Los líderes en el último ranking de Eco-Innovación de la UE son Dinamarca, Finlandia e Irlanda. España aparece en el 9º lugar en 2015, perdiendo tres posiciones respecto del año 2014. En el área donde mejor puntúa es en la eficiencia de recursos. En el caso contrario, se posiciona incluso por debajo de la media europea en el indicador que mide el gasto público en la I+D de energía y medio ambiente y el empleo en este sector.

La falta de fondos públicos y privados para apoyar las eco-innovaciones y la pérdida de capital humano calificado, como consecuencia de la emigración, son las principales barreras a la innovación ecológica en España, dice el informe del Observatorio de la Eco-Innovación de la CE.

La eco innovacion en España

Situándose sobre la media europea, España se posiciona en el noveno puesto del ranking de Eco-innovación (Eco-IS) de 2015, elaborado por la dirección general de Medio Ambiente de la Comisión. El índice, a nivel nacional, alcanzó los 106 puntos, superando a los 100 del promedio de la UE, pero que son 4 puntos menos que lo registrados por el país en 2013. Los Estados miembros que lideran la innovación ecológica en 2015 son Dinamarca, Finlandia e Irlanda; los más rezagados, Bulgaria, Polonia y Chipre.

Eco Innovación España y UE

El índice de la Eco-innovación ilustra el rendimiento de la innovación ecológica en los países de la UE. Para ello, aplica 16 indicadores agrupados en cinco áreas temáticas. Estas son: los insumos (inputs) de la ecoinnovación, las actividades, los productos (outputs), la eficiencia de los recursos y los resultados socioeconómicos vinculados a esta materia. De este modo, se muestra la eficacia de los países del bloque en las diferentes dimensiones de la eco-innovación, en comparación con la media de la UE, presentando sus puntos fuertes y débiles.

Eficiencia de recursos

eficiencia recursos, ecoinnovacion

De todas las áreas temáticas, donde mejor aparece España posicionada frente a sus pares, es en el índice de resultados en la eficiencia de recursos, ocupando el quinto lugar.  Para medir este indicador se utilizan las variables de la productividad del material (PIB / consumo doméstico de material); la productividad del agua (PIB / huella de agua); la productividad energética (PIB / consumo interior bruto de energía) y la intensidad de las emisiones de GEI (CO2e / PIB). Los primeros lugares en este apartado son de Luxemburgo, Reino Unido y Holanda.

Peor en gasto público, empleo I+D e inversiones

Donde el país obtiene peor puntuación es en el área de insumos para la eco-innovación, con el décimo lugar y debajo de la media europea. Los inputs en este caso se refieren a los créditos y gastos de los gobiernos en materia de I + D medioambiental y energía (% del PIB); al total de personal de I + D e investigadores (% del empleo total) y al valor total de las inversiones verdes en la fase inicial (USD / cápita). En este sentido, los primeros lugares los tienen Dinamarca, Irlanda y Finlandia.

Ecoinnovacion, gasto publico

España ocupa el octavo puesto en el ítem de actividades de Eco-innovación, y obtiene su mejor puntuación en la escala europea, con 134 puntos. Este conjunto de indicadores mide el porcentaje de empresas con actividades de innovación para reducir el aporte material por unidad de producción, respecto del total; el porcentaje de empresas con actividades para reducir el consumo de energía por unidad de producción en relación al total de empresas y el número de organizaciones registradas en la ISO 14001 (por mln de población). Los líderes en este apartado son Chequia, Portugal y Alemania.

Ranking innovacion ecologica

En cuanto al desempeño en la Eco-innovación, el que genera resultados positivos en aspectos sociales y económicos, España está en el noveno puesto. Aquí se contemplan tres indicadores que son las exportaciones de productos de eco-industrias (% del total de exportaciones); el empleo en eco-industrias y economía circular (% del empleo total en todas las empresas) y los ingresos en eco-industrias y economía circular (% del ingreso total en todas las empresas). Chequia, Eslovenia y Francia son sus líderes.

Ecoinnovacion social y economica

Y, por último, en lo que se refiere a los productos de la Ecoinnovación, el estado español está en el 12º puesto, muy por detrás de los primeros lugares que ocupan Luxemburgo, Finlandia y Suecia. Para generar este indicador se valoran las patentes relacionadas con la ecoinnovación (por mln de población); las publicaciones académicas (por mln de población) y la cobertura de medios relacionados con la ecoinnovación (por número de medios electrónicos). Más en el detalle, el informe explica que el país registró en promedio sólo 8,49 patentes relacionadas con la innovación ecológica por millón de habitantes, frente a 18,6 de media de la UE, según las últimas cifras de 2012. El número de publicaciones relacionadas con la ecoinnovación está en línea con la media de la UE (índice de 101). Asimismo, España supera el nivel de la zona con respecto a la cobertura de los medios de comunicación relacionados con la ecoinnovación con un índice de 160.

Ecoinnovacion outputs, ranking

Informe del país

En su informe referido a España (Eco-innovation in Spain), el Observatorio señala que las áreas y tendencias más importantes de la eco-innovación en el país incluyen la gestión de residuos, el ecodiseño, la ingeniería ecológica, la eficiencia energética, la construcción sostenible, los sistemas de ecologización urbana, los sistemas de agua urbanos y la eficiencia del agua.

Sostiene que los impulsores más importantes son la presión de las legislaciones europeas y nacionales existentes, la existencia de un conjunto de estrategias, políticas y programas diseñados para contrarrestar el impacto ambiental de la economía y la importancia dada a la economía verde, los empleos verdes y la transformación del modelo económico en un recurso eficiente y más respetuoso con el medio ambiente.

Sin embargo, añade, la falta de fondos públicos y privados para apoyar las eco-innovaciones y la pérdida de capital humano calificado, como consecuencia de la emigración, son las principales barreras a la innovación ecológica.

Recortes y fuga de cerebros

La crisis financiera también dio lugar a fuertes recortes en los fondos públicos para apoyar la innovación ecológica y la innovación en general, explica el análisis del Observatorio. Los presupuestos nacionales de apoyo a la I + D y a la innovación han disminuido desde el 1,35% del PIB en 2010 al 1,23% en 2013, alejándose de la meta del 2% a alcanzar para 2020 (Eurostat). Este descenso en la intensidad de la I + D se observa en el Eco-IS 2015, con un bajo rendimiento de España en los insumos de eco-innovación, debido a los bajos niveles de gastos y créditos a la I + D medioambiental y energética de los gobiernos junto con una baja proporción de personal de I + D . Eso sí, se hace mayor hincapié en la promoción de la eco-innovación impulsada por el sector privado o mediante asociaciones público-privadas, como lo demuestra el nivel de valoración de las inversiones ecológicas en fase inicial en España, de acuerdo con la media de la UE.

Otro efecto negativo de la crisis financiera ha sido la pérdida de capital humano calificado debido a la fuga de cerebros causada por las altas tasas de desempleo. Este fenómeno es particularmente fuerte entre los jóvenes graduados, que fueron los más afectados por la crisis financiera, y que en gran medida emigraron para buscar mejores oportunidades. En España, hay una alta proporción de la población con un grado de educación superior, y en particular, una alta proporción de investigadores y técnicos activos en actividades de I + D. Esto se traduce en oportunidades de negocio perdidas basadas en nuevos desarrollos tecnológicos en el campo de la eco-innovación.

Heterogeneidad de las normativas

En cuanto a lo normativo, agrega el análisis, España ha implementado una amplia legislación en relación con el medio ambiente y la sostenibilidad para aumentar la demanda de eco-innovación. Este marco coherente se deriva en gran medida de las estrategias y normas europeas, en particular la Directiva Marco de Residuos y el último Paquete de Economía Circular, que se aplicó a través del Plan Marco Nacional de Gestión de Residuos 2016-2022.

Además, en los últimos años, España ha puesto en marcha un conjunto de estrategias, políticas y programas a nivel sectorial destinados a contrarrestar el impacto medioambiental en la economía. Esto incluye planes y estrategias sobre infraestructuras de transporte; energías renovables; cambio climático y energía limpia; desarrollo sostenible; conservación y eficiencia energética; movilidad sostenible; sostenibilidad urbana y local; y la economía sostenible.

De todas maneras, explica el informe, la coherencia del marco normativo debe ser puesta en perspectiva. El fuerte nivel de descentralización y el alto margen de maniobra de las comunidades autónomas en España es una de las principales influencias en el desempeño del país. Una gestión descentralizada de las políticas de eco-innovación tiene la ventaja de ofrecer una mayor flexibilidad y adaptabilidad a las necesidades locales. Sin embargo, hasta la fecha se ha observado un gran nivel de heterogeneidad en la implementación de estrategias regionales de apoyo a la eco-innovación y la economía circular, en cuanto a objetivos, instrumentos y estándares ambientales.

El Eco-IS tiene como objetivo promover una visión holística del desempeño económico, ambiental y social.

 

 

Ecopost, información útil para una economía sostenible.