Un nuevo informe de la AEMA destaca las mejores prácticas en Europa con medidas que van desde los techos verdes, que mejoran la retención de agua y proporcionan refrigeración y aislamiento térmico, hasta la expansión de parques urbanos para ayudar a aliviar los efectos negativos del calentamiento global.

El informe denominado “Financiación de la adaptación urbana al cambio climático”, examina más de cerca las opciones de financiación innovadoras que se utilizan actualmente, como los bonos verdes y el crowdfunding, junto con los canales tradicionales de financiación.

Los estudios de caso describen varios proyectos que ayudan a las ciudades a protegerse mejor de los daños causados ​​por fenómenos meteorológicos extremos. Las medidas de infraestructura verde con múltiples beneficios, como la conservación de la naturaleza, recreación y calidad de vida, están recibiendo mayor atención. La demostración de múltiples beneficios de estas medidas puede aumentar las posibilidades de obtener fondos.

La publicación pretende servir como un recurso para los proveedores de financiamiento de la adaptación y los desarrolladores de proyectos de organismos públicos internacionales, nacionales o regionales e instituciones privadas. También incluye un anexo que ofrece una visión general de las opciones de financiación a nivel europeo disponibles para los municipios.

Opciones de financiamiento innovadoras

Los costes necesarios para adaptar las ciudades a los efectos del cambio climático varían, pero pueden llegar a millones de euros. La falta de financiación ha sido citada por los alcaldes, los administradores de la ciudad y los planificadores como una de las principales razones de la lenta absorción de la adaptación. Los fondos públicos para las medidas de adaptación pueden ser difíciles de encontrar como consecuencia de otras prioridades presupuestarias. Al mismo tiempo, muchas ciudades y ciudades europeas se enfrentan a importantes necesidades de inversión para reemplazar la antigua infraestructura de servicios básicos (como los sistemas de alcantarillado), edificios y transporte durante la próxima década. La integración de los requisitos de adaptación al clima en tales inversiones ahorraría dinero a largo plazo, sostiene el informe.

Los casos

Hamburgo

El programa de incentivos financieros ha permitido ejecutar la Estrategia de Tejados Verdes de Hamburgo. Se trata de una subvención para la implantación de tejados verdes, derivado de un fondo gestionado por un banco de inversión y desarrollo local. Se han realizado campañas de sensibilización para el cambio de comportamiento; incentivos económicos para construir tejados verdes; diseño urbano y de edificios sensible al agua y espacios verdes en las zonas urbanas.

Hamburgo

Hamburgo, imagen ©Treibhaus Landschaftsarchitektur y Mathias Friedel.

Lisboa

La capital portuguesa ha combinado la inversión privada y un préstamo del BEI para hacer frente a la escasez de agua en la urbe. Se ha emprendido un sistema de detección de fugas, con el ajuste de la infraestructura de agua para reducir las fugas, se han adaptado los planes de sequía y conservación del agua y se han realizado limitaciones de agua y recortes de consumo.

Lisboa

Lisboa, ©EPAL

Bilbao

La capital vizcaína ha usado la colaboración público-privada para crear un nuevo distrito a prueba de inundaciones. El acuerdo de asociación es gestionado por una comisión que financia directamente la apertura de un canal de agua; la elevación del nivel del suelo de los edificios; el establecimiento de espacios verdes y el suministro de tanques de aguas pluviales.

Bilbao

Bilbao ©Comisión Gestora de Zorrotzaurre.

París

Gracias a la emisión de bonos climáticos, París ha realizado una serie de acciones de adaptación. Con este instrumento, gestionado por instituciones financieras independientes se están construyendo espacios verdes en áreas urbanas, se ha facilitado la plantación de 20.000 árboles y se han establecido 30 hectáreas de nuevos parques para 2020.

Paris

París ©Marie Gantois.

Gante

Este municipio belga ha creado una plataforma de crowdfunding para la realización de proyectos de adaptación al cambio climático, que ha permitido la financiación directa y subvenciones. Es el resultado de una asociación público-privada gestionada por una comisión. Son medidas orientadas a la agricultura urbana y fachadas verdes de jardín.

Gante

Gante ©Annamarie Rizzello.

Amsterdam

Vrijburcht es un quarter de la capital holandesa que ha puesto en marcha un jardín colectivo protegido contra el cambio climático. Lo ha hecho con financiación directa y un préstamo. Además del jardín, han construido depósitos de agua de lluvia y se ha realizado un diseño urbano y de edificios sensibles al agua.

Amsterdam

Amsterdam ©DigiDaan.

Boloña

La ciudad italiana ha creado GAIA (Green Area Inner-city Agreement) para financiar la plantación de árboles que ha tenido financiación directa por medidas que compensen las emisiones de gases de efecto invernadero y, como cobeneficio, la adaptación. Los fondos provienen del esquema de compensación de emisiones de gases de efecto invernadero y el mecanismo de financiación LIFE de la UE. Se han creado espacios verdes en zonas urbanas y se han plantado árboles.

Bolonia

Boloña ©City of Bologna.

Copenhague

La gestión de las fuertes lluvias y aguas pluviales en Copenhague se ha podido realizar gracias a la financiación directa del presupuesto municipal y de inversiones privadas. Se han tomado medidas de gestión de escorrentía de aguas pluviales y zonas de detención para almacenar grandes volúmenes hídricos.

Copenhague

Copenhague ©EVM Landskab.

Malmö

Una mezcla de financiación pública y privada le ha permitido adaptar el nuevo distrito portuario a la ciudad sueca de Malmö. Se ha usado financiación directa para realizar las medidas de adaptación, gracias a la asociación de las partes interesadas; con apoyo de mecanismos de financiación nacionales y europeos. Se han implementado techos verdes, espacios verdes y medidas de gestión de las aguas pluviales.

Malmo

Malmö ©City of Malmö, Eva Klamméus.

Bratislava

La capital eslovaca ha utilizado subvenciones del Espacio Económico Europeo y de Noruega para la aplicación de medidas de adaptación al cambio climático, realizando una financiación directa y la cofinanciación de actuaciones, que también apoyan a pequeños proyectos. Con ello se ha aumentado la infraestructura verde, la plantación de árboles, los techos verdes y las instalaciones de retención de agua de lluvia.

Bratislava

Bratislava ©Nové Mesto.

Smolyan

Este municipio búlgaro ha obtenido fondos europeos de desarrollo regional (FEDER) para las medidas de protección contra las inundaciones, con financiación directa y cofinanciación. Gracias a esta gestión de costos se ha ampliado y limpiado el cauce del río, se han reconstruido y modernizado los muros de contención existentes así como se han edificado nuevos muros de protección contra inundaciones.

Smolyan

Smolyan ©Municipality of Smolyan.

 

Resumen de medidas de adaptación contra el cambio climático.

 

Informe: Financiación de la adaptación urbana al cambio climática de la AEMA.

 

Ecopost, información útil para una economía sostenible.

 

2019-03-04T17:49:22+01:00 21 mayo, 2017|