Camiones recolectores de hidrógeno, más cerca del mercado

El proyecto transnacional LIFE’N Grab Hy comenzará a probar dos camiones impulsados ​​por hidrógeno en Eindhoven (Holanda) este mes de octubre. Dirigido por la ONG WaterstofNet, la iniciativa está demostrando una alternativa de cero emisiones y bajo nivel de ruido en vehículos tradicionales de recolección de basura.

A juzgar por el éxito de las pruebas, el coordinador del proyecto destaca sus beneficios ambientales. “Estos camiones solo emiten agua pura, por lo que no hay emisiones dañinas del tubo de escape”, dice Stefan Neis, gerente del proyecto de WaterstofNet en Bélgica. “Eso significa que no hay partículas, ni monóxido de carbono ni dióxido de carbono, ni óxidos de nitrógeno y además hay un ahorro de energía. También generan poco ruido debido a una línea de transmisión eléctrica”, agrega.

Actualmente, el equipo está reuniendo datos y realizando entrevistas con los usuarios finales de estos vehículos, como conductores, manipuladores, operadores para recibir sus apreciaciones. Después de Eindhoven se harán más pruebas en Rotterdam, seguida de Bolzano-Merano en Italia y Colonia en Alemania. Al final del proyecto, 10 ciudades habrán probado estos vehículos nuevos.

Hidrogeno LIFE'N Grab Hy

Un nuevo mercado

Cabe indicar que las pilas de combustible de hidrógeno ya se están utilizando para impulsar automóviles, autobuses y carretillas elevadoras. Los camiones son la nueva frontera para la tecnología. “Este es un mercado nuevo y global: camiones de basura, combinaciones de arrastre de tractor, etcétera”, puntualiza Neis. “Asimismo, las empresas están buscando vehículos de hidrógeno no tripulados y drones”, dice.

Los nuevos vehículos pesados ​​estarán disponibles comercialmente tan pronto como los primeros camiones de hidrógeno hayan sido certificados para uso en carretera y se hayan examinado exhaustivamente. “El fabricante está listo para comenzar la producción. Se ha iniciado un proyecto de seguimiento, posible gracias a las experiencias y el trabajo realizado por el proyecto LIFE, que tiene como objetivo producir 15 camiones”, explica el coordinador del proyecto.

El precio de los componentes y la falta de infraestructura son las principales barreras para el éxito comercial. “Por ahora, los precios aún no son competitivos con los camiones diésel regulares y se tienen que construir más estaciones de hidrógeno, pero esto pronto cambiará”, concluye Neis.


 

2018-08-28T09:36:01+02:00 23 agosto, 2018|