Acuerdo para elevar las importaciones europeas de gas natural licuado estadounidense

Los presidentes de la Unión Europea y de EE.UU. acordaron este verano “facilitar” el aumento de las importaciones de este combustible fósil desde Norteamérica. Actualmente, Europa importa el 70% de lo que necesita, siendo España el principal Estado miembro importador con el 31% de cuota.

Al mismo tiempo, importantes medios periodísticos han dado cuenta de un informe científico que evidencia que la producción de gas y petróleo en Estados Unidos genera más fugas de metano (concretamente un 60% más) que lo reconocido por el gobierno de ese país, un hecho muy preocupante para el calentamiento global.

importaciones de gas desde EEUU

En la nota difundida por Bruselas, Miguel Arias Cañete, comisario de Acción por el Clima y Energía señala que «la diversificación es un aspecto importante a la hora de garantizar la seguridad del abastecimiento de gas en la UE, por lo que debemos alegrarnos del aumento de las importaciones de gas natural licuado (GNL) estadounidense a precios competitivos. Esto está pasando en un momento en el que la producción de gas de la UE disminuye más rápidamente de lo previsto y se están eliminando gradualmente, a un ritmo acelerado, las centrales de carbón en la UE».

A saber, desde la llegada del primer buque GNL estadounidense al puerto portugués de Sines en abril de 2016, las importaciones en la UE han pasado de cero a 2.800 millones de metros cúbicos.

Inversiones en infraestructuras

Por su parte, la UE ha cofinanciado o se ha comprometido a cofinanciar proyectos de infraestructuras de GNL por un valor de más de 638 millones de euros. Además de las 150.000 millones de m3 existentes de capacidad de almacenamiento en la UE, el Ejecutivo europeo va a apoyar 14 proyectos de infraestructura de gas natural licuado, que aumentarán la capacidad en otros 15.000 millones de m3 de aquí a 2021 y que podrían acoger importaciones de GNL estadounidense, si se dan las condiciones adecuadas de mercado y precios competitivos.

Terminales de gas natural construidas

Cabe señalar que en la actualidad, la legislación estadounidense requiere la previa autorización de las exportaciones de gas natural licuado a Europa. Por lo que Bruselas declara que al abordar estas restricciones y normas de Estados Unidos “han de facilitar la exportación a la UE de gas natural licuado de ese país”.

Por ello, los presidentes Jean-Claude Juncker y Donald Trump crearon un grupo de trabajo ejecutivo en su reunión celebrada en Washington el 25 de julio. También mantuvieron contactos la comisaria de Comercio de la UE Malmström y el representante de comercio de Estados Unidos Lighthizer, entre otros.

En dichos encuentros se acordó que el 20 de agosto un asesor y un alto funcionario de comercio de la UE se desplazarán a la capital norteamericana para reunirse con sus homólogos y proseguir el trabajo sobre la ejecución de su declaración conjunta difundida el 25 de julio.

Terminales de gas en construccion

Las importaciones europeas de GNL aumentarán un 20%

Entre 2017 y 2023, el comercio mundial de gas natural licuado se prevé que aumente en más de 100.000 millones de metros cúbicos, esto es desde los 391.000 de m3 a los 505.000 de m3. La Agencia Internacional de la Energía calcula que las importaciones de GNL a Europa aumentarán casi el 20% de aquí a 2040 con respecto a los niveles de 2016.

En la actualidad, Europa importa alrededor del 70% del gas que necesita. “El gas natural licuado es un elemento importante de la estrategia de diversificación de la UE y, al ser el segundo mayor mercado mundial para el gas tras Estados Unidos, la UE es una opción atractiva para ese país”, señala la Comisión.

España el mayor importador de la UE

En 2017, 13 Estados miembros importaron un total de 55 mil millones de metros cúbicos (bcm, equivalente de gas) de GNL, un 12% más que un año antes. Las importaciones de GNL representaron el 14% del total de importaciones de gas extracomunitarias en 2017.

Por su parte, España es el mayor importador de GNL de la UE con un 31% del total de importaciones de GNL en 2017, seguido de Francia (20%), Italia (15%) y el Reino Unido (12%).

Señala el Ejecutivo europeo que la zona comunitaria ha creado buenas capacidades de importación de gas natural licuado y posee actualmente unos 150.000 millones de mde almacenamiento. Al mismo tiempo, se están ampliando las capacidades actuales y creando nuevas capacidades en el mar Adriático (en la isla de Krk en Croacia), en el mar Báltico (sobre todo en Polonia) y en el mar Mediterráneo (en Grecia). “Esto facilitará un incremento considerable de las importaciones de gas natural licuado en la UE”, dice Bruselas.

Desde principios de 2016, la UE ha recibido más de 40 envíos de gas natural licuado procedentes de Estados Unidos. En 2017, Europa representaba más del 10% de las exportaciones totales estadounidenses de ese gas, frente al 5% en 2016.

El país americano tiene actualmente una capacidad de licuefacción de 28.000 millones de m3 y está previsto que añada a esa capacidad 80.000 millones de m3 más de aquí a 2023, al tiempo que amplían sus terminales de exportación de gas natural licuado.

Las fugas de metano son mayores que las estimadas por el gobierno estadounidense

Coincide este anuncio conjunto de Juncker y Trump con la información compartida por importantes medios, entre ellos, el Financial Times, sobre un nuevo estudio publicado en Science que evidencia que las fugas de metano provenientes de la industria del petróleo y gas de Estados Unidos son aproximadamente un 60% más altas que las estimaciones del gobierno.

Esto, dice el FT, conduce a “aumentar las preocupaciones sobre su contribución al calentamiento global”. El periódico agrega que el estudio, que fue “coordinado por Environmental Defense Fund, reunió una serie de estudios previos y concluyó que otras investigaciones habían subestimado la escala de la fuga de metano al faltar grandes escapes cuando, por ejemplo, el equipo no funciona adecuadamente.

La fuga de este poderoso gas de efecto invernadero (GEI) desde pozos, plantas de procesamiento y tuberías es fundamental para el debate sobre el cambio de carbón a gas para la generación de energía”. El New York Times ha dicho que el estudio es una “mala noticia para el cambio climático”, agregando que la investigación “coloca la tasa de emisiones de metano de las operaciones nacionales de petróleo y gas en el 2,3% de la producción total por año, que es un 60% más alta que la estimación actual Agencia de Protección. Eso podría parecer una pequeña fracción del total, pero representa un estimado de 13 millones de toneladas métricas perdidas cada año, el gas natural suficiente para alimentar 10 millones de hogares”.

El documento también señala que” si hay buenas noticias en el informe, es que gran parte de la fuga se puede reparar a un costo relativamente bajo. El metano perdido vale aproximadamente US$2 mil millones al año”.

La Comisión Europea sostiene que el 50% del GNL importado es para generación energética y la industria.

 

2018-08-25T10:41:22+02:00 13 agosto, 2018|