El impulso definitivo para el autoconsumo, como medida urgente

La eliminación de los cargos asociados a los costes del sistema conocidos como “impuesto al sol”, por parte del ejecutivo central, impulsarán definitivamente el autoconsumo, sostienen representantes del sector de energías renovables.

​El Consejo de Ministros aprobó esta semana el Real Decreto Ley 15/2018 de medidas urgentes para la transición energética y protección de los consumidores.

En principio esta ley viene a afrontar, de forma inmediata, la subida de los precios de la electricidad, mejorar la información a los consumidores, reducir la factura energética y “acelerar la transición a una economía descarbonizada mediante una mayor integración de las energías renovables, el fomento de la movilidad sostenible y la eficiencia energética”, según explicó la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera.

El Real Decreto-ley elimina las barreras regulatorias que, hasta el momento, dificultan y desincentivan la implantación del autoconsumo eléctrico en España, como el denominado ‘impuesto al sol’. “Creemos que una de las medidas que más puede contribuir a una modernización de nuestro sistema eléctrico es aceptar con total naturalidad que hay productores consumidores, en mayor número y mucho más diversos” de los que hasta ahora ha tenido el panorama eléctrico, ha argumentado la ministra.

También indicó que un país tan rico en sol como España cuenta con 1.000 instalaciones de pequeña potencia frente al más de un millón existente en Alemania: “Tenemos un largo recorrido para mejorar, modernizar e incorporar a nuestro sistema el autoconsumo”, dijo la ministra.

Por otra parte, agregó que se eliminarán algunas trabas burocráticas para favorecer la gestión de las recargas eléctricas para los automóviles.

Bono social térmico

Hay que señalar que la norma incluye medidas para luchar contra la pobreza energética que afecta a 4,6 millones de españoles. En este sentido, el Gobierno amplía los supuestos para que más colectivos puedan acogerse al bono social eléctrico, como las familias monoparentales y personas dependientes en los grados 2 y 3.

En ese sentido, se incrementa en un 15% el beneficio del bono social y se incluyen prohibiciones y limitaciones de cortes de suministro durante el invierno. Se crea además de un bono social térmico para cubrir las necesidades de calefacción, del que se podrán beneficiar las mismas personas que son beneficiarias del bono social eléctrico.

Rebaja de la fiscalidad

Como medida ante la subida del precio de la luz experimentada en los últimos meses, la ministra ha anunciado que se suspende durante seis meses, coincidiendo con los meses de mayor demanda, el impuesto del 7% sobre el valor de la producción de la energía eléctrica y el Impuesto Especial de Hidrocarburos para la producción eléctrica: “Entendemos que esta medida tendrá un impacto en el consumo medio de los hogares de alrededor del cuatro por ciento de la factura”.

 

La ministra de Educación y portavoz del Gobierno, María Isabel Celaá, la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, y la ministra de Economía y Empresa, Nadia Calviño, a su llegada a la sala de prensa para informar de los acuerdos alcanzados en el Consejo de Ministros.

El impulso definitivo

Para la Fundación Renovables, “la eliminación de los llamados cargos asociados a los costes del sistema y popularmente conocidos como ‘impuesto al sol’ -el cargo fijo, que se aplica en función de la potencia, y el cargo variable, aplicado sobre la energía autoconsumida- impulsará definitivamente el autoconsumo. Además de favorecer el autoconsumo compartido y simplificar el procedimiento administrativo, agrega.

La entidad considera que el autoconsumo constituye una medida fundamental para alcanzar mayores cotas de eficiencia energética y lograr culminar la transición energética hacia una economía descarbonizada de una manera sostenible y justa a través de la electrificación y la gestión de la demanda.

Equiparados con Europa

“La nueva normativa aprobada por el Consejo de Ministros nos equipara por fin al resto de los países europeos y alinea a España, que abandona así su trayectoria de políticas energéticas insostenibles, con la Directiva Europea que se va a aprobar en breve”, sostiene Renovables.

Insiste por su parte en que el autoconsumo es un instrumento básico para la gestión de la demanda. En primer lugar, porque el “prosumidor” es más consciente de la cantidad de energía que consume cuando es él mismo el que la produce. En segundo lugar, por su gran capacidad de almacenar energía frente a otras modalidades de producción.

“El autoconsumo es un elemento clave para avanzar en la implantación del nuevo modelo energético, que es también social, económico y ambiental, porque constituye un elemento de diversificación de los agentes del sector energético y, por tanto, una garantía de transparencia, y reduce pérdidas, lo que incide sobre los costes y el aprovechamiento de los recursos de que disponemos”, añade.

En su documento “Hacia una Transición Energética Sostenible”, la Fundación solicita el establecimiento de objetivos vinculantes en la capacidad de cubrir la demanda final de energía mediante sistemas de generación situados en puntos de consumo: 10% en 2030, 20% en 2040 y 30% en 2050.

Prórroga para 9.000 MW adjudicados

Con el objeto de cumplir con los objetivos de penetración de energías renovables fijados por la Unión Europea para 2020, lograr que el 20% del consumo energético provenga de fuentes renovables, y materializar los objetivos del Acuerdo de París en los horizontes 2030 y 2050, España ha de acelerar la integración de las energías renovables en su mix energético, una cuestión que contribuirá a reducir los costes energéticos en el medio y largo plazo, además de contribuir a la lucha contra el cambio climático, al que nuestro país es especialmente vulnerable.

El Real Decreto-Ley aprobado incorpora medidas para eliminar, de forma inmediata, barreras normativas que obstaculizan esta transición energética. Una de ellas será otorgar una prórroga excepcional, y por una sola vez, para los permisos de acceso y conexión otorgados con anterioridad a la aprobación Ley 24/2013, en cuya ausencia caducarían el próximo 31 de diciembre de 2018.

Mediante esta prórroga, hasta el 31 de marzo de 2020, se posibilitará la entrada en funcionamiento en 2020 de los cerca de 9.000 MW de potencia adjudicada en las últimas subastas de renovables y anteriores procedimientos. En la actualidad, apenas se han instalado 100 MW. La medida evita que deba remitirse una nueva solicitud, tramitación y otorgamiento, algo que impediría alcanzar los objetivos internacionales acordados por España.

En la misma línea, se adoptarán medidas tendentes a evitar la especulación y asegurar la finalización de los proyectos con derechos de acceso a la red otorgados, elevando las garantías exigidas e imponiendo obligaciones de reporte del grado de avance de los proyectos, lo que redundará en unos menores costes y, en último término, menores precios para los consumidores.

Mejorar la información a los consumidores

Por otra parte, la norma incluye el fin de la comercialización de suministro eléctrico y de gas mediante visitas domiciliarias -el denominado sistema de puerta a puerta-: “Pensamos que esto puede dar lugar a malentendidos o a excesos de confianza por parte de los vecinos a la hora de firmar un nuevo contrato”.

Ribera por último ha señalado que será obligatorio mejorar la información a los consumidores en aspectos como la modalidad de tarifa y la discriminación horaria: “La factura debe dejar de ser ese gran desconocido que llama a nuestra puerta cada mes y que nadie entiende qué es lo que está allí incluido”.

 

2018-11-08T18:39:35+01:00 6 octubre, 2018|