España y cincuenta más: líderes en estrés hídrico

Un reciente informe internacional advierte que la agricultura es el sector que más consume, de lejos, con el 69% de las extracciones de agua dulce en el mundo.

De acuerdo con la ONU, en 2018 más de 2.000 millones de personas viven en países que experimentan altos niveles de estrés hídrico. Estimaciones recientes muestran que 31 países sufren un estrés hídrico de entre el 25% (considerado como el umbral mínimo de estrés hídrico) y el 70%. España se encuentra en este grupo. Le acompañan Italia, Bélgica, Alemania, Polonia y Bulgaria en la UE. Por su parte, otros 22 países están por encima del 70%, y por lo tanto en condiciones de estrés hídrico grave.

El creciente estrés hídrico indica un uso sustancial de los recursos hídricos, con mayores impactos en la sostenibilidad del recurso y un potencial creciente de conflictos entre los usuarios. Se ha estimado que aproximadamente 4.000 millones de personas, casi dos terceras partes de la población mundial, padecen una grave escasez de agua durante al menos un mes al año.

Demanda del agua aumenta en 1% anual entre 1980 y 2050

Afirma AQUASTAT que el uso del agua ha ido aumentando en todo el mundo al ritmo de un 1% al año desde la década de los 80 del siglo pasado. Se espera que la demanda mundial de agua siga aumentando a un ritmo parecido hasta 2050, lo que supone un incremento del 20% al 30% por encima del nivel actual de uso del agua. Este aumento constante se ha debido principalmente a la demanda creciente en los países en desarrollo y las economías emergentes.

Sin embargo, el uso de agua per cápita en la mayor parte de dichos países sigue estando muy por debajo del uso de agua en los países desarrollados. Simplemente se están poniendo al día.

La agricultura (incluyendo el riego, la ganadería y la acuicultura) es, con mucho, el mayor consumidor de agua, ya que representa el 69% de las extracciones anuales de agua a nivel mundial. La industria (incluida la producción de energía) representa el 19%, y los hogares el 12%.

Si bien las proyecciones específicas pueden variar un poco, es probable que la parte correspondiente a la agricultura en el uso total del agua disminuya en comparación con otros sectores, pero seguirá siendo el mayor usuario en general en las próximas décadas, tanto en lo que a extracción de agua como al consumo de la misma se refiere.

Aproximadamente el 80% de las tierras cultivables de todo el mundo son de secano, y el 60% de los alimentos del mundo se producen en tierras de secano. Estudios en diferentes partes del mundo muestran que el riego suplementario de los terrenos agrícolas de secano duplica o incluso triplica el rendimiento por hectárea para cultivos de secano como el trigo, el sorgo y el maíz.

El acceso a los recursos hídricos a menudo está relacionado con la tenencia de la tierra, especialmente en entornos rurales. Menos del 20% de los propietarios de tierras del mundo son mujeres. En el norte de África y el Asia occidental representan menos del 5%, según la FAO.

La siguiente figura muestra una visión global de los países que experimentan diferentes niveles de estrés hídrico (la proporción total de agua dulce extraída anualmente por todos los sectores principales, incluidas las necesidades ambientales de agua, respecto a la cantidad total de recursos renovables de agua dulce, expresada como porcentaje).

 

 

2019-06-10T21:28:46+02:00 30 mayo, 2019|