Bruselas pone a los alteradores endocrinos en la agenda

La alteración del sistema endocrino es una manera relativamente reciente de examinar la toxicidad de los productos químicos. En los últimos años, la comunidad científica y las autoridades de todo el mundo han estado debatiendo sobre este tema y sobre cómo regularlo. Bruselas ha publicado una Comunicación al respecto esta semana.

La Comisión Europea ha adoptado esta semana la Comunicación Towards a comprehensive European Union framework on endocrine disruptors con el fin de mostrar “su compromiso de proteger a los ciudadanos y al medio ambiente frente a los productos químicos peligrosos”, señala la nota oficial.

Dicho documento es la respuesta del Ejecutivo al trabajo que realizó el año pasado con los Estados miembros en relación con los criterios de identificación de los alteradores endocrinos en los ámbitos de los plaguicidas y los biocidas. Asimismo, se ocupa de las preocupaciones manifestadas por el Parlamento Europeo y el Consejo y da continuidad al VII Programa de Acción en materia de Medio Ambiente.

De esta manera Bruselas está actualizando su enfoque para los próximos años, basándose en los conocimientos acumulados, la experiencia adquirida y los resultados logrados en los veinte años transcurridos desde la adopción de la estrategia comunitaria sobre los alteradores endocrinos.

Objetivos

Según la CE el enfoque estratégico de la UE con respecto a los alteradores endocrinos “seguirá teniendo una firme base científica y apoyándose en la aplicación del principio de precaución”. Sus objetivos son:

.minimizar la exposición global a los alteradores endocrinos, prestando especial atención a períodos significativos de la vida, como el embarazo y la pubertad;

.acelerar el desarrollo de una base rigurosa de investigación para una toma de decisiones efectiva y con visión de futuro en el contexto de Horizonte Europa, tomando como fundamento la investigación existente y prestando especial atención a los ámbitos que presentan lagunas de conocimiento;

.y promover un diálogo activo que permita escuchar a todas las partes interesadas y trabajar en colaboración. En este contexto, la Comisión organizará anualmente un foro sobre los alteradores endocrinos y aumentará su apoyo a la labor de las organizaciones internacionales.

Evaluación de la utilidad de la actual normativa

La CE pondrá en marcha un examen de la legislación aplicable a los alteradores endocrinos, efectuando un control de su adecuación basado en los datos ya recogidos y analizados. Sin poner en tela de juicio el planteamiento general de base científica adoptado por la UE para la gestión de los productos químicos, en el control de la adecuación se evaluará si la legislación actual sirve para alcanzar los objetivos de protección de la salud humana y el medio ambiente. El control de la adecuación también incluirá una consulta pública.

Qué son los alteradores endocrinos

Los alteradores (o disruptores) endocrinos son sustancias químicas que alteran el funcionamiento del sistema hormonal y, en consecuencia, afectan negativamente a la salud de los seres humanos y los animales.

La preocupación que generan estas sustancias ha ido creciendo desde la década de los noventa del siglo pasado. Tras la adopción por el Parlamento Europeo de una Resolución sobre los alteradores endocrinos en 1998, la Comisión adoptó en diciembre de 1999 la estrategia comunitaria en materia de alteradores endocrinos, que desde entonces se ha llevado adelante mediante acciones en los ámbitos de la investigación, la reglamentación y la cooperación internacional.

La UE ha tomado medidas reguladoras para proteger a los ciudadanos y al medio ambiente de los alteradores endocrinos, basándose en evaluaciones científicas y ajustándose a los diferentes requisitos establecidos en la legislación pertinente.

En particular, se han incluido disposiciones específicas sobre la manera de abordar la cuestión de los alteradores endocrinos en la legislación relativa a los plaguicidas y los biocidas, a los productos químicos en general («Reglamento REACH»), a los productos sanitarios y al agua.

Además, en lo que respecta a los materiales en contacto con alimentos, los cosméticos, los juguetes y la protección de los trabajadores en el lugar de trabajo, las sustancias con propiedades de alteración endocrina han sido sometidas a medidas reguladoras caso por caso, al igual que se ha hecho con otros productos químicos con propiedades peligrosas. En consecuencia, se han prohibido muchas sustancias con propiedades de alteración endocrina o se ha minimizado la exposición a ellas en la medida en que ha sido técnica y prácticamente posible.

Imagen de portada desde chemicalwatch.com

 

2018-11-14T07:30:33+00:00 9 noviembre, 2018|