El turno de Oslo como capital verde europea

La principal ciudad de Noruega tiene una población de 658.390 habitantes. Está rodeada por el Bosque Marka, un área nacional protegida, y el Fiordo de Oslo. El enfoque de esta urbe para conservar sus áreas naturales y restaurar su red de vías navegables es solo una de las razones por las que ganó el European Green Capital Award 2019.

Las vías fluviales de la ciudad han estado sujetas a una estrategia revolucionaria que ha revertido completamente la perspectiva. Ahora, estas vías se reabren activamente para ser accesibles a las personas, gestionar de manera eficiente las aguas pluviales y facilitar el desarrollo y la restauración del hábitat.

Oslo Capital Verde 2019

La ciudad

Enfrentar el cambio climático es una alta prioridad para Oslo. Se ha planteado como objetivo reducir las emisiones en un 50% para 2020 (respecto de 1990) y ser neutral en emisiones de carbono para 2050. Para ello, ha introducido una serie de medidas integradas, por ejemplo, promoviendo el transporte con cero emisiones.

La ciudad se ha convertido en la ‘Capital de Vehículos Eléctricos del Mundo‘ con el 30% de todos los vehículos que ahora se venden en la ciudad como electricidad.

Las mejoras en el ciclismo y la infraestructura de transporte público, la introducción de zonas sin automóviles y el fomento del uso de vehículos eléctricos, no solo ayudarán a la ciudad a alcanzar sus objetivos climáticos, sino que también reducirán en gran medida la contaminación del aire y el ruido, y mejorarán el entorno urbano para sus ciudadanos.

La innovación y la promoción de nuevos empleos en la economía circular es una prioridad y la ciudad está a la vanguardia del uso circular de los recursos disponibles. El biogás producido a partir de residuos biológicos y aguas residuales se utiliza para alimentar autobuses urbanos y camiones recolectores de basura.

Oslo también estableció la ‘Business for Climate Network’ para fomentar la cooperación entre la comunidad empresarial, la ciudadanía y las ONG para abordar el impacto que las operaciones comerciales tienen en el clima.

En 2016, la ciudad introdujo un ‘Presupuesto climático’, una iniciativa que consta de 42 medidas divididas en tres sectores: la energía y el entorno construido, el transporte y los recursos. Las emisiones de dióxido de carbono ahora se cuentan de la misma manera que un presupuesto financiero contabilizaría la financiación.


 

Programa de todas las actividades durante 2019.

 

2019-01-25T12:17:57+00:00 24 enero, 2019|