España debe duplicar la reducción de sus emisiones

La economía española disminuyó la intensidad de sus emisiones de carbono, en 2020, un 7,9% sobre todo debido al parón de actividad producido por la pandemia.

Este ritmo de avance es insuficiente para limitar al 1,5%ºC la temperatura del planeta.

La situación es más preocupante para la economía mundial, que tiene que multiplicar por cinco su ritmo anual de descarbonización para cumplir con el pacto climático vigente.

Todavía queda mucho camino por recorrer para cumplir con los objetivos del Acuerdo de París.  El informe Informe Net Zero Economy Index 2021, elaborado por PwC, y que se publica días antes del inicio de la COP26, en Glasgow, revela que, el año pasado, España disminuyó la intensidad de sus emisiones de carbono un 7,9%, entendida esta como las emisiones de CO2 por unidad de PIB. Una cifra que convierte a nuestro país en el tercero que más ha avanzado en esta materia, respecto a los países del G-20, sólo por detrás de México (-12,4%) y de Indonesia (-10,6%). No obstante, este esfuerzo es todavía insuficiente y este país tendrá casi que duplicar su ritmo de descarbonización anual, para limitar hasta el 1,5ºC el incremento de la temperatura del planeta.

Para Pablo Bascones, socio responsable de Sostenibilidad y Cambio Climático en PwC, “la caída en el consumo de combustibles fósiles, vinculado en gran parte a las restricciones de movilidad y al parón de actividad por la pandemia, y el incremento del peso de las renovables y de la energía hidroeléctrica en el mix, explican la reducción en la intensidad de emisiones en España el año pasado”.

Multiplicar por cinco el ritmo de descarbonización global

El estudio revela que la situación a nivel global es todavía más preocupante. En 2020, la economía mundial redujo la intensidad de sus emisiones de carbono un 2,5%.  Si queremos cumplir con los objetivos del Acuerdo de París en materia de cambio climático habría que multiplicar por cinco su ritmo anual de descarbonización, hasta el 12,9%. “Nos quedan poco más de dos ciclos económicos para transformar todos los sectores de la economía global. Durante el año pasado, más de 3.000 empresas y 130 países se han comprometido con objetivos de neutralidad climática. Pero, a pesar de la ambición, la brecha de emisiones continúa ampliándose. Resulta necesario que las compañías aterricen los compromisos a 2050 en objetivos y planes de descarbonización intermedios”, explica Bascones.

En un año como 2020 en el que la actividad mundial se ha visto duramente impactada por la COVID-19, la demanda de energía cayó un 4,3%. Esto ha provocado, a su vez, una disminución de las emisiones relacionadas con la energía del 5,6%, respecto a 2019. Sin embargo, esta rebaja del 2,5%, producida por circunstancias excepcionales, está todavía lejos del progreso necesario para limitar el aumento de la temperatura del planeta por debajo del 1,5ºC.  De hecho, en 2020 solo un puñado reducido de países del G-20 han sido capaces de obtener niveles de descarbonización de sus economías de dos dígitos y, aunque la mayoría se han marcado objetivos ambición con relación al cambio climáticos, todavía deben trasladarlos tanto en políticas como en medidas concretas.

2021-10-26T10:45:54+02:00 26 octubre, 2021|