Portland renuncia al combustible de residuos en Olazti

Después de dos años de permiso oficial, Cementos Portland Valderribas no ha iniciado la construcción de las instalaciones del proyecto de valorización de residuos en el municipio navarro de Olazti, en la Sakana, lo que ha hecho caducar su Autorización Ambiental Integrada. Fuentes de la compañía señalan que ha habido una falta de presupuesto y que no van a presentar alegaciones ante la nueva resolución.

La directora general de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de Navarra, Eva García Balaguer ha declarado caducada la Autorización Ambiental Integrada que fue concedida, en enero de 2013, para «la ejecución del proyecto de valorización de combustibles alternativos», en la instalación de fabricación de cemento de Cementos Portland Valderrivas, en el municipio navarro de Olazti, de la Sakana.

Eva García Balaguer

Eva García Balaguer

A través de la Resolución 41E/2015, de 8 de septiembre, García argumenta que el artículo 23.2 del Reglamento de la Ley Foral de intervención para la protección ambiental, «establece que transcurridos dos años desde la emisión de la Autorización Ambiental Integrada sin que se hubiera iniciado la ejecución del proyecto o actividad, la autorización se entenderá caducada y sin efecto alguno. La propuesta de resolución ha sido sometida a un trámite de audiencia al titular de la instalación, durante un período de diez días, sin que el mismo haya presentado alegación alguna a dicha propuesta».

Por su parte, fuentes de la empresa indicaron que desde que fue autorizado este proyecto no se ha tenido la disponibilidad presupuestaria para construir, entre otros elementos, el almacén de los residuos o las cintas de transporte hasta los hornos 7 y 8, con el fin de utilizarlos como combustible alternativo al coque, dentro de su proceso productivo de cemento gris.

La fuente aludió al mal comportamiento de los mercados que han presentado una caída importante en las ventas en los últimos años. Comentó que para el año 2015 proyectan una producción de 325 mil toneladas de cemento, con una disminución en la facturación de entre 10% y un 15%, con respecto al año 2014. Es por ello que la compañía no pondrá en marcha la iniciativa ni va a presentar una alegación a la reciente declaración de caducidad.

Un Prosis muy alegado

El gobierno foral de la legislatura pasada aprobó en enero de 2013, «urbanística y medioambientalmente», el Proyecto Sectorial de Incidencia Supramunicipal (Prosis) llamado “Valorización de combustibles alternativos en la fábrica de cementos de Olazagutía”. Se refería a las instalaciones necesarias para la recepción, almacenamiento y dosificación de residuos no peligrosos en el proceso de producción de cemento de la fábrica de Portland Valderrivas S.A. Dentro del plazo de información pública de esta autorización se presentaron 36 escritos de alegaciones. Entre las entidades, el ayuntamiento de Olazagutía, la Mancomunidad de la Sakana, Izquierda-Ezkerra, la Fundación Sustrai Erakuntza, y los ayuntamientos de Bakaiku, Améscoa Baja, Aranarache, Eulate y Larraona.

El proyecto suponía una inversión de 1,67 millones de euros, según datos facilitados por Portland en su momento. Las instalaciones consistían en un foso de descarga de camiones; silo de almacenamiento; sala de inertización; torres de transferencia; transporte a quemador; y equipos e infraestructuras de servicio. La planta diseñada tenía una capacidad de procesar, como combustible, un máximo de 36.500 toneladas al año. Se trataba de residuos de origen agrícola y forestal y otros residuos de la producción y transformación de pasta de papel y cartón, fracción resto del tratamiento mecánico de combustibles derivados de residuos, fracciones ligeras de fragmentación y residuos del tratamiento mecánico de residuos de plástico y caucho.

La resolución de la directora general, publicada hoy en el Boletín Oficial de Navarra, fue notificada a Cementos Portland Valderrivas, S.A., al Ayuntamiento de Olazti/Olazagutía, a la Dirección de Protección Civil de la Agencia Navarra de Emergencias, a la Confederación Hidrográfica del Ebro, al Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra y al Servicio de Calidad Ambiental y Cambio Climático, a los efectos oportunos.

 

2017-09-07T09:46:11+02:00 25 septiembre, 2015|