Bruselas evaluará la normativa sobre economía circular

Hasta el 4 de junio la industria puede hacer llegar sus comentarios sobre la hoja de ruta lanzada por la Comisión Europea sobre legislación relacionada con este sistema productivo.

El ejecutivo europeo (CE) ha lanzado una hoja de ruta para analizar las políticas relevantes de la UE y su contribución a la economía circular con el fin de mejorar el desarrollo de productos más duraderos, reutilizables y reparables.

La CE pretende evaluar la “solidez e integridad” de los instrumentos legislativos y normativos vigentes de la UE, y en base a ello, desarrollar opciones preliminares para acciones futuras donde la evidencia sugiera “que esté justificado”. Incluirá también los trabajos realizados sobre la revisión de la etiqueta ecológica de la UE y su vinculación con el trabajo sobre política integrada de producto.

Algunos de instrumentos legislativos, como la directiva relativa al ecodiseño, se dirigen a grupos de productos específicos. Por el contrario, otros instrumentos, como la legislación REACH sobre sustancias químicas, restringen el uso de ciertas sustancias en grupos de productos.

Productos con elevado potencial

La Comisión ha afirmado que la hoja de ruta también estudiará grupos de productos con elevado potencial de contribución a la economía circular y que actualmente no están cubiertos o lo están solo parcialmente por la legislación de la UE. Dichos productos incluyen textiles, productos de construcción, cosméticos, alimentos y bebidas, y muebles. En este caso, se describirán acciones y opciones para hacer realizable dicho potencial, considerando el ciclo de vida de los productos, especialmente durante la fase de uso o fin de vida.

Por su parte, la CE considera que la digitalización tiene una contribución potencial en el desarrollo de productos y modelos de negocio más circulares, por ejemplo, mediante la desmaterialización, el uso compartido, una planificación del mantenimiento y la mejor trazabilidad de los productos y su composición a lo largo de la cadena de valor.

Evitar la obsolescencia prematura

Las intervenciones de política, según el ejecutivo, podrían ayudar a hacer un uso óptimo de estas oportunidades y al mismo tiempo evitar posibles inconvenientes como aumentos indebidos en el uso de energía o una vida más corta de los productos debido a una obsolescencia prematura.

Bruselas considera que esta iniciativa podría abordar el despliegue de metodologías para hacer que la información ambiental sobre productos, organizaciones y tecnologías “verdes” innovadoras sea más reproducible, comparable, transferible y verificable. Esto debería permitir que las empresas incorporen los principios de la economía circular en sus cadenas de suministro, abrir nuevas posibilidades para la reutilización y el reciclado, y “proporcionar más transparencia y claridad para los consumidores, capacitándolos para tomar decisiones mejor informadas al eliminar reclamos verdes sin fundamento”.

Las partes interesadas, en este caso la industria, tienen hasta el 4 de junio para enviar sus comentarios sobre la hoja de ruta. En todo caso, se prevé que se inicie una consulta pública en el verano y que el trabajo se complete en otoño.

Cabe señalar que en abril, el Parlamento Europeo aprobó el paquete de economía circular: una normativa que establece objetivos vinculantes sobre residuos y reciclado, entre otras disposiciones. La hoja de ruta de la semana pasada se deriva de los compromisos establecidos en este paquete.

Roadmap (hoja de ruta): Towards an EU Product Policy Framework contributing to the Circular Economy.

 

También te puede interesar

 

2018-05-17T17:27:59+02:00 14 mayo, 2018|