Las centrales eléctricas de carbón son las principales emisoras de CO2, SO2 y NOx en la Unión Europea, como así lo reflejan los últimas infografías interactivas de la Agencia Europea de Medio Ambiente. Sin embargo, la AEE destaca en un informe que de los 88 GW de capacidad energética que se prevé instalar en la UE que van a provenir de combustibles fósiles, 21 GW estarían basados en carbón.

energia UE

La Agencia Europea de Medio Ambiente ofrece en su portal un mapa donde aparecen las instalaciones industriales más contaminantes de la UE tanto en aire como en agua. Hay que decir que los países con mayor presencia de grandes emisores (los TOP 10) son Reino Unido (con 14 instalaciones), Alemania (7), Francia (5) y Polonia (5). En este ranking España cuenta con 3 grandes emisores y son la central térmica de Teruel con emisiones de dióxido sulfúrico, la planta de Arcelor Mittal en Asturias con emisiones de metales pesados y la depuradora de Del Besòs por el nitrógeno vertido al agua.

 

Señala la AEE que a pesar de que la UE está progresando en la consecución de sus objetivos de política climática y energética para 2020 y 2030, las centrales eléctricas alimentadas con carbón siguen siendo responsables de las mayores cantidades de contaminantes clave lanzados a la atmósfera. Por ejemplo, 9 de las 10 instalaciones que más emiten CO2 al aire son centrales térmicas. Lo mismo sucede con los 10 principales emisores de óxido nitrógeno y los TOP10 de dióxido sulfúrico, como se puede comprobar en la siguiente tabla interactiva.

 

Esta situación es llamativa ya que en su informe Transforming the EU power sector: avoiding a carbon lock-in, la AEE destaca que gran parte de la capacidad de la UE en el sector del carbón está cerca del final de su vida útil, pero que actualmente, los operadores tienden a extender la vida útil de su capacidad de combustible fósil. Si se mantiene, esto se opondría a los esfuerzos de descarbonización de la UE.

Y otro aspecto no menos preocupante es que de los 88 GW de la nueva capacidad energética que se va a instalar en los próximos años en la UE, que van a provenir de combustibles fósiles, una cuarta parte de la podría estar basada en carbón (21 GW), especialmente en los países del centro, oeste y sur de Europa.