Según una encuesta realizada por investigadores del ICTA-UAB, alrededor del 40% de los españoles piensa que se puede prescindir del crecimiento económico para alcanzar una “buena vida”. Sólo el 4% de las personas entrevistadas expresó una clara e incondicional apuesta a favor del crecimiento “a cualquier precio”.

Un tercio de la población española preferiría ignorar o detener el crecimiento económico para lograr la sostenibilidad ambiental. Ésta es la principal conclusión de un estudio realizado por investigadores del Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales de la Universitat Autònoma de Barcelona (ICTA-UAB) tras evaluar la opinión pública sobre el crecimiento económico, el medio ambiente y la prosperidad a través de una encuesta en la que ha participado un millar de ciudadanos españoles.  El estudio, realizado por Stefan Drews y Jeroen van den Bergh, ha sido publicado en la revista Global Environmental Change.

La encuesta investigó la opinión de los españoles sobre qué tipo de estrategia de crecimiento y medioambiente deberían seguir las políticas públicas.  Los resultados muestran que la mayoría de los encuestados (el 59%) está a favor de continuar con el crecimiento, ya que se puede combinar con la sostenibilidad ambiental (habitualmente denominado crecimiento verde). El 21% se mostró a favor de ignorar el crecimiento como objetivo político (a-crecimiento), mientras que el 16% apoyó detenerlo por completo (decrecimiento). Sólo el 4% expresó una clara e incondicional apuesta a favor del crecimiento (crecimiento a cualquier precio).

economia sostenible

Gráfico elaborado por Ecopost.

El cuestionario presentaba 40 preguntas sobre aspectos diversos del debate acerca del crecimiento económico. Por ejemplo, la creencia más generalizada a favor del crecimiento (con una adhesión del 80%) es que éste es necesario para crear puestos de trabajo. Al mismo tiempo, alrededor del 40% de la población cree que “una buena vida sin crecimiento económico es posible”.

El 44% cree que el crecimiento podría detenerse en los próximos 25 años

Otro tema controvertido del debate es si el crecimiento económico ilimitado es o no posible. Respecto a cuándo creen que el crecimiento económico podría llegar a su fin en los países ricos industrializados, los encuestados ofrecieron respuestas que van desde una visión muy pesimista hasta una muy optimista. Un considerable 44% cree que el crecimiento económico podría detenerse en los próximos 25 años. En el otro extremo, casi el 30% cree que el crecimiento podría ser infinito. Las razones socioeconómicas (como la desigualdad) tienen más peso que las ambientales (por ejemplo, la escasez de energía) a la hora de justificar las creencias en el fin del crecimiento. Una gran confianza en la tecnología y en el ingenio humano son las principales razones argumentadas por quienes creen en el crecimiento ilimitado.

La encuesta también incluía preguntas sobre cuestiones socio-demográficas y psicológicas. Los resultados muestran que las personas con valores más conservadores (por ejemplo, quienes dan mucho más valor a la “tradición” y la “seguridad”) mantienen puntos de vista especialmente fuertes a favor del crecimiento. Asimismo, las personas más religiosas y con tendencias políticas de centro-derecha tienen una visión más positiva sobre el crecimiento económico.

Sistematizar el debate sobre crecimiento y medio ambiente

“El valor general de este estudio es que proporciona una imagen completa y matizada de la opinión pública sobre las relaciones entre el crecimiento económico, el medio ambiente y la prosperidad”, dice Stefan Drews. Los resultados sugieren que no sólo existe polarización de opiniones entre los académicos, sino también entre el público en general. Los responsables políticos pueden aprender del estudio que el objetivo del crecimiento económico es cuestionado por muchas personas por motivos tanto sociales como ambientales.

De acuerdo con Drews, que llevó a cabo la investigación en el contexto de su tesis doctoral, “durante décadas, ha habido un debate académico y público sobre si el crecimiento económico es compatible con los objetivos medioambientales y si se trata de un buen indicador del progreso. Aunque esta cuestión ha recibido una atención considerable por parte de los medios de comunicación y de los foros públicos, hay muy poco conocimiento sistemático acerca de lo que piensa el público en general. Esto nos sirvió como motivación para iniciar la investigación”.

Las encuestas de opinión anteriores ofrecían una opción dicotómica simple entre el crecimiento y la protección del medio ambiente. Este estudio examina las creencias y actitudes públicas sobre una gama más amplia de aspectos del debate sobre el crecimiento. Para ello, realizó un cuestionario en línea que incluyó una muestra representativa de 1.008 ciudadanos españoles.

Utilizando el análisis factorial, el estudio identificó seis dimensiones distintas de las actitudes públicas, denominadas: prosperidad con crecimiento; límites ambientales al crecimiento; optimismo general; prioridad equivocada; sobrevaloración del PIB; y el control gubernamental. Además, consideró varias cuestiones específicas relacionadas con el debate sobre el crecimiento, como las relativas a la tasa deseada de crecimiento del PIB, la posición preferida para el crecimiento y el medio ambiente, así como las creencias sobre un posible fin o continuación del crecimiento.

Información bibliográfica completa

Drews S., Van Den Bergh J.C.J.M. “Public views on economic growth, the environment and prosperity: Results of a questionnaire survey.” Global Environmental Change. 2016, vol. 39, p. 1-14

 

Ecopost, información útil para una economía sostenible.