Agua del grifo: avances en la normativa europea con requerimientos ciudadanos

Esta semana se ha alcanzado un acuerdo provisional por el Parlamento Europeo y el Consejo en Estrasburgo sobre la Directiva refundida sobre el agua potable. El acuerdo se basa en la propuesta adoptada por la Comisión Europea en febrero de 2018, como un seguimiento de la Iniciativa Ciudadana Europea Right2Water. Su objetivo es mejorar la calidad del agua potable y el acceso a ella, así como proporcionar una mejor información a la ciudadanía.

Actualmente, el agua del grifo se controla “al final de la tubería”. Las nuevas reglas acordadas implementan el enfoque basado en el riesgo, lo que permite medidas adicionales de prevención y mitigación para proteger las fuentes de agua potable. 

Otro cambio importante en la legislación dará al público un acceso fácil y fácil de usar a la información sobre la calidad y el suministro de agua potable en su área de vida, mejorando la confianza en el agua del grifo.

Explica el ejecutivo europeo que el texto acordado se basa y va más allá de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud. “Estas nuevas normas de la UE se convertirán en un estándar global y reflejarán la innovación tecnológica más avanzada. Minimizarán los efectos nocivos de la contaminación tanto en la salud humana como en nuestros recursos naturales, en línea con el Acuerdo Verde Europeo. Abordarán los contaminantes emergentes como los microplásticos, los disruptores endocrinos y los nuevos tipos de productos químicos (PFA)”, dice el comunicado oficial.

El acuerdo incluye requisitos higiénicos detallados para los materiales en contacto con el agua potable y otorga a la Agencia Europea de Sustancias Químicas un papel importante para garantizar que solo se puedan usar sustancias seguras en tuberías en contacto con el agua.

Queda la aprobación formal

Cabe señalar que el acuerdo provisional está ahora sujeto a la aprobación formal del Parlamento Europeo y el Consejo. Tras su aprobación, la Directiva se publicará en el Diario Oficial de la UE y entrará en vigor 20 días después.

La Comisión propuso en 2018 una revisión de la Directiva sobre agua potable (98/83 / CE) en respuesta a la Iniciativa Ciudadana Europea Right2Water que indicaba que “la legislación de la UE debe exigir a los gobiernos que garanticen y proporcionen a todos los ciudadanos servicios de agua potable y saneamiento convenientes. Por lo tanto, instamos a que:

1. por obligación, las instituciones comunitarias y los Estados miembros velen por que todos los ciudadanos puedan ejercer el derecho al agua y el saneamiento;

2. el abastecimiento de agua y la gestión de recursos hídricos no se rijan por “las normas del mercado interior” y que se excluyan los servicios de agua del ámbito de la liberalización;

3. la UE redoble esfuerzos para lograr el acceso universal al agua y el saneamiento”.

Más de 800 millones de personas aún carecen de acceso al agua e incluso 2.500 millones todavía no cuentan con un saneamiento mejorado. Un mejor acceso al saneamiento y al agua produce beneficios económicos que varían desde US$ 3 a US$ 34 por cada dólar invertido, lo que aumenta el producto interno bruto (PIB) de un país en un estimado de 2% a 7%. “El agua no segura, el saneamiento inadecuado y la falta de higiene cobran la vida de un estimado de 2,2 millones de niños menores de 5 años cada año, sostiene Right2Water.

 

2019-12-23T16:49:36+01:00 20 diciembre, 2019|