Bruselas propone préstamos al sector público para inversiones ecológicas

A través de un instrumento en el que participará el Banco Europeo de Inversiones.

La Comisión Europea presentó ayer su propuesta de un instrumento de préstamo al sector público en el marco del Mecanismo para una Transición Justa. El dispositivo se ejecutará con la participación del Banco Europeo de Inversiones (BEI) y fomentará las inversiones que respalden la transición hacia una economía climáticamente neutra por parte de las autoridades del sector público en beneficio de las regiones intensivas en carbón y en carbono.

El instrumento incluirá 1.500 millones de euros en subvenciones procedentes del presupuesto de la UE y hasta €10.000 millones en préstamos de las fuentes propias del BEI. Se estima que movilizará entre 25.000 y 30.000 millones de euros de inversiones para ayudar a los territorios y las regiones que se vean más afectados por la transición a una economía climáticamente neutra, dando prioridad a las que tengan una capacidad menor para hacer frente a los costes de la transición.

En su nota oficial, Bruselas destaca que el instrumento será accesible a todos los Estados miembros, inicialmente sobre la base de dotaciones nacionales, mediante convocatorias de propuestas que cumplan los criterios siguientes:

  • proyectos que beneficien a los territorios identificados en un plan territorial de transición justa aprobado;
  • proyectos que reciban un préstamo del BEI en el marco del instrumento; y
  • proyectos que no generen suficientes flujos de ingresos del mercado.

Las iniciativas también deben cumplir la política de préstamos del BEI. Los ámbitos de inversión incluirán las infraestructuras de energía y transporte, las redes de calefacción urbana, el transporte público, medidas de eficiencia energética y las infraestructuras sociales, así como otros proyectos que puedan beneficiar directamente a las comunidades en las regiones afectadas y reducir los costes socioeconómicos de la transición hacia una Europa climáticamente neutra hasta 2050.

Los países pertenecientes a la UE están elaborando en la actualidad los planes territoriales de transición justa y serán aprobados por la Comisión Europea. Proporcionarán el marco para el apoyo de los tres pilares del Mecanismo para una Transición Justa: un Fondo de Transición Justa, que proporcionará subvenciones, un régimen especial en el marco de InvestEU para atraer inversión privada, y el instrumento de préstamo al sector público que se propone ahora. La Comisión está prestando asistencia técnica a los 18 Estados miembros que lo solicitaron para el desarrollo de sus planes territoriales de transición justa.

Se espera que estos tres pilares movilicen al menos 150.000 millones de euros de inversiones en la economía de la UE durante el período 2021-2027.

Se espera una rápida adopción

La propuesta se negociará con el Parlamento Europeo y el Consejo con vistas a su rápida adopción. Se espera que las primeras convocatorias de proyectos se pongan en marcha tras la adopción y la entrada en vigor del instrumento de préstamo al sector público, y la aprobación de los planes territoriales de transición justa. Antes de la primera convocatoria, deberá firmarse un acuerdo administrativo con el Banco Europeo de Inversiones con el fin de establecer las disposiciones de aplicación del instrumento.

Lilyana Pavlova, vicepresidenta del Banco Europeo de Inversiones.

Lilyana Pavlova, vicepresidenta del BEI, dijo que «mientras nos enfrentamos al gran desafío socioeconómico que plantea la Covid-19, no debemos olvidar la amenaza fundamental a largo plazo que presenta el cambio climático. El Banco Europeo de Inversiones, en tanto que banco del cambio climático de la UE, se comprometió a dedicar al menos el 50% de sus préstamos a la acción por el clima y la sostenibilidad medioambiental hasta 2025, así como a armonizar toda su financiación con los objetivos del Acuerdo de París para finales de año. El Mecanismo para una Transición Justa propuesto, que el BEI tiene previsto apoyar con su financiación, será clave para garantizar que la transformación de nuestras economías hacia la neutralidad en carbono se produzca con beneficios compartidos y sin costes desproporcionados entre las regiones».

 

2020-05-30T11:52:36+02:00 29 mayo, 2020|