Acuerdo provisional para la reutilización del agua en la agricultura

Las nuevas normas, propuestas por la Comisión Europea, establecerán requisitos mínimos armonizados de calidad del agua para la reutilización segura de las aguas residuales urbanas tratadas en el riego agrícola.

Actualmente, la práctica de la reutilización del agua se establece en solo unos pocos Estados miembros y se despliega muy por debajo de su potencial. Las nuevas reglas acordadas facilitarán y estimularán la adopción de esta práctica beneficiosa, que puede garantizar un suministro más predecible de agua limpia para los agricultores de la UE y ayudarlos a adaptarse al cambio climático y mitigar sus impactos.

Al establecer requisitos mínimos, las nuevas normas garantizarán la seguridad de la práctica y aumentarán la confianza de los ciudadanos en los productos agrícolas en el mercado interior de la UE. Este enfoque armonizado también facilitará el buen funcionamiento del mercado interno de productos agrícolas y creará nuevas oportunidades de negocio para operadores y proveedores de tecnología.

Según la nueva legislación, las aguas residuales urbanas tratadas, que ya se han sometido a ciertos tratamientos bajo las normas de la Directiva de tratamiento de aguas residuales urbanas, se someterán a un tratamiento adicional para cumplir con los nuevos parámetros mínimos de calidad y, por lo tanto, ser adecuadas para su uso en la agricultura.

Además de los requisitos mínimos armonizados, la nueva legislación también establece los monitoreos armonizados; disposiciones de gestión de riesgos adicionales para la salud y ambientales; y un procedimiento de permisos y disposiciones sobre transparencia, mediante el cual la información sobre cualquier proyecto de reutilización del agua se pondría a disposición del público.

Al respecto, la comisaria de Medio Ambiente, Océanos y Pesca, Virginijus Sinkevičius señaló que con este acuerdo provisional, “estamos equipando a la UE con una herramienta poderosa para abordar algunos de los desafíos planteados por el cambio climático. Junto con el ahorro de agua y las medidas de eficiencia, el uso de agua recuperada en el sector agrícola puede desempeñar un papel importante para abordar el estrés hídrico y la sequía, al tiempo que garantiza la seguridad de nuestros ciudadanos”

Próximos pasos

El acuerdo provisional ahora debe ser aprobado formalmente por el Parlamento Europeo y el Consejo de la UE. Tras la aprobación, el Reglamento se publicará en el Diario Oficial de la UE y entrará en vigor 20 días después.

El Reglamento propuesto por la Comisión tiene como objetivo aliviar la escasez de agua en toda la UE, en el contexto de la adaptación al cambio climático. Asegurará que las aguas residuales tratadas destinadas al riego agrícola sean seguras, protegiendo a los ciudadanos y al medio ambiente.

La propuesta cumple uno de los compromisos del Plan de Acción de Economía Circular y completa el marco legal existente de la UE sobre agua y alimentos.

 

2020-01-12T11:03:42+01:00 1 diciembre, 2019|