COP26/ Destellos de esperanza para evitar la catástrofe, este año

La última conferencia sobre cambio climático (COP25) no entregó los resultados que se esperaban perdiéndose una oportunidad vital. Aunque algunos países impulsaron decisiones esenciales, incluidas las de los mercados mundiales de carbono que habrían finalizado el libro de reglas del Acuerdo de París, éstas no prosperaron. Lo cual significa que lo que está en juego en la próxima COP26, en Glasgow (Reino Unido) es todavía más crucial.

Glasgow, Escocia, sede de la COP26 en 2020.

El negocio se intensifica

A pesar de la decepción, la Conferencia ofreció destellos de esperanza, dice CDP, la entidad encargada de supervisar las acciones de las empresas. Se vió que el verdadero impulso para el cambio provino de las calles y de algunas salas de juntas.
Por ejemplo, destaca CDP, en Madrid
177 empresas se comprometieron con objetivos de reducción de emisiones con base científica alineados a un futuro de 1,5 ° C, lo que significa cero neto para 2050 a más tardar. De hecho, el número de sociedades que se comprometen con esta acción se ha más que duplicado desde septiembre.

Estas incluyen compañías de sectores tradicionalmente de alta emisión, como el fabricante de camiones Scania, Dalmia Cement de la India e Iberdrola, así como marcas establecidas como AstraZeneca, BT, Burberry, Hewlett Packard y Levi Strauss.

Un informe de progreso de la iniciativa de objetivos basados en la ciencia reveló que se ha convertido en un fenómeno global, con más de 750 de las compañías más grandes del mundo comprometidas a establecer objetivos de reducción de emisiones basados ​​en la ciencia climática. 

Asimismo, la demanda corporativa de energía renovable está creciendo rápidamente. Ahora hay más de 200 empresas que trabajan para obtener electricidad 100% renovable, incluidas Apple, Google e Ikea. Un anuncio en la conferencia reveló que la membresía RE100 ha crecido en más de un tercio en el último año, con el 40% de los nuevos miembros de Asia-Pacífico. Al hacer la transición al 100% de electricidad renovable, estas compañías están creando más de 228 teravatios por año (TWh / año) de demanda de energía limpia, suficiente para alimentar un país como Sudáfrica.

Los inversores también presionaron por una acción climática más ambiciosa. Unos 630 inversionistas institucionales que administran US$ 37 billones en activos pidieron a los gobiernos que actualicen sus planes nacionales, eliminen el carbón y pongan fin a los subsidios a los combustibles fósiles. La respuesta de muchos líderes políticos, hasta ahora, no ha sido acorde con lo que se necesita.

¿Ambiciones?

Hubo signos positivos en medio de las oportunidades perdidas. Como parte de su Acuerdo Verde Europeo, la Comisión Europea dijo que presentaría un plan para mejorar el objetivo de reducción de emisiones del bloque para 2030 a una reducción del 50% al 55% en comparación con los niveles de 1990 para el verano de 2020. Todos los estados miembros, excepto Polonia, también se comprometieron a lograr el carbono neutralidad para 2050.

Además, 73 países, principalmente naciones en desarrollo, se suscribieron a la Alianza para la Ambición del Clima y manifestaron su intención de presentar un plan de acción climática mejorado (o Contribución determinada a nivel nacional) en 2020, incluidos Chile, Ruanda y Ucrania. Unos 11 países , incluido el Reino Unido, dijeron que han comenzado procesos internos para impulsar la ambición y que esto se refleje en sus planes nacionales para 2020.

Pero otros países, incluidos los principales emisores como Brasil, Australia, China e India, hasta ahora no se han comprometido a mejorar sus planes climáticos el próximo año. Y Estados Unidos ahora se está retirando formalmente del Acuerdo de París.

La declaración final de la conferencia incluyó una declaración sobre la ‘necesidad urgente’ de cerrar la brecha entre las promesas de emisiones existentes y los objetivos de temperatura del acuerdo climático de París 2015.

Pero este documento no llegó a exigir explícitamente que los países actualicen sus planes climáticos nacionales, o las Contribuciones Determinadas Nacionalmente (NDC) en 2020. Dado que las NDC actuales han puesto al mundo en camino hacia un calentamiento global de más de 3 ° C, más países deben indicar compromisos más fuertes y explícitos.

La ventana se cierra

El costo de exceder 1,5 ° C es catastrófico, con enormes implicaciones para la seguridad del agua y los alimentos, el nivel de vida, la economía y la salud humana. Tendría graves implicaciones para nuestra generación y para todas las generaciones venideras. En términos económicos, la diferencia entre 1,5 y 2 grados se estima en $ 15 billones en daños.

 

2020-01-09T11:36:11+01:00 1 enero, 2020|